Protestar en Cuba

mayo 29, 2012 | | |

Por Verónica Vega

Marie Laure Geoffray

HAVANA TIMES — En el 2007, cuando colaboraba con el grupo multidisciplinario Omni Zona Franca, hice la lectura de un ensayo acerca del fenómeno del grafiti.

Alguien del grupo tuvo la peregrina idea de que esto ocurriera en el lobby de un edificio de doce plantas, en Alamar, entre el ruido del viento, los gritos de los chiquillos y la indiferencia de los vecinos.

Mi pánico escénico se vió ese día justificado. Me sentía tan absurda en medio de aquel performance, que por acelerar la lectura empecé a omitir palabras, frases, y hasta párrafos del texto.

Estaba convencida de que no había nadie ahí interesado en lo que yo leía. Sin embargo, terminada la terrible experiencia, una bella extranjera de aspecto frágil y dulce voz, me preguntó si era posible que le facilitara ese ensayo para leerlo, pues el ambiente no le había permitido escucharlo íntegramente pero le interesaba mucho.

Era Marie Laure Geoffray, una francesa que entonces investigaba en Cuba sobre el movimiento alternativo. Luego supe que en sus viajes por la isla había conocido a varios grupos con proyectos culturales, sociales, muy promisorios, y se había dado a la difícil tarea de lograr que éstos se conociesen entre sí.

Con inevitables tropiezos, esa quimera se materializó al fin en un encuentro del que surgió la idea de crear un Proyecto de proyectos, es decir una red donde se integrarían para metas comunes esos grupos y que se llamaría Voltus V.

Yo no asistí a la primera reunión, pero ya en la segunda, pude atisbar el complejo potencial intelectual cubano donde, lidiando con nuestra larga tradición de intolerancia, se intentaba un entendimiento y un accionar colectivo.

HT: ¿Cómo empezaste a relacionarte con Cuba y por qué?

Marie: Mi relación con Cuba es una historia entrelazada de política y amor. Tenía un novio comunista con quién peleaba mucho sobre la necesidad de reformar la sociedad, en Francia como en cualquier parte. Él siempre terminaba los debates poniendo a Cuba como un ejemplo de la sociedad nueva que necesitábamos.

Yo tenía algunas dudas al respecto porque pensaba que lograr la igualdad social no debería limitar la libertad (de expresión, de opinión, de movilización). Así que decidí ir a Cuba para ver esa sociedad con mis propios ojos. Fui no como turista, sino para hacer una práctica en el servicio cultural de la embajada francesa, esto me permitía relacionarme con cubanos del sector cultural, y pensaba que había ahí más posibilidad de encontrarme con gente tal vez más abierta.

HT: ¿Qué impresión te dio esa primera visita a Cuba?

Marie: Me impactó mucho la chispa de los cubanos a pesar de las limitaciones (en materia de consumo y de libertad de expresión), hice amistad con gente joven con quienes charlaba mucho de la Cuba de hoy, de ayer y del futuro. Muchos de ellos eran bastante críticos. Pero al cabo de dos meses no había logrado entender cómo funcionaba esa sociedad.

Aparecían cosas en las casas y nadie me sabía decir de dónde venían (“por ahí, ya tu sabes, por la izquierda”…). Una misma persona me decía algo en su casa y de pronto en una fiesta con amigos me decía otra cosa sobre lo mismo, y otra cosa diferente en la calle.

Un policía – después de un robo – me dijo que no se podía investigar la casa donde se habían escondido los ladrones porque vivían con su tía que era del partido. Esa dificultad que tuve para entender el funcionamiento de las cosas fue una de las razones por las cuales decidí, poco después, empezar un doctorado sobre los espacios alternativos en Cuba.

HT: ¿Cómo fueron evolucionando tus impresiones?

Marie: ¡Ni siquiera ahora estoy segura de que entienda mucho más la realidad cubana! Pero sí he logrado entender ciertas lógicas y nexos entre gente, instituciones, prácticas y discursos. Me di cuenta de que existían muchos micro espacios más libres de expresión y de debate donde se podía experimentar con la creación artística, así como con las prácticas sociales (mas relaciones horizontales, mas iniciativa popular), pero esos espacios se toleraban sólo cuando funcionaban en las periferias, a pequeña escala, y cuando no alcanzaban demasiada visibilidad.

Al mismo tiempo, es siempre difícil analizar el por qué de la tolerancia o no (de parte de las autoridades cubanas), pues existen muchas autoridades distintas con distintos puntos de vista y también a veces las decisiones que se toman son difíciles de entender (parece no haber lógica alguna detrás de ciertas decisiones).

También me di cuenta de que la represión era a menudo una represión light. Funciona más bien con presiones individuales, censura disimulada, ausencia de respuesta (después de un pedido para ocupar una sala por ejemplo, cancelación de actividades por “razones logísticas,” etc.) Pero ahí también existen misterios: ¿Por qué el G2 visita/convoca a cierta gente y a otra no? ¿Por qué activistas que se dicen “revolucionarios” son más presionados que activistas que rechazan abiertamente esa identidad social y política?

HT: ¿Qué opinas del movimiento alternativo en Cuba?

Marie: Ya no sé si se puede hablar hoy de un “movimiento alternativo”, porque existe una gran pluralidad. Antes había tres grandes polos: los opositores políticos, los artistas e intelectuales críticos y los colectivos alternativos (muchas veces creados por artistas independientes e intelectuales jóvenes). Los colectivos tenían una especificidad propia: no sólo debatían entre ellos sino hacían cosas. Intentaban generar nuevas prácticas civiles, sociales, artísticas y políticas para ellos mismos y para públicos. Para mostrar que era posible hacer, vivir y pensar de otra forma.

Hoy la situación ha cambiado bastante. Surgieron los bloggers, que muchas veces no son “nuevos actores” (a pesar de lo que dice mucha gente). Orlando Luis Pardo por ejemplo, creó proyectos literarios alternativos antes de ser blogger. En esa época se relacionaba con varios colectivos, incluso fue parte del proyecto Voltus V. Claudia Cadelo era la esposa de Ciro Díaz, miembro del grupo rock punk Porno para Ricardo que también tenía muchos vínculos con esos colectivos y toda la escena cultural alternativa habanera.

Yo creo que esos movimientos han crecido mucho, son ahora más plurales, se conectan mas entre ellos, se está creando pues un verdadero espacio contestatario en Cuba, capaz de unir a muchos segmentos y fragmentos que antes no lograban conectarse.

HT: ¿Por qué crees que se diluyó Voltus V?

Marie: Voltus V fue uno de los primeros intentos de coordinación entre colectivos alternativos. Hubo intentos anteriores como FramOmUno (con Omni, Zona Franca – en esa época dos colectivos distintos – y Grupo Uno, el grupo que creó los Festivales de Rap) y el proyecto Jonas con los mismos actores pero también con lo que es ahora la Cátedra Haydee Santamaría.

Esos intentos fueron pioneros (en la primera parte de los años 2000, y en el 2007 para Voltus V) y por eso tuvieron dificultades. No existían aún buenas herramientas de coordinación (celulares, acceso a correos electrónicos).

También había todavía mucho miedo y disensos. ¿Ser socialista o no? ¿Ser revolucionario o no? ¿Ser político o no? ¿Decir las cosas abiertamente o no? Esos debates siguen vigentes hoy pero ha crecido la tolerancia hacia la pluralidad de posiciones. Ha bajado el miedo con el éxito del caso Gorki y con el hecho de que a los bloggers no se les pone en la cárcel.

También en esa época había quizás demasiadas expectativas de unidad, mientras hoy se valora más la diversidad. Y quizás hubo un cierto sentido de urgencia que engendró tensiones y malentendidos. Pero Voltus V fue probablemente la matriz de convergencias ulteriores porque todos los activistas de Voltus se dieron cuenta de la importancia de unir fuerzas para poder influir sobre su realidad y la gran mayoría de ellos sigue activo en una multitud de proyectos hasta hoy.

HT: ¿Qué grupos de la alternatividad te parecen más representativos e influyentes? ¿Por qué?

Marie: Hablar de representatividad en la Cuba de hoy donde todavía no se oyen muchas voces (aunque haya crecido muchísimo el número de gente que se expresa), me parece difícil. Tampoco se puede medir bien cuáles son los grupos más influyentes. Yo creo que existen distintos tipos de influencias en distintos ámbitos. Por ejemplo Yoani Sanchez (junto con otros bloggers), ha cambiado la perspectiva de la diáspora cubana y de mucha gente que se interesa por Cuba desde afuera.

Lo mismo pasó con las Damas de blanco. Esas mujeres han mostrado que sí se pueden lograr cosas dentro de Cuba, cosas incluso aparentemente impensables hace poco. Pero la mediatización de cierta gente no debe esconder la influencia de otros grupos.

El Observatorio Crítico desde hace años realiza un trabajo excelente en barrios populares para incentivar las iniciativas ciudadanas desde abajo, también trabaja con grupos sociales marginados como los abakúas y contra la discriminación racial e interviene dentro de la esfera cultural/intelectual en ámbitos como el centro Juan Marinello, el centro Félix Varela, etc. donde todos los conocen y respetan su trabajo (hasta lo imitan).

Por su parte Omni Zona Franca ha logrado transformar la imagen que se tenía de Alamar como barrio marginal, en un espacio de experimentación cultural, civil y social. También ellos han buscando crear nexos y solidaridad con todos los demás proyectos alternativos sin discriminación alguna. Su festival anual “Poesía sin fin” siempre fue un espacio de convergencia para muchísima gente, ya sea más o menos revolucionaria, más o menos politizada, más o menos legítima en la esfera cultural.

HT: ¿Crees que es posible una cooperación por parte de las instituciones (con estos grupos)?

Marie: Ciertas instituciones ya han trabajado con estos grupos. De hecho Omni Zona Franca trabajó en un taller de la galería Fayad Jamís en Alamar y negociaban muchas de sus actividades con la Dirección Municipal de Cultura. El Observatorio Crítico también ha actuado en coordinación con entidades locales, con la Asociación Hermanos Saíz y con centros de investigaciones. Pero esas cooperaciones no son fáciles de mantener, como lo demuestra la expulsión de Omni Zona Franca del taller en el 2009.

Yo tengo la sensación de que hay más enfrentamiento hoy entre proyectos alternativos e instituciones. Por eso todos intentan ahora trabajar de manera totalmente independiente: sin pedir lugares prestados ni apoyo logístico ni presupuesto de ningún tipo.

HT: Háblame un poco de tu trabajo de investigación (tu libro), cómo se llama, qué propósito tiene, dónde saldrá…

Marie: Mi libro se llama «Contester à Cuba», es decir «Protestar en Cuba». Fue publicado por la editorial francesa Dalloz en marzo del 2012. Se trata de mi tesis de doctorado cuyo propósito era entender quiénes son los colectivos alternativos y cuáles son sus modos concretos de protestar en la Cuba post caída del muro.

Aparecen ahí tres colectivos: la Cátedra Haydee Santamaría, Omni Zona Franca y el movimiento Hip Hop. Analizo las trayectorias sociales de sus integrantes así como sus modos civiles, culturales y políticos de acción contestataria e intento entender cómo funcionan sus relaciones con las instituciones.

HT: ¿Podría ser traducido al español? ¿Sería posible publicarlo en Cuba?

Marie: Me encantaría traducirlo pero necesitaría un traductor y fondos. Imagino que sería difícil publicarlo en Cuba ahora, pero me gustaría intentarlo.

HT: ¿Qué cambios propondrías para Cuba?

Marie: Yo creo que el futuro de Cuba es de todos los cubanos. Yo sólo he intentado entender mejor la Cuba actual, especialmente las voces y las practicas contestatarias poco visibles (en esta época) para un público extranjero. Yo como extranjera sólo puedo esperar. Confío en que los cubanos se escucharan mejor unos a los otros, que acabaran con los dogmas y la intolerancia, y que intentaran construir una nueva sociedad donde haya discusión y no insultos, donde haya respeto y no ataques de bajo nivel, y donde haya inclusión en vez de exclusión social y política.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

5 respuestas a “Protestar en Cuba”

  1. Antoine dice:

    Me gusto mucho la entrevista, Veronica hay un nuevo: “Concurso Nuevo pensamiento Cubano en Puerto Rico”. Los premios van a ser de 350$ 250$ y 150$. Si mandas un trabajo por correo creo que puedes pescar algo. Me gusta como escribes tu y Amrit.

  2. charlene dice:

    muy interesante, verónica. Ojala se pueda conocer más de esa investigación en este medio

  3. otrodiferente dice:

    “grupos alternativos”existen ,es una forma de “rebeldia” hacia el sistema,es una forma de expresar,”inconformidad”,inmaginate ..que hoy pintan y renovan un edificio,al otro dia,amanece con “grafittis”,en los metros,los trenes urbanos,tambien,pero entonces viene,de que la empresa,”sube” el precio,de los tickes(el pasaje),alegando,de que tiene que “borrar los graffitis),aunque pienso “alternativo”,,pero tambien me “jode”,de que me “suban” el precio,de los pasajes ,…
    Respeto opiniones,pero tambien …tenia un “amor”,lo sigue siendo…ella no se da cuenta..mejor…no se quiere dar cuenta,es “religiosa”,y como soy “ateo”…me “dejo”,siempre,le habia dicho,”que mi amor”,hacia ella no venia del cielo,ni de nadie…sino de mi y mi corazon,…me respondia…que no podia “estar” con alguien” que no “creyera en Dios”..ni visitar a la iglesia…pense entonces que era “algo ajeno”…creo “alternativo”,para ella “pensaba diferente”…

    Es “complejo”,a veces,conversando solo digo “soy cubano”,ahhh!! responden “Fidel Castro”..y te hacen preguntas…disimiles! diria yo…pienso que “Cuba” en el mundo es algo tambien “alternativo”…”algo diferente”,pueda que sea un “espejismo”…pero millones “creen en ese espejo”…..como Dios,nadie lo ha visto…ni convivido..pero millones creen…en El….

  4. Armando Chaguaceda dice:

    Muchas gracias Vero por darle a los lectores de HT la oportunidad de conocer la excelente persona que es Marie y la valía de su trabajo y amor por Cuba…leer tu post, además, me trajo hermosos e intensos recuerdos, como los relacionados con la gestación de Voltus…me acuerdo de la frustración y cansancio que nos provocó conciliar posiciones diversas, me acuerdo tirado en la acera de 23 y 12 con Marie dándome ánimo y las interminables jornadas en Alamar y casa de Luis Eligio…lindos recuerdos que nadie nos quitará y son parte de lo que ha forjado, a tropiezos, este espacio de los proyectos alternativos

  5. ALfredo dice:

    Gracias Veronica por esta entrevista a Marie, una muy seria estudiosa de Cuba y los grupos alternativos. En hora buena.

Escriba una respuesta