author photo

Yanelys Nuñez Leyva: Soy una estudiante universitaria y aunque procedo de una generación nacida a principios de los ‘90, que sufrió muchas de las funestas experimentaciones implementadas en el sector educacional cubano, marcando profundamente nuestro desarrollo como entes sociales pensantes; creo en el poder del conocimiento y en la fuerza de las creaciones artísticas para defender derechos y principios. Mi pretensión es, pues, compartir mis inquietudes y vivencias desde el respeto y el diálogo, buscando en ese proceso una mayor paz interior.

Revendedores al acecho

mayo 23, 2012 | | |

Yanelys Nuñez Leyva

Se vende café.

HAVANA TIMES — La calle Monte – situada en La Habana Vieja- y sus alrededores, es la mata de los revendedores.

Muchas de esas personas proceden del oriente cubano y se han ido asentando en La Habana de la manera que han podido.

En busca de mejor fortuna los podemos ver días enteros en las aceras anunciando eufóricamente sus artículos.

O haciendo interminables colas para la compra de productos alimenticios que luego revenderán al que no logró obtener ningún artículo por estar en horario de trabajo o por el propio acaparamiento de ellos.

El proceder de estos revendedores es simple:

Si una mercancía sale al mercado con un precio relativamente asequible, ellos monopolizan su adquisición a cualquier costo, incluso violentando la ley.

Puesto que, a veces para evitar estas especulaciones, se toma la medida de vender una cantidad determinada del producto por persona. Pero la corrupción existente en los propios comercios frena cualquier tipo de control o regulación estatal.

Este texto no es una arremetida contra los orientales sino un llamado de atención sobre prácticas, que no son ni recientes ni han sido inventadas por Cuba, pero que afectan notablemente la supervivencia del ciudadano común en la actualidad.

¿Qué disposiciones se toman con estas personas? No lo sé.

Lo que simplemente sé es que cada vez son más los revendedores al acecho, que como una  gran cofradía religiosa se ayudan y se protegen mutuamente.

La solución no es tomarlos todos presos, porque otros de carne fresca los sustituirán.

La solución no es expulsar de su centro de trabajo a la dependienta o al almacenero que les proporciona los productos por cantidades exorbitantes.

La solución debe de conllevar un cambio de infraestructura y de pensamiento, que beneficie a las personas que verdaderamente producen algo en este país enfrentándose a millones de necesidades y carencias.

¿Será esto una utopía?

 

 

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

6 respuestas a “Revendedores al acecho”

  1. lagiraldilla dice:

    No le des la culpa a ellos, dale la culpa de todo eso al gob que abrió al despelote los negocios por cuenta propia sin darles la posibilidad de comprar en los almacenes mayoristas, yo tambien soy comerciante pero los productos que vendo los compro en los almacenes y estos a su vez los compran en las fabricas y en toda esta cadena el gob no abre boca basta pagar los impuestos

  2. bartolo dice:

    Sólo hay revendedores si hay carestía. Donde hay abundancia es imposible que haya revendedores. Ley de oferta y demanda de pre-escolar.

  3. PolO dice:

    Bartolo da en el clavo mostrando lo evidente: La solución es la abundancia.
    Represión, más controles y leyes, más inspecciones y policías; no resolverán este problema.

    El acaparamiento es un delito cuando se produce en una situación de escacez por una emergencia temporal: guerra, desastres naturales, etc; pero cuando la escacez es lo “normal” por más de medio siglo, entonces a los culpables hay que buscarlos mucho más arriba.
    Es más fácil y seguro atacar a un infeliz revendedor callejero, que decir alto y claro que el sistema no funciona, y los gobernantes son unos incapaces.

  4. Isidro dice:

    En Cuba la lógica de los revendedores obedece a un mercado deprimido en extremo. Pero no siempre esta práctica deriva de las penurias de la economía. Observen si no el ejército de revendedores que originó la salida al mercado del Ipad este año. Las colas eran kilométricas, de varios días. Los individuos que entraban de primeros a los establecimientos se llevaban los aparatos por docenas para luego ofertarlos a tres o cuatro veces su precio. Así sucedió en varias ciudades de EEUU y China – para citar sólo dos casos -, países que no se caracterizan precisamente por la falta de ofertas al consumidor.

    • Zanyo dice:

      Por ejemplo?

      Si hablas de los Estados Unidos tu sabes muy bien que hay mercado mayorista. Como todos ser humanos hay personas que quieren lo ultimo(acabado de salir) como un ipa3 pero no quieren hacer la cola y por eso es que pagan en ebay un precio mas caro que el supesto.

      Eso mi amigo no lo hay en Cuba, un mercado mayoritario.

  5. lareevolucion dice:

    Ese problema parte de dos problemas fundamentales, el primero es que para los productos de primera necesidad que son los mas vendidos por revendedores no se puede establecer una garantia de estabilidad en la entrada en las tiendas ni en divisas ni en moneda nacional, esto quiere decir que por mucho que los revendedores compren si siguen sacando estos productos establemente los revendedores se tienen que comer lo que compren con papa porque nadie los va a comprar, el segundo asunto radica en las promesas hechas a los cuentapropistas de tiendas mayoristas, este fue un cuento que nadie se creyo pero como es el cubano, “Lo que te den cogelo” , entonces al final todos los productos vendidos por estas personas que no son mas que parte del pueblo (porque ninguno se hace millonario con esto ni viaja de vacaciones a Cancun) que intenta sobrevivir siempre de una u otra forma son derivados de una u otra forma de la compra masiva de productos o del robo… Aun en estos momentos, ya hay algunos renglones en los cuales ya los productos o servicios Estatales estan siendo remplazados por productos y accesorios traidos de afuera de cualquier forma (formas muy caras, que si existiera un sistema como los internacionales, como acceso a contenedores etc fuera diferente) ….

Escriba una respuesta