Más violencia en el mundo que me rodea

mayo 21, 2012 | | |

Rosa Martinez

HAVANA TIMES — He compartido con los amigos de Havana Times varias historias de violencia de género, infantil y otros tipos.

Les aseguro que no escribo sobre este tema porque me agrade ni mucho menos, preferiría contarles cosas agradables, pero desafortunadamente así anda el mundo que me rodea, cada vez más violento.

A veces pienso que tropiezo con la violencia recurrentemente por vivir en uno de los barrios marginados de mi ciudad; otras me digo que debe ser el bajo nivel cultural de la población que me rodea; algunos días estoy segura de que son las insatisfacciones que padece la población.

Hoy creo simplemente que la gente quiere ser así para estar a tono con el resto del mundo, como nos hemos empeñado tanto en parecernos a otros países en cuanto a la moda y las tradiciones, parece que también queremos parecernos a ellos en lo relacionado con la violencia.

No puedo decir si es una sola la causa o son todas a la vez, lo que sí les puedo asegurar es que cada vez son más frecuentes esos episodios que involucran lo mismo a un niño de primaria que a un jubilado.

El incidente que comparto hoy comenzó como una simple discusión entre varios adolescentes. No sé cómo empezó ni si valía la pena tanta algarabía, solo sé que 5 o 7 muchachos del barrio le cayeron arriba a José, uno que llegó hace poco a vivir al vecindario y ha causado un poco de molestia entre otros de su edad.

Aunque lo superaban en número, José se defendió como una fiera. Entre gritos y palabrotas el ambiente se fue poniendo más tenso.

Llegaron más personas que se sumaron al conflicto, algunos solo querían mirar, otros avivaban la candela, mientras unos pocos intentaban defender al solitario.

Cuando creíamos que se había acabado todo, volvieron a la carga, José seguía defendiéndose como una muralla.

A los piñazos no podrán con él, pensé, parece que no fui la única, pues unos instantes después sus contrarios comenzaron a sacar cuchillos y machetes, no se conformaban con superarlo en brazos, ahora también en armamento.

La reyerta acabó con José gravemente herido por varias puñaladas propinadas a su cuerpo  y  7 muchachos que apenas alcanzan los 17 años, en la cárcel.

Lo más triste de todo no fueron las heridas que pudieron matar a José, sino las que podrán quitarle la vida a cualquiera si seguimos así.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

Una respuesta a “Más violencia en el mundo que me rodea”

  1. Isidro dice:

    Sí, Rosa, tienes razón, lo peor será la violencia a futuro, y a todos los niveles, si no somos capaces de atajar la primera chispa que la hace estallar. Siento que, en gran parte, la violencia en su versión cubana la llevamos antroplógicamente insertada en nuestra incapacidad para conceder que “el otro” también puede llevar razón; que sus argumentos son tan válidos como los nuestros; que los demás también tienen derechos; que el consenso es el mejor antídoto contra las rupturas sin vuelta a atrás.

Escriba una respuesta