Memorias del fotógrafo que durmió con Fidel en la Sierra Maestra

junio 26, 2012 | | |

Fernando Ravsberg

Fidel Castro se enfadó con Meneses porque este publicó que en la guerrilla habia comunistas. Foto: Raquel Pérez

HAVANA TIMES — En 1957 llega a Cuba el fotógrafo español Enrique Meneses y aprovechando su estancia en la isla se propone subir a la Sierra Maestra, pretendía hacer un reportaje sobre la guerrilla encabezada por el joven abogado Fidel Castro.

Tras las peripecias propias de un país en estado de emergencia, Enrique logra llegar a Santiago de Cuba y contactar con la jefa de los comandos clandestinos, “Debora”, quien posteriormente se convertiría en la Presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas.

“A Vilma la vi dos veces una en Santiago y la otra en la Sierra, cuando ella subió para una reunión de todos los jefes del movimiento a nivel nacional. Era muy guapa y joven, en la foto que les hago en la Sierra es la única que está mirando a la cámara”, recuerda enrique.

Tras una espera de 15 días Meneses salió “siguiendo una ruta construida por los españoles en el siglo XVII, conocida como el Camino Real, un guía me llevó hasta el campamento de Fidel Castro. El me estaba esperando como hacía con cada visitante que llegaba a la Sierra”.

Saca de Cuba los negativos escondidos en las enaguas de una joven que, desde Miami, los envía a la revista francesa Paris Match, donde se publican antes de que Meneses saliera de Cuba. Por esa causa es detenido, golpeado y finalmente expulsado del país.

Meneses hizo cientos de fotos de Fidel durante su estancia en la montaña.

Enrique Meneses pasó 4 meses viviendo junto al máximo comandante rebelde, incluso dormían muy cerca, en realidad “colgaba mi hamaca debajo de la de Fidel para aprovechar el plástico con el que se cubría de las lluvias”, precisa el fotógrafo.

“Lo malo es que entonces Fidel se ponía a hablar y no me dejaba dormir preguntándome sobre le revolución de Egipto y cuanta cosa se le ocurriera”. Pero lo más pesado fueron las caminatas, “con Fidel teníamos que andar todo el santo día, no se dormía 2 noches en el mismo sitio”.

Su situación habitacional mejoró cuando llegó al campamento del Comandante Ernesto Che Guevara, quien le entregó un bohío para el solo donde emplazó un cartel que decía Club de la Prensa Extranjera. “El argentino tenía un gran sentido del humor, muy caustico”.

Meneses nos muestra una foto en la que aparece Fidel Castro esperando para disparar el primer tiro, “porque el siempre iniciaba los combates”. Ese día vio al Che peleando sentado en medio de un tiroteo tan nutrido que el resto de los combatientes estaban pegados al suelo.

Meneses contempla la foto en la que el conversa con Fidel y Raul Castro en la Sierra Maestra. Foto: Raquel Pérez

Total libertad de prensa

“Fidel no me puso ninguna condición para hacer mi trabajo” nos dice y asegura que lo dejaba participar en las reuniones, “estuve incluso cuando vinieron a negociar los comunistas su participación en la guerra y el les respondió: yo no salgo de un imperialismo para meterme en otro”.

“Participé de la reuniones en las que se decidió sabotear la cosecha cañera y recuerdo que Fidel dijo que la primera finca debía ser la de su propia familia”, recuerda Enrique y agrega que “el hermano le advertía que iba a matar del corazón a su madre”.

Asegura el fotógrafo que también subieron a la Sierra representantes de la familia Bacardí para advertirle que si seguía quemando cañaverales no podrían producir ron pero les respondió que eso no importaba. Los Bacardí se cuentan hoy entre los más encarnizados enemigos de la Revolución.

Fidel parecía encantado con su presencia, “cuando me quedé sin rollos llamó a la tropa y les ordenó entregarme todas las películas que destinaban a hacerse fotos para sus novias y familias, así que estuve trabajando con todo tipo de marca de rollos fotográficos”.

Vilma Espin era la jefa de Santiago de Cuba y fue la que lo canalizó hacia la Sierra. En el reportaje de París Match la califican de “Pasionaria”.

Pero las relaciones entre Enrique Meneses y Fidel Castro no terminaron muy bien, tras el triunfo de la Revolución no se le permitió regresar nunca más al país, ni siquiera este año cuando se expusieron fotos suyas y de otros colegas españoles en La Habana.

En los años 60 se encuentra en el Cairo con el Che, convertido en Ministro de Industrias, quien el cuenta que Fidel “está muy cabreado contigo porque tu dijiste que había comunistas en la Sierra. Yo le respondí que el primero era él mismo, después Raúl, Escalante y Carlos Rafael”.

Enrique asegura que tampoco ha tenido gran interés en visitar la isla, no cree que el sistema político implantado allí sea democrático, aunque reconoce que su reportaje tomó notoriedad por estos 50 años, de los contrario “hubiera servido para envolver pescado”.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

Una respuesta a “Memorias del fotógrafo que durmió con Fidel en la Sierra Maestra”

  1. alfonso quezada flores dice:

    Magnífica la información que puiblicaon sobre los hermanos castro y menees. sls.

Escriba una respuesta