author photo

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.

Marginalidad en el siglo XXI

mayo 15, 2012 | | |

Jorge Milanes Despaigne

Foto: Caridad

HAVANA TIMES — La marginalidad es una nominación dada a cierto estrato social, es un fenómeno no solo influenciado por los recursos económicos como principal eslabón, sino también cuenta con los factores culturales, políticos, étnicos, sexuales, raciales… que por ser discriminados, generan en la mayoría de los casos, comportamientos negativos, mas si tomamos en cuenta la ya transcurrida primera década del siglo XXI, donde el mundo ha experimentado encrucijadas económicas muy difíciles.

Recientemente leí una entrevista realizada a un escritor amigo mío, donde considera la marginalidad como despiadada, pero también, humana y hermosa.

Su valoración hizo percatarme de que en el despiadado mundo marginal presente, se impone como primera línea la obtención de recursos económicos de cualquier forma, no importa si matar, robar, vender drogas, la práctica de la prostitución, la infantil, o en el menor de los casos, negocios no aceptados socialmente.

Caso aparte merece el análisis de esos individuos con bajo nivel cultural que se desempeñan en puestos laborales, cuya relación con el público es intrínsecamente directa, lo cual provoca una extorsión de la imagen proyectada por ese trabajador —que representa una determinada institución— y alcanza límites que bien rebasan nuestras fronteras.

“Para qué tanto estudiar… si tú te has pasado la vida en eso y no tienes nada…” Con esta frase, los marginales se dispersan por todas partes, consiguen recursos económicos que les permiten exhibirse, cierta peculiaridad en el modo de proyectarse —geminaciones, abundantes trueques de “r” por “l” son frecuentes en el habla habanera…—, y han llegado a convertirse en grupos de referencia para muchos y especialmente, los jóvenes.

En el caso de mi amigo, su profesión no le permite entrar en esa dinámica marginal, sin embargo, ha transcurrido su vida alrededor de personas con estas características; ellos lo respetan y aprecian su profesión, hasta cierta camaradería coexiste en la relación de entrambos.

Pienso, en fin, que la frontera es indefinida e imprecisa en la posmodernidad —el entorno se bifurca, se fragmenta—, de modo que cualquiera pudiera confundirse y no saber quiénes son en verdad los marginados.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

Una respuesta a “Marginalidad en el siglo XXI”

Escriba una respuesta