Ideas para el avance al socialismo en Cuba

mayo 29, 2012 | | |

Pedro Campos

HAVANA TIMES — Estas propuestas fueron presentados en enero de 2011, unos meses antes del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba.

Priorizar, como tarea económica de la etapa actual, el desarrollo de las relaciones de producción libremente asociadas, de tipo cooperativo-autogestionario, las genéricas –no las únicas- del socialismo, con el objetivo de aumentar aceleradamente el bienestar general del pueblo.

–       Esto sería lo que evitaría el avance del capitalismo y, al mismo tiempo,  permitiría que la economía florezca aceleradamente, pues la gente trabajaría con gusto y alegría, sin imposiciones de ningún tipo y podría satisfacer sus necesidades racionales. Con ello se avanzaría progresivamente hacia la eliminación de todo tipo de explotación del hombre por el hombre, una de las aspiraciones principales de todos los socialistas de todas las épocas.

–       Con el avance paulatino de las relaciones de producción libremente asociadas de tipo cooperativo-autogestionario, sus principios colectivistas, democráticos, solidarios, libertarios y humanistas inherentes a sus formas de propiedad, gestión y distribución, se irían traspasando al funcionamiento de la nueva sociedad, a todas las instituciones de la superestructura y darían lugar a una nueva conciencia social.

–       Las relaciones de producción libremente asociadas de tipo cooperativo-autogestionarias se caracterizan por:

1) los propios trabajadores asociados, dueños o usufructuarios colectivos, de sus medios de producción, auto “explotan” su fuerza de trabajo;

2) administran democráticamente su gestión productiva (control de gastos, planificación y elección de dirección) y

3) controlan y distribuyen el plus trabajo o excedente, antes plusvalía, una parte para la reproducción de la entidad, otra para la contribución a la seguridad social, las actividades presupuestadas y los planes de desarrollo general y el resto sería repartido equitativamente para el consumo directo de los trabajadores. La cooperativa es una forma de propiedad y asociación, el cooperativismo la forma en que se organizan la gestión y la distribución en la cooperativa.

–       Para que el poder de los trabajadores y del pueblo sea real y pueda hacerse efectivo el desarrollo y la expansión de las nuevas relaciones típicamente socialistas de producción, es necesario que los medios de producción, los recursos y las finanzas, ahora en manos de la burocracia, sean controlados escalonada y progresivamente por los distintos niveles del poder popular, la nación, la región,  la comunidad, los colectivos laborales y las personas. Como la propiedad lleva por nombre la forma en que se explota, la propiedad estatal asalariada debe ser sustituida gradualmente por la propiedad socialista de todo el pueblo,  de los colectivos de trabajadores y colectivos sociales.

–       Especialmente importante será el desarrollo de todo tipo de cooperativas -de producción, de servicios y consumo- liberadas de todas las actuales restricciones estatales sobre adquisición de recursos, imposición de planes de producción y precios, que deberían ser el resultado de discusiones entre los productores y consumidores.

Nos referimos a verdaderas cooperativas y no a las conocidas hasta ahora en la agricultura bajo tutela estatal, en las cuales se controla, indistintamente, desde la dirección, hasta qué deben sembrar, a qué precio vender y hasta los ingresos de sus trabajadores. El apoyo efectivo y preferencial del estado a todo el sistema cooperativo con facilidades de todo tipo, créditos, bajos impuestos y otros, es una de las garantías del avance al socialismo.

–     Las formas concretas de propiedad socialista, empresas cogestionadas, autogestionadas o cooperativas, si la empresa tal es propiedad del nivel estatal correspondiente, con usufructo de los trabajadores; si es cooperativa de los trabajadores o mixta con empresas extranjeras, o conjugaciones diversas de ellas, dependerá de los intereses concretos de los  colectivos laborales y sociales y la significación de la empresa para los intereses generales de la nación o el municipio.

-     Deberá crearse un cuerpo de leyes al respecto: una nueva ley de la empresa socialista y una nueva ley cooperativa. Pero cualesquiera que sean las formas de propiedad, la tendencia debe ser a que la explotación de la misma sea sobre bases autogestionarias, mas allá de la autonomía que ahora defiende la dirección del partido en sus lineamientos económicos, la cual no implica control de los trabajadores sobre la dirección, la gestión y la repartición de una parte de las utilidades y mantiene el trabajo asalariado.

–       Todas estas formas de propiedad deben verse en desarrollo y tenderían a integrarse en forma territorial, sectorial o ramal, en uniones de cooperativas y demás asociaciones, para formar agrupaciones mayores, más potentes o integrales, según convenga y sea decidido democráticamente por sus trabajadores y el nivel estatal correspondiente en las empresas cogestionadas, hasta convertir el conjunto en una gran unión de asociaciones autogestionadas, debiendo quedar estatuido que son indivisibles  e invendibles, y su fusión o unión con otras empresas quedar sujeta a leyes.

–       Las instituciones públicas de salud, educación superior, cultura, recreación etc., funcionarían de forma autónoma en interés de los municipios, la nación y de todo el pueblo, bajo control de sus trabajadores y de todos los afectados por su gestión.

Se nutrirían tanto de los presupuestos nacionales o municipales, como de los ingresos que puedan generar por su propia gestión. La práctica ira precisando los ajustes. Este carácter autónomo  les debe permitir administrar sus finanzas y, a sus colectivos, elegir democráticamente a sus directores.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

Una respuesta a “Ideas para el avance al socialismo en Cuba”

  1. Oppiamo Licario dice:

    El socialismo , està muerto, por lo menos ese de corte marxista…no insistan es un muerto ya…nada lo resucita…Asì es que todo el artìculo, ni siquiera es utopìa, es…falaz e irrespetuoso, con aquellos que hemos tenido que vivir aquella tragedia que llaman socialismo. Que la humanidad entera , fijandose en ese ejemplo, jamàs curse por caminos tan agrios y demoniacos…lo que nos ha pasado a los cubanos no solo es triste, suena maldiciòn, a encantamientos luciferinos a demonios. Cuba liber, de todo rastro de esa cosa diabòlica, llamada socialismo…¡¡¡Seamos Libres!!!, convencidos que ese engendro social, ya no tiene salvaciòn alguna.

Escriba una respuesta