author photo

Caridad: Si tuviera la oportunidad de escoger cómo sería mi próxima vida, me gustaría ser agua. Si tuviera la oportunidad de eliminar algo de lo peor del mundo borraría el miedo y de todos los sentimientos humanos prefiero la amistad. Nací en el año del primer Congreso del PCC en Cuba, el día en que se celebra el orgullo gay en todo el mundo. Ya no vivo al este de la habana, intento hacerlo en Caracas y continúo defendido mi derecho a hacer lo que quiero y no lo que espera de mí la sociedad.

Los Médicos Cubanos ya no son los mismos

junio 19, 2012 | | |

Caridad

HAVANA TIMES — No es la primera vez que Virgen me habla de cuando estuvo en Cuba.  Hace aproximadamente 12 años visitó el país de donde yo procedo, acompañando a una hermana que recibió tratamiento médico.

Pero no fue solo en La Habana donde Virgen hizo amistad con médicos cubanos. Ya sabemos que Venezuela esta llena de galenos insulares.

Al inicio, como la mayoría de los venezolanos, Virgen no tenía mucha confianza en la medicina cubana. Una mañana, en una clínica privada, encontró una revista –  editada fuera de Venezuela – en la que leyó un reportaje sobre los profesionales de la salud en Cuba, y su trabajo en distintas partes del mundo.

El artículo no había sido escrito por chavistas ni nada parecido. Virgen me confesó que terminó robando la revista, para mostrar a sus conocidos aquel hermoso reportaje.

Así se acercó al primer doctor cubano que enviaron a atender la zona en la que ella vivía. Era de los primeros en prestar atención en Caracas.

Conversando con “Armando” supo de su desconsuelo.

Nunca había tenido que atender una herida de bala, los compañeros de habitación no eran las mejores personas del mundo, las noches – encerrado y lejos de su familia – lo llenaban de nostalgia, los disparos que a veces rebotaban en la pared de su casa le crispaban los nervios.

Pero a pesar de todo eso “Armando” se empeñaba en hacer su trabajo como dicta el Código Médico e, incluso, más allá.

Así Virgen fue conociendo otros profesionales de la salud, hasta que tuvo la oportunidad de viajar a Cuba, acompañando a su hermana, enferma de una grave cardiopatía.

En “La Pradera” su hermana como paciente y ella como acompañante recibieron la mejor de las atenciones, Virgen no se conformó con el trato médico-paciente y se convirtió en la amiga de casi todo el personal de “La Pradera.”

También de muchos otros pacientes, y con ellos salió a menudo a recorrer La Habana. Así conoció e hizo fotos de los famosos “Camellos,” de los solares en derrumbe, La Bodeguita del Medio, algunas playas del este y el oeste y un poco más de la “realidad cubana.”

Así supo que la alimentación que recibían en La Pradera distaba demasiado de la que habitualmente tiene un cubano “de a pie.” Que los médicos que atendían a su hermana ganaban un salario irrisorio – aunque mejor que el de profesionales de otros Centros Hospitalarios cubanos -.

Aprendió a hacer panetelas (aquí le llaman Tortas) en ollas de presión, algo que le dejó totalmente impresionada y, de ese modo, fue conociendo esa otra faceta nuestra, de “inventores,” típica de los que no tienen otro remedio que inventar para salir adelante.

Desde entonces Virgen no ha dejado de reconocer la amabilidad y sabiduría de los médicos de mi país, pero desde hace un par de años ya no son los mismos, me confiesa.

“Se han contagiado con los doctores venezolanos.” Es la explicación más rápida que me da.

“¿Cómo es eso que si ellos allá en Cuba ni pueden soñar con mantener un celular, aquí en Venezuela se la pasan pegados al aparatito?, me he encontrado a varios que cuando voy a la consulta apenas me miran, con la oreja y los sentidos pendientes del dichoso celular. Y para la mayoría de las dolencias recetan lo mismo: Paracetamol y Piroxican.”

Ella sabe que esos medicamentos son fabricados en Cuba, donde muchas veces cuesta mucho “encontrarlos” en la Farmacia; y le extraña que no provean de mayor cantidad de medicinas en los Centros de Integrales.

“Hace unos años el doctor o la doctora que atendiera nuestra zona hacía “Terreno” de forma habitual, es decir, tenía en cuenta los pacientes hipertensos, embarazadas, diabéticos, y le hacían visitas con cierta regularidad; ahora – al menos en esta zona – es difícil ver algún tipo de propaganda donde ellos te avisen de alguna jornada médica.

“Incluso mi vecina, una noche en que la niña tenía una fiebre muy alta, fue a visitar a la doctora que nos atendía, y no le quiso abrir la puerta, molesta, porque estaba en su horario de descanso.”

Virgen sabe que estas no son, precisamente, actitudes aisladas; aunque tampoco es que pretenda generalizar.

“Los doctores cubanos están perdiendo su inocencia, se están venezolanizando,” repitió al final, con añoranza de aquellos médicos que conoció al inicio de la Misión Barrio Adentro (en el año 2000).

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

7 respuestas a “Los Médicos Cubanos ya no son los mismos”

  1. Eduardo Alvarez dice:

    Los doctores cubanos no son diferentes al resto de los doctores, en Cuba existen excelentes y pesimos medicos, tanto por su formacion tecnica como por su comportamiento humano. La mayoria de los medicos cubanos que trabajan en venezuela tienen una pesima formacion profesional, han sido el resultado de la formacion masiva para complacer las infulas del Moringuero Mayor (no me gusta escribir ni su nombre). Las Praderas no es un centro de salud, es un hotel malamente adaptado para brindar servicios medicos y ofrecer a los Venezolanos el confort que no tienen los hospitales que atienden a Cubanos, dicha institucion surgio a partir del concepto de turismo de salud y copio los metodos de tratamiento del Centro Internacional de Restauracion Neurologica, utilizando como fuerza de trabajo a medicos generales con pesima formacion, que son asesorados por especialistas en las diferentes ramas de la medicina.

  2. manuel dice:

    médicos humanos que tiene necesidades humanas y que cambian conforme a la necesidad y el tiempo . no esperes que alguien quien tiene mal sueldo y muchos estudios sea siempre amable con quien siempre le hace juicio de su hacer y su dejar de hacer, pero es de suponer que no lo entiendes. por que tu no tienes eso problemas o por que en tu familia no hay un médico

    • yordanka caridad dice:

      Hola Manuel, no sé si tus palabras están dedicadas a mí, espero que no, porque no he emitido Juicio alguno respecto a los médicos cubano ni de ningún sitio, solo relato las palabras de una venezolana. Soy cubana, y no te hablo de mi vida (ni pasado ni presente) porque no nos conocemos ni es el sitio adecuado para eso. En Cuba cualquiera tiene un amigo, familiar, vecino, que haya estudiado medicina.
      Es muy cierto eso que dices de las condiciones de los médicos cubanos en Cuba y Venezuela. Si te agrada lee mis próximos post al respecto.
      Saludos
      (Y disculpa la muela si no era conmigo)

      • Jorge dice:

        Yordanka Caridad, tal vez consideras escribes “muy bonito”, dices expresar la opinion de una Venezolana, no crees que es extremadamente ridiculo minimizar a tu propia gente? Si tenemos un pariente medico o no que importa!!! Lo importante es reconocer que para llegar a ser medico se necesita ademas de inteligencia inmenso sacrificio, y aunque no sea determinante la experiencia en esta profesion es muy importante. Resulta entonces sencillo “criticar”. Cualquiera “escribe”, solo un medico es capaz de “curar”. Y perdoname, pero te aseguro que mi comentario “si es contigo”…

  3. indioboricua@yahoo.com dice:

    Los venezolanos deben saber que muchos medicos que han ido para alla, no han trabajado, salen del aula para venezuela, ya no les dan las mismas prevendas que los primeros, por eso estan mas molestos. Otra cosa es que estan aprendiendo medicina con los venezolanos.

  4. power dice:

    esas producciones de medicos sin experiencia es producto de las ideas del moringuero

  5. Raul Domingo dice:

    Esos elementos no se estan venezolanizando, sencillamente se estan volviendo medicos comunes y corrientes, mas corrientes que comunes; si ven pronto la posibilidad de medrar con la salud de la gente, hacerse del contrato con las farmaceuticas y disfrutar de los congresos en centros paradisiacos, lo van a tomar, tenderan hacia eso y se pondra peor el asunto. Hallar un verdadero medico hoy dia, profesional en toda la extension de la palabra, es un milagro, asi que mejor hacer por no enfermar, que mas queda?

Escriba una respuesta