La narradora cubana Mayra Navarro

junio 7, 2012 | | |

Por Helson Hernández

La narradora cubana Mayra Navarro.

HAVANA TIMES — La más reconocida de los Narradores Orales en Cuba, Mayra Navarro, celebra este año su 50 aniversario de vida artística. “Era estudiante de música, en el conservatorio Amadeo Roldán, llevaba 4to año de piano, con grandes maestros por cierto, y un buen día llegue a casa y dije a mi familia, vendan el piano porque no voy a seguir estudiando música, quiero ser una gran narradora de cuentos.”

HT: ¿Qué circunstancia determina su entrada al mundo del arte?

MN: Eso fue una casualidad, yo desde niña siempre tuve mucha inclinación al arte, recuerdo que en el comedor de mi casa había un gran espejo, y cuando yo me sentaba a comer me miraba y dialogaba constantemente a través de él, y mi madre me decía siempre que yo era Gina Cabrera.

Sin embargo nunca me decidí por el teatro ni nada parecido, mis inclinaciones estaban hacia la literatura y la pedagogía, auque ya por esa época de niña estudiaba música, ballet y baile español, pues mi mamá tenía la visión propia de aquella época de que las niñas debían tener dicha formación, y sin darse cuenta lo que me estaba inculcando era mi vocación por el arte.

HT: ¿Y cómo se descubre la Narradora Oral que ya alcanza 50 años de entrega a este arte?

MN: Yo llegué a la Biblioteca Nacional José Martí cuando iba a cumplir los 15 años de edad, ya que una de mis maestras me propuso para que yo atendiera un pequeño departamento de música que comprendía el área juvenil de la institución, con el objetivo de introducir a los niños y jóvenes en esta manifestación.

Estando en este lugar, fue que conocí “La Hora del Cuento”, y aquello me encanto, cada vez que podía me acercaba a oír aquellas historias que la mujer que lo conducía contaba para los allí presentes. Como yo tengo tanta suerte sucedió que esa persona no pudo seguir llevando aquella actividad, y es cuando me proponen a mí hacerlo, y por ahí empieza mi labor de narradora.

Lo primer que hice, ahora a la distancia de los años me parece espantoso por cierto, pero todo fue muy bueno pues en aquel momento se estaba formando el departamento filológico de literatura infantil y narraciones que estaba a cargo del poeta Eliseo Diego, y toda esa coyuntura se dio cuando inicio mis primeros pasos en esta profesión, y la Dra Freire de Andrade que era la Directora de la Biblioteca Nacional en aquel entonces, quien introdujo la narración oral para los niños en el ya referido espacio “La Hora del Cuento”, también la Dra. Ma Carmen Garcil, junto al poeta Eliseo, me empezaron a preparar para ser la narradora que hoy he podido desarrollar.

HT: Esta importante personalidad de la Cultura que menciona, Eliseo Diego, ¿qué representó en su vida?

MN: No tengo como pagarle a ese hombre que tanto me enseño y preparó, siendo yo una adolescente y él, Eliseo Diego, la gran figura de nuestras letras cubanas, la manera en que me fue encausando por el arte de narrar cuentos determinó para siempre mi camino profesional. Ellos eran los maestros y yo una suerte de modelo, pues todavía no se conocía esta profesión, el arte de narrar cuentos. En el transcurso de los años por supuesto se ha ido definiendo, fuimos encontrando otros caminos, y así hemos llegado a estos 50 años de trayectoria.

HT: ¿Y particularmente el Cuento?

MN: Yo realmente cuando empecé a contar cuentos no me podía imaginar que iba a ser toda mi vida, te digo que me deslumbre, era estudiante de música, en el conservatorio Amadeo Roldán, llevaba 4to año de piano, con grandes maestros por cierto, y un buen día llegue a casa y dije a mi familia, vendan el piano porque no voy a seguir estudiando música, quiero ser una gran narradora de cuentos.

Es que el cuento ha sido para mí el instrumento de trabajo para todo, para introducir una clase, para formar narradores que hoy en día tienen un espacio creado y siguen transmitiendo lo aprendido a otras generaciones, yo siempre he dado mucha importancia a la docencia, en formar narradores. El hecho de poder transmitir todos esos conocimientos que he ido madurando y elaborando en estos años de experiencia, bueno pues estoy poniendo en las manos de ellos lo que a mi me ha llevado años, de manera que constituye un punto de partida fuerte para que continúen desarrollándose y encontrando otros caminos.

HT: ¿Qué influye para que los narradores orales escénicos se promuevan a un público mayoritario en la isla?

MN: Yo trabaje muchos años con el público infantil, y puedo decir que es mi preferido. Mantengo el antológico espacio semanal en la Biblioteca Nacional, el ya mencionado “La hora del cuento”, colaboro con los proyectos de Eusebio leal, de llevar a los niños a los Museos y otras instituciones del Centro Histórico, donde les narro cuentos también en estos espacios.

Para mi es maravilloso llegar y saber que los niños te están esperando, de hecho me dicen las maestras: “se pasan la semana esperando el jueves”, en fin que verles sus caritas es una retroalimentación extraordinaria. Pero mira como son las cosas, yo no obtengo el reconocimiento social que hoy he alcanzado defendiendo esta profesión, hasta que no empiezo a trabajar para el público adulto.

Mayra Navarro

Para mí este público eran solamente aquellos que venían a los talleres, los que se acercaban para yo mostrarles la técnica, la teoría del arte de contar cuentos, pero nunca lo había visto como público verdaderamente.

También influyó mi encuentro afortunado con Francisco Garzón Céspedes, un hombre que trató y trata de llevar el cuento a espacios para el público adulto, a partir de ahí participo en Festivales Internacionales y hacemos los eventos acá en Cuba, y de esa manera, trabajando ya para los adultos, es que se abre mas este camino.

Yo estrené mi primer espectáculo para adultos en 1989, con una hora de duración en el que a través de un hilo conductor se van contando varias historias, y es  por toda esta extensión de la narración que se desarrolla y se da a conocer más mi trabajo, y el del resto de los narradores cubanos.

HT: Sufre un proceso de transformación una obra literaria llevada a los códigos del Narrador Oral?

MN: Si, se transforma, pues la literatura escrita es una cosa y la oralidad es otra, cada una tiene sus códigos y normas, la oralidad es reiterativa, reinventora, coloquial, muchas veces el narrador cuando toma los textos de un autor es co-creador, pues suelen ser largos en ocasiones, entonces tenemos que tomar de ello lo que nos permita narrar la historia.

Por ejemplo yo tengo en repertorio “Viaje a la semilla” de Alejo Carpentier, y lógicamente no puedo contar toda la historia, aquí lo que hago es tomar solo la línea argumental central, el viaje de retorno al útero materno de ese hombre, en otros casos te permite pasar de lenguaje directo a indirecto o viceversa, cuando te encuentras diálogos.

Una serie de cosas permiten que la narración adquiera una forma mas viva, mas comunicacional oralmente, aunque cambies un poco la historia, siempre es la misma lo que reelavorada, todo esto enriquecido con la gestualidad, lo vocal, y la interrelación que se establece entre el público y el narrador. Están presentes todos los lenguajes no verbales.

HT: ¿Se ha propuesto como Narradora alguna temática en específico que la defina, desde su repertorio?

MN: No me lo he propuesto, aunque de cierta manera en mis cuentos siempre hay presencia de mujeres. Yo tengo un espectáculo, para nada feminista, lo he movido mucho en Cuba y el extranjero, se llama “Cuentos de mujeres”, aquí esta en primer plano la mujer, se relaciona con la vida, el sexo, la fantasía y la muerte. Yo generalmente no trabajo temáticas, solo me llega una historia porque me toca, me motiva, me gusta, o pienso que es un cuento que vale la pena compartirlo, pero insisto, da la casualidad que en el trabajo para adultos la mujer siempre esta en un primer plano, lo que no sucede con el trabajo enfocado a los niños.

HT: El Gran Teatro de La Habana en la vida de Mayra Navarro?

MN: Es mi casa. Yo llegue a este institución en 1990, codirigiendo los Festivales de la Cátedra Iberoamericana Itinerante de Narración Oral Escénica dirigida en aquel entonces por Francisco Garzón Céspedes, con sede en este Teatro, después al no estar Francisco me quedé yo al frente, nosotros dividimos nuestros caminos, y para mi tiene una significación muy grande pues hago en el Gran Teatro mis talleres, espacios para contar con niños y adultos, y es la sede además de mi Festival Primavera de Cuentos, que lo comencé en el 2006, en fin, es la institución que me apoya, y me ha dado la posibilidad de tener un lugar propio.

HT: Qué es Narrarte?

MN: Surge en un momento de madures, en 1995, es un proyecto que fundo con los auspicios del Centro de Teatro de La Habana, mas que un proyecto, es un hecho del cuál soy directora. Narrarte ha irradiado muchas cosas, esta presente también en el Gran Teatro de La Habana. Somos un grupo de narradores donde formamos, hacemos eventos y festivales. Narrarte es el motor impulsor de una cantidad de actividades que desarrollo todos los meses, y el espacio donde se generan muchos otros proyectos.

HT: ¿Hay un día específico que señala su 50 aniversario este 2012?

MN: No hay un día específico, habrán diversas actividades durante todo el año, ya se han realizado muchas desde enero, y continuarán eventos y otros homenajes que me harán por este tiempo de trayectoria que estoy cumpliendo. Yo comencé a contar en septiembre del 62, ese mes habrá en el Museo de Bellas Artes algo grande que aun no sé los detalles, pues se esta organizando sin que me permitan conocer adelantos.

HT: Entonces, ¿cómo define la Narración Oral como profesión?

MN: Un hecho artístico comunicacional, regido por la base de la oralidad desde los tiempos remotos en que el hombre empezó a contar sus miedos y sus esperanzas.

 

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

Escriba una respuesta