“Hasta siempre, campeón”: Cuba llora a su gran gloria del boxeo

junio 12, 2012 | | |

Por Isaac Risco

Teofilo Stevenson. foto: wikipedia.org

HAVANA TIMES (dpa) — Muerto el lunes a los 60 años, el boxeador Teófilo Stevenson encarnaba a la perfección al deportista modelo que imaginó siempre Fidel Castro: talentoso, admirado en el mundo entero y con una lealtad incondicional a la Revolución Cubana.

“Hasta siempre, campeón”, titulaba hoy la prensa de la isla para despedir a la máxima gloria del boxeo cubano, después de que Stevenson muriera fulminado por un infarto en su casa en La Habana.

“Estaba bien esta tarde”, dijo el lunes a dpa uno de sus amigos, abatido por la muerte del campeón olímpico de los pesos pesados en Múnich ’72, Montreal ’76 y Moscú ’80. Su hijo lo halló sin vida una hora después de que se acostara a dormir por un malestar, contó el hermano del boxeador.

Cientos de personas acudieron hoy a la funeraria para dar el último adiós a “Pirulo”, como se le conocía cariñosamente en la isla.

El púgil será enterrado poco después del mediodía en el tradicional Cementerio de Colón habanero.

Stevenson dominó el boxeo amateur durante años, en una época en la que en los rings del mundo se oían nombres como Mohammad Ali, Joe Frazier o George Foreman. No pocos consideraban sin embargo al cubano como el mejor boxeador del planeta.

“Es el peleador más perfectamente balanceado que yo haya visto jamás”, sentenció el entrenador estadounidense Emanuel Steward.

Además de su potente pegada, el espigado púgil cubano de 1,90 metros hacía gala de una técnica exquisita en el ring.

El cara a cara con Ali no llegó a celebrarse nunca, pese a los millones de dólares que ofreció el promotor Don King a finales de los ’70.

“Prefiero el cariño de ocho millones de cubanos”, respondió Stevenson. El “gigante de ébano” caribeño rechazó siempre convertirse en profesional, algo para lo que hubiera tenido que abandonar a Fidel Castro. Cuba acabó con el boxeo rentado tres años tras el triunfo de la Revolución en 1959.

“Nos dejó su ejemplo de patriotismo”, señaló Félix Savón, el heredero de Stevenson en los cuadriláteros, y que lo emuló al ganar también tres oros olímpicos. “Le brindaron los millones y (dijo) no”, agregó.

“En el equipo nacional había una frase: ‘Había que ser como Stevenson'”, contó también el ex boxeador Nardo Mestre, que estuvo en el equipo nacional al lado del campeón en los años 70.

“Uno no tiene tiempo de ver su derecha. Y cuando la ve, es porque la tiene ya sobre el mentón”, recordó hoy la prensa cubana a su rival en las semifinales de Múnich ’72, Peter Hussing. El púgil alemán se declaró hoy “consternado” al oír de la muerte de Stevenson.

Teófilo Stevenson celebró su primera pelea con 14 años en 1966 y ganó su primer título olímpico a los 20 en Múnich. Dos veces subiría aún el cubano a los más alto del podio, en Montreal 1976 y Moscú 1980. Cuatro años después no pudo estar en Los Angeles debido al boicot a los Juegos de varios países del bloque socialista.

Además de las medallas olímpicas, el cubano ganó torneos de la Asociación Internacional de Boxeo aficionado (AIBA) en La Habana (1974), Belgrado (1978) y Reno (1986) y se proclamó 11 veces campeón cubano.

En total, ganó 301 de los 321 combates que disputó durante 20 años de carrera, 11 de los cuales los pasó invicto. Despué de retirarse en 1988, Stevenson empezó a trabajar en la Federación Cubana de Boxeo, en la que ejercía hasta ahora como vicepresidente.

Además de las coronas de Fidel y Raúl Castro, en la funeraria había hoy ofrendas del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, entre otros representantes extranjeros. El vicepresidente cubano Esteban Lazo fue uno de los que acudieron al lugar a dar personalmente el adiós al ex campeón.

La salud de Stevenson se había deteriorado en los últimos tiempos.

Bebía mucho, contaron fuentes cercanas al ex campeón.

“Estaba en peligro sin saberlo”, dijo Stevenson a dpa tras pasar

15 días hospitalizado en enero, cuando le detectaron dos coágulo cerca al corazón. Los médicos lo internaron alarmados por el peligro de infarto.

Se trataba de “un problema grave que no avisa”, explicó entonces el ex campeón. La muerte le llegó finalmente en la tarde del lunes de forma inesperada.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

Una respuesta a ““Hasta siempre, campeón”: Cuba llora a su gran gloria del boxeo”

  1. otrodiferente dice:

    Bebia mucho??…..quien lo ayudo??….porque bebia mucho???….siempre hay una “causa”..

Escriba una respuesta