El doblete irrepetible de Alberto Juantorena

junio 4, 2012 | | |

Fernando Ravsberg

La hazaña de Juantorena de ganar los 400 y 800 metros en unos mismos Juegos Olímpicos no ha podido ser igualada.

HAVANA TIMES — “Un día yo estaba en los entrenamientos y me dijeron que iba a correr 800 metros planos en las olimpiadas. Yo me asusté porque mi evento es 400, pensé que a lo mejor me canso en esto que no es lo mío y no voy a poder agarrar medallas ni en 4 ni en 8″.

El resquemor inicial de Alberto Juantorena parecía lógico, pero su entrenador polaco conocía mejor sus potencialidades. En los Juegos Olímpicos de Montreal 1976 lograba la victoria en los 400 y en los 800 metros, algo que ningún otro atleta ha podido repetir.

“Cuando fui a las olimpiadas de Montreal yo llevaba una ventaja, nadie contaba conmigo porque yo no tenía historia. Se preguntaban: ¿quién es el jabado (mezcla de negro y rubio) grande ese, con unas medias de baloncesto tan altas, que mide 1.90 y esta tan flaquito?”

Y esa ventaja la mantuvo hasta el último momento “por las eliminatorias te darás cuenta de que yo estaba en zona de clasificación entre el tercero o el cuarto, una sola vez alcancé el segundo. Eso era a propósito, fue la estrategia concebida y diseñada por mi entrenador.”

La estrategia polaca

La subestimación no fue la única clave de la victoria de Alberto Juantorena, su entrenador, Zygmunt Zabierzowski, había elaborado una estrategia para agotar a sus contrincantes llevando desde el inicio un paso mas rápido de lo normal en los 800 metros.

Luego de su retiro en 1984 Juantorena fue nombrado viceministro de Deportes, cargo que ocupa hasta hoy.

Los grandes favoritos de esa prueba en Montreal 1976 eran el belga Ivo Van Damma y el estadounidense Rick Wolhutter, “eran corredores de resistencia, entonces yo pasé de los 50.5 y los quemé. Wolhutter corrió paralelo hasta los 700 metros pero eso le costó quedar en un tercer lugar.”

Al llegar primero a la meta sintió “un susto tremendo, una tremenda alegría y una sorpresa grandísima. Yo, un desconocido sin historia en los 800 metros, al alcanzar medalla de oro en una olimpiada, me sentí el rey del mundo. Parece que vas a tocar el cielo con las manos.”

Se ganó el apodo de “El Caballo” y no es para menos, “soy el único atleta del mundo que ha competido desde el primer día: eliminatoria de 800, semifinal de 800, final de 800. Primera de 400, segunda, tercera, semifinal, 4×400 eliminatoria y 4×400, semifinal y final.”

Un hombre sencillo

Juantorena se retiró en 1984 y un año después es nombrado viceministro, responsable de desarrollar el deporte popular, cargo que ocupa hasta hoy. Considera que “la educación física es la columna vertebral del movimiento deportivo cubano.”

Él mismo es producto de ese programa, entrena en su escuela, es captado para otra especializada en deportes y convertido después al alto rendimiento, mientras estudia Economía en la universidad. “El 95% de nuestros atletas provienen de ese sistema,” nos explica el viceministro.

Juantorena es uno de los deportistas más conocidos de Cuba, a pesar de lo cual su trato es extremadamente sencillo. Nos dice que “siempre he tenido como norma que el hombre aisladamente es muy vulnerable, que todos necesitamos de todos.”

Llega saludando a todos, desde la portera de la Ciudad Deportiva hasta los atletas, ninguna de las personas que nos cruzamos deja de darle la mano y los que están mas lejos le gritan alguna cosa que el siempre responde de forma jovial.

Le preguntamos cómo se logra que semejantes victorias no se suban a la cabeza y nos responde que “uno puede ser muy encumbrado en un área y en otra eres un ignorante, por lo tanto siempre necesitas de un mecánico, de un plomero, de un electricista o del médico.”

 

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

Una respuesta a “El doblete irrepetible de Alberto Juantorena”

  1. israel dice:

    Hola Quiero comentar que estando de visita en Cuba hace dos anos, conoci a Juantorena, conversamos mucho, y es verdad que es una persona encantadora y muy sencillo, es una Gloria de nuestro pais, le deseo mucha salud,

Escriba una respuesta