author photo

Maria Matienzo Puerto: Una vez soñé que era una mariposa venida de África y descubrí que estaba viva desde hacía treinta años. A partir de entonces construí mi vida mientras dormía: nací en una ciudad mágica como La Habana, me dediqué al periodismo, escribí y edité libros para niños, me reuní en torno al arte con gente maravillosa, me enamoré de una mujer. Claro, hay puntos que coinciden con la realidad de la vigilia y es que prefiero el silencio de una lectura y la algarabía de una buena película.

El ingeniero padece de no-homofobia

mayo 28, 2012 | | |

María Matienzo Puerto

HAVANA TIMES — Cuando me preguntan yo siempre digo: “A mí no me gusta la política.” La gente me mira, seguro preguntándose qué diablos hago entonces escribiendo para HT.

Por lo general, yo continúo la frase diciendo: “No me gusta, pero me entretiene.” Y es que creo que todos somos seres políticos porque la apatía, el no hacer, también es una actitud política.

No es mi intención polemizar sobre el tema. Creo que a lo que se oponen (casi) todos es a la politiquería. Y sobre eso tenemos miles de ejemplos alrededor. Entonces, para qué hablar del tema.

Fíjense si estoy en lo cierto que quién me iba a decir a mí que mi gusto por las mujeres se fuera a convertir en una actitud política, más aún que el hecho de ser mujer, negra y cubana.

Aunque los que me conocen dirán que soy una mentirosa, a mí no me interesa el lleva y trae vía emails. Sin embargo, cuando se habla del tema homofobia no pueda dejar de opinar. Extraño.

Resulta que hace unos días recibí una serie de correos del sitio web del Cenesex que contenían la opinión del Ingeniero Alfonso Chacón Martín y las respuestas que desde la organización HxD (Hombres por la diversidad) le habían sido dirigidas a su opinión homofóbica.

El ingeniero va desde el extremo de aseverar que la homosexualidad no es normal hasta compararla con la pedofilia. Y por supuesto, entre muchas incoherencias, expresa sus argumentos, entre ellos los de “muchos homosexuales” que le rodean que sienten vergüenza por la promoción que recibe el tema a través del Cenesex.

Yo me imagino a ese grupo de homosexuales suyos presionados por supermacho que es el ingeniero, o simplemente necesitados de terapia para elevar su autoestima.

Lo importante es que las réplicas llovieron. Qué bueno, ¿no? La gente se defendió con todas las herramientas que tenían a mano.

Yo pensé en mandar una misiva. ¿Por qué no? Sin embargo, cambié de idea en cuanto analicé todos los detalles. Es que al señor ingeniero no se le puede pedir más. Y me apiado de él. En, quizás, el único arranque de libertad que ha tenido en su vida, se le abalanzan encima.

Se me olvida un detalle importante. Él es ingeniero de la empresa TRD Caribe. ¿Y a quién pertenece esta empresa? A los militares. Los mismos que están empeñados en formar una sociedad más inclusiva.

Y que este compañero, ladrillo importante en la edificación militar, venga con esos criterios medio inteligentes oponiéndose a la comunidad LGTB. ¡Eso es inadmisible!

Tanto es así que el compañero se retractó.

Me imagino cuando lo llamaron a contar: “Compañero (o teniente o coronel, ¿quién sabe?) Chacón, mire a ver cómo usted arregla el problema en que se metió.”

Sus criterios de retractación fueron más incoherentes y homofóbicos aún. El pobre, termina diciendo YO NO SOY HOMOFÓBICO.

Permítanme hacer un alto en la escritura y soltar una carcajada.

Él ingeniero no padece de homofobia, si no de inconsistencia ideológica o de no-homofobia, como algunos son no-racistas, no-xenofóbicos o no-misóginos.

Para que no se sienta en desventaja, le cuento una historia.

Mi padre dice que viene en agosto para mi cumpleaños. Hace 19 años que no lo veo y no sabe que soy lesbiana.

Estoy entre mi actitud política y una decisión personal: dejar que mi padre muera instantáneamente de un infarto ante la noticia.

¿Le ahorro una posible conjetura? A mí no me gustan las mujeres por la falta de la figura paterna.

Él fue valerosamente sustituido por otro buen hombre. Ve. La vida es más rica y yo le pido un consejo desde su posición no-homofóbica.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

4 respuestas a “El ingeniero padece de no-homofobia”

  1. lareevolucion dice:

    jajaja Muy interesante el post.. y sobre todo entretenido …

  2. lorenzo pescoso dice:

    conosco personalmente a Maria y es y ha sido siempre muy consecuente con sus ideas , de un tiempo a esta parte a radicalizado su forma de escribir y por eso solo me queda por decirle. BRAVO

  3. Negracubana dice:

    Tas segura que no lo sabe? A esta altura del campeonato lo dudo!!!
    Abrazos Marie

  4. Cubano 100% dice:

    Al ritmo que van las cosas,dentro de poco tiempo lo que será anormal es ser Heterosexual,quizas parezca exagerado,pero lo que si es exagerado es la campaña tan grande que se está haciendo para meterles por los ojos a las nuevas generaciones que la homosexualidad es algo normal,no es una enfermedad pero tampoco es lo normal,no estoy de acuerdo a que se discrimine a nadie porque le guste el sexo contrario pero tampoco se debe tratar e convencer a todo el mundo de que eso es normal,por suerte somos todavía mayoría los que pensamos diferente y debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcanze para combatir esa tendencia,siempre que puedan deben explicarle a la juventud que esa campaña a favor de convencerlos de la validez de ser homosexual es incorrecta y sin sentido,venga de donde venga,a la primera que hay que combatir es a Mariela Castro,ya lo de ella es una fijación patológica,no tengan miedo a disentir de esa campaña tan incoherente,viva la heterosexualidad.

Escriba una respuesta