author photo

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.

Un hijo agradecido de la Revolución

junio 18, 2012 | | |

Dariela Aquique

Teofilo Stevensen. Foto: wikipedia.org

HAVANA TIMES — Hace solo unos días el pasado 11 de junio, falleció Teófilo Stevenson Lawrence, uno de los más grandes pugilistas de la historia del deporte cubano, tres veces campeón olímpico y mundial en el peso completo.

Y el espacio radiotelevisivo cubano de la Mesa Redonda dedicó este miércoles su transmisión a conmemorar quien fuera esta figura.

Yo, realmente esperaba un programa que acopiara detalles puntales de la trayectoria personal y deportiva de quien sin duda fue el boxeador amateur que más brilló, al punto de convertirse en un ícono del boxeo internacional.

Esperé también comentarios de sus ex-compañeros y amigos y hasta de sus familiares, evocando al que dio muchos momentos de alegría a la afición del deporte de los puños. Esperé un programa que homenajeara al hombre y al atleta, sin sacralizarlo.

Pero salvo uno que otro comentario anecdótico, se centraron las observaciones en:

…el Stevenson, boxeador fruto de la Revolución, en su incondicionalidad con el proceso y especialmente en su lealtad a Fidel. En las tantas ocasiones que rechazó ofertas materiales, en su posición crítica ante las deserciones y en su eterno agradecimiento al Comandante…

Víctima de un infarto a los 60 años de edad, terminaba la vida de un hombre que se consagró al cuadrilátero y apenas escuché hablar de su insuperable técnica de boxeador fajador y contraofensivo, de su estilo de “guardia básica” que tanto intimidaba a sus rivales.

Nada oí de sus certeros golpes, de su jab, su directo, su cross, su uppercut, su gancho, su swing o su volea. De la efectividad de sus pegadas y su velocidad. Fueron todas historietas donde se enfatizaba su militancia comunista.

Alusiones muchas: … a su procedencia humilde, venido del oriente cubano, de allá de Las Tunas, le debía todo a la Revolución y como hijo agradecido que fue, hizo siempre una defensa irrevocable del más justo de los sistemas sociales…Lo llamaron incluso,… quien prefirió ser rojo a millonario.

Se lució el periodista y presentador Reinaldo Taladrid en su lata oficialista, haciendo culto a la personalidad del comandante, contando pasajes de la relación estrecha entre Fidel y Teófilo. Les confieso que por momentos, no estaba muy segura si el programa era dedicado al púgil o al ex mandatario.

Personalmente no soy muy aficionada a este deporte de lucha. No obstante fue una figura que hizo época durante mi niñez y mi adolescencia y recuerdo a los fanáticos vitorear sus triunfos y su imagen ante las cámaras, el hombre moreno, alto y fornido que de manera siempre ininteligible, entre sudores y adrenalina balbucea el clásico texto aprendido de memoria por los atletas cubanos: “Esta medalla es para mi pueblo y para el comandante”.  

 

 

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

2 respuestas a “Un hijo agradecido de la Revolución”

  1. Jezfran dice:

    excelente muy sincero y sentido

  2. otrodiferente dice:

    Amiga!! te comento “otro dia sobre elarticulo””…..

Escriba una respuesta