author photo

Osmel Almaguer: Hace poco solía identificarme como poeta, promotor cultural y estudiante universitario. Ahora que mis nociones sobre la poesía se han modificado un poco, que cambié de labor y que he culminado mis estudios ¿soy otra persona? Es usual acudir al status social en nuestras presentaciones, en lugar de buscar en nosotros mismos las características que nos hacen únicos y especiales. Que le temo a los arácnidos, que nunca he podido aprender a bailar, que me ponen nervioso las cosas más simples y me excitan los momentos cumbres, que soy perfeccionista, flemático pero impulsivo, infantil y anticuado, son pistas para llegar a quien verdaderamente soy.

La suerte de Rodrigo

julio 6, 2012 | | |

Osmel Almaguer

Foto: Caridad

HAVANA TIMES — “Lo que he logrado en la vida se debe a que soy un soñador”, me dijo Rodrigo en una de esas tardes en las que es mejor ponerse a soñar despierto que asumir la dura realidad de una guagua que no pasa, o de un refrigerador que te espera vacío.

Si de soñar despierto se trata, a Rodrigo no hay quien le ponga un pie por delante. Ahora mismo, sin apenas un centavo en el bolsillo, me dice que tiene posibilidades de comprar, “incluso, un auto”. Yo sólo sonrío.

Claro, el aparentemente excesivo optimismo de mi amigo no es infundado, después de una primera etapa de su vida que culminó cuando llegó a La Habana como inmigrante desde su natal Camagüey, la suerte parece estarle sonriendo, o premiando, si se quiere, por su perseverancia como soñador.

Sus comienzos aquí fueron duros. Sin dirección domiciliaria, sin trabajo y sin casa, sobrevivió los primeros meses gracias a una novia que conquistó acabadito de llegar, y que le alojó en su residencia estudiantil furtivamente.

Aquí en La Habana tenía un solo amigo, gracias al cual conoció a Iván, un joven que le resolvió la dirección domiciliaria y un trabajo en una Casa de Cultura.

En su nuevo trabajo se encontró con un sujeto que le ha propuesto una casa en La Habana Vieja por tan solo 2000 CUC. Es cierto que no está en buenas condiciones, pero para el precio y la situación de Rodrigo no está mal.

Encima, el vendedor ha conseguido quien compre la placa de la casa en 1000 CUC. Si se da el negocio de esa manera mi amigo solo tendría que pagar los 1000 CUC restantes, y con facilidades de pago consistentes en poder pagar a plazo.

Rodrigo podría incluso mudarse a dicha casa y así dejar de pagar su alquiler de 40 CUC mensuales. Solo con este dinero ya en dos años y medio habría pagado el precio de su casa.

Rodrigo, que es escritor, me habla de la posibilidad de ganar algún concurso literario y con ese dinero comprar una casa mejor. Entonces menciona la posibilidad de comprarse, incluso, un carro. Yo le miro y me sonrío.

Solo entonces le digo que en su caso no se trata solo de soñar, sino también de una suerte que no todos tienen en La Habana.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

3 respuestas a “La suerte de Rodrigo”

  1. lareevolucion dice:

    Eso es lo que nos mantiene vivos en Cuba, la esperanza y la fe. Y eso claramente es lo que se pierde completamente cuando nos lanzamos al mar. Los que se van por otro via tienen fe, pero no se quieren arriesgar ..jejejejej

  2. pierre dice:

    DE UN TURISTA
    EL DIA QUE ME VOLVI GUEVARISTA
    ” cuando el cotidiano se hace extraordinario es la revolucion” CHE GUEVARA
    ACABANDO DE LLEGAR A CUBA ME LEVENTE MUY TEMPRANO. EN SEGUIDO ME DIRIGI HACIA EL BANO PARA TOMAR UNA DUCHA REPARADORA TRAS UN VIAJE DE MAS DE DIECIOCHO HORAS
    Y MILAGRO HABIA AGUA EN LA DUCHA Y ADEMAS CALIENTICA
    “cuando el cotidiano………”
    enardecido por esta noticia de buenos pasos me acerque al comedor con fin de sustentarme con un desayuno reconfortante y……milagro en la mesa habia cafe instantaneo mantequilla chocolate mermelada huevos y lo demas……
    “cuando el cotidiano……….”
    empeZando un dia tan felice tenia que irme a visitar otra vez la capitala
    llegue al carro alquilado en la vispera, no cria a mis ojos: las cuatras ruedas se quedaban y los esperos tambien
    la calla estaba de una limpieza proverbiala-como un peso nuevo- ni un papel ni una lata de cerveza vacilla ni un cagajon de perro
    limpieza absoluta
    entre en el primero banco para cambiar dinero.las muchachas estaban alli a su puesto atencionadas y afables.no hablaban ni de la novela de la noche precedente tampoco de la decepcion con el macho del momento.Ademas recibi una sonrisa de bienvenido
    “cuando……..”
    provido del viatico del banco encontre a unos pasos la caniceria
    me entregaron la carne sin intentar de quitarme una libra
    “cuando…..”
    de regreso a la calle me susprendi gritando “VIVA EL CHE VIVA FIDEL VIVA RAUL”
    ENSEGUIDO ME VOLVI GUEVARISTA
    DENTRO UNOS MINUTOS LLEGUE AL ALQUILERO Y…………
    ME DESPERTE. CUANDO EL COTIDIANO………

  3. Raul Domingo dice:

    Dale, si el hijo ese llega del monte a la ciudad es un salto inmenso, se arreglo unos generales y el laburo, hace su lucha en las letras, que mas, si el tipo la pega en un concurso seguro hasta lo anexan a la nomina de havana times, asi de suerte pa’l tio ese!

Escriba una respuesta