Tras el paraíso soñado

abril 12, 2012 | | |

Fernando Ravsberg*

Encuentro en el centro de Madrid con los disidentes excarcelados de Cuba, año 2011. (Foto: Raquel Pérez)

HAVANA TIMES, 12 abr — “Me llamo Bárbara Dueñas, soy uno de los familiares de los expresos políticos cubanos llegados a España en agosto del 2010, ex esposa de Marcelo Cano, del grupo de los 75, resido en Tarragona y estoy sola con mi hija. Desde el 19 de febrero no recibo ayuda y no sé qué hacer”.

La carta de Bárbara apareció en Periodistas en Español y en ella nos cuenta que “no hay un día que no llore desde que llegué a este país, me siento presa y desamparada, estoy enferma yo y mi hija. Ahora los servicios sociales me quieren quitar a mi hija por no poderla mantener”.

Casi al mismo tiempo nos enterábamos de que en Palmas de Gran Canarias se había suicidado Albert Santiago Du Boucher, un periodista disidente cubano, ex prisionero político, exiliado en España desde que fuera liberado el pasado año.

El choque se veía venir, hace un año, paseando por Madrid me encontré con algunos de los excarcelados y me pidieron que hiciera un reportaje denunciando las pésimas condiciones de vida a las que los sometía el gobierno del PSOE.

Meses después otro colega publicó un artículo sobre un grupo de disidentes que acamparon frente al Ministerio de Relaciones Exteriores de España para protestar contra el Centro de Acogida que los expulsó, acusándolos de formar broncas.

En la plaza Sol, el disidente Orlando Fundora -recién liberado- me explicó que tenían conflictos con el PSOE porque “nuestro aliado es el Partido Popular”. Por eso me sorprendió tanto que el gobierno de Mariano Rajoy les suprimiera las ayudas económicas.

No esperaban semejante actitud de un gobierno de derechas y están verdaderamente enojados, “no salí de una dictadura para meterme en otra”, aclara a una agencia de prensa internacional el disidente Randol Roca, quien llegó a España hace un año.

Le dice a la periodista “quiero libertad” aunque en realidad no protesta porque le niegan su posibilidad de expresarse, reunirse o asociarse sino por una ayuda de US$117 que recibían al inicio de cada temporada para comprar ropa.

Según un cable de EFE, el gobierno socialista creó un plan de asistencia de 18 meses para apoyar a los excarcelados cubanos con unos 700 euros mensuales para el alquiler por familia y 180 euros más por cada uno de sus miembros, alcanzando una suma millonaria.

Las autoridades dicen que se acabó el periodo de asistencia pero Roca sospecha que se están robando su cheque. “¿Señor mío, dónde está el dinero destinado a los refugiados políticos en España?”, pregunta y el mismo se responde que “se está yendo por otro lado”.

“Partimos de Cuba con lo puesto, y en el avión que nos trajo a España nos prometieron casa y trabajo”, dice Roca y asegura que casi todos los expresos y sus familiares -unas 700 personas- están desempleados en la Madre Patria.

La opción de Estados Unidos

Algunos de ellos se marcharon a EE.UU. pero por allá las cosas no están mucho mejor, un reciente reportaje hecho en Miami muestra a la madre de Orlando Zapata -muerto en una huelga de hambre- limpiando pisos para sobrevivir.

Además Washington es reacio a otorgar visas a los excarcelados y sus familiares, hasta ahora solo lo han conseguido los del Grupo de los 75. Al resto se les niega el estatus de perseguido político porque viven en España y allí nadie los persigue.

Para EE.UU., el asilo político ni siquiera cuadra en el caso del disidente Carlos Martínez quien espera en una prisión de Málaga el resultado de un juicio por una riña callejera. En Cuba había pasado 10 años en prisión, según explicó su esposa Marcia.

La mujer parece desesperada. Dice que llora cada día y que enfermó de los nervios. No es para menos, le cortan las ayudas estatales, está desempleada, vive en una casa donde “hay ratones y cucarachas” y su esposo vuelve a estar tras las rejas.

Marcia reclama una visa de EE.UU., donde cree que las cosas le irán mejor pero, si Washington no cede, entonces exige la autorización de La Habana para volver a residir en la isla, “nosotros, los familiares, deberíamos poder regresar a Cuba”.

Ricardo González, otro disidente exiliado en España, resume que la frustración de los excarcelados se debe al abismo existente entre las expectativas que tenían al salir de Cuba y la realidad que encontraron al llegar a la Madre Patria.

“Yo sueño que estoy aquí, destas prisiones cargado, y soñé que en otro estado más lisonjero me vi”, escribió el español Calderón de la Barca y al final concluyó recordando “que toda la vida es sueño y los sueños, sueños son”.
—–
(*) Originally published by BBC Mundo.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

5 respuestas a “Tras el paraíso soñado”

  1. marite01 dice:

    Conclusion, España, Cuba y la Iglesia Catolica, los que intercedieron por los presos policticos cubanos les tendieron una trampa a los desterrrados. Si no habian garantias despues de un año, para que les mandaron a España. Otra forma de burlarce de los presos politicos cubanos.

    • Josue dice:

      Tu sabes lo que es reconocer que han despertado del sueno, llevan alli ya 18 meses y nada de trabajo. En ese tiempo solo se han quejado de los moteles que les han provisto. De su calidad, de los banos multiples, de la comida y del polvo. Es increible esta gente decia que venia de una carcel sucia con ratones y cucarachas, que estaban muy enfermos y que comian muy mal. Loa familiares por el estilo.
      Pues bien llegaron a Espana todos los pudimos ver bien gorditos y fuertes, ninguno fue a una sala medica o se curo de ninguna enfermedad. Donde estan sus enfermedades?
      Algunos hasta han sido expulsados de los centros donde se quedaban pues armaban broncas y portaban armas blancas. Senores les estan dando lo que muchos espanoles no tienen con esta crisis.
      Y ahora quieren regresar a Cuba, a la isla carcel segun ellos, no nos hagan reir.
      Que se pongan a trabajar en el campo que en eso siempre hay trabajo, no querian conocer el capitalismo pues hay tienen. Para colmo dice una senora que le quieren quitar la hija por ser pobre. Dios mio.
      Seguro regresan a Cuba y se integran al partido comunista pues estan pasando la escuela Nico Lopez del PCC alli.

  2. Isidro dice:

    Lo de este grupo ha sido, para decirlo en buen cubano, “un tremendo embarque”. Llegaron con mala pata desde un principio, al desembarcar en uno de los países europeos más golpeados por la crisis que hoy arrasa en esa zona geográfica. Para colmo, lo hicieron cuando ya se avizoraba el advenimiento de un PP la mar de agresivo, que ha llegado al poder descabezando cuanta prestación social le ha sido posible. Gris y con pespuntes negros el panorama para estos isleños en la Madre Patria…

  3. PolO Avilés dice:

    Sabemos de los sacrificios y sufrimientos de los presos políticos, de la componenda Castro-Ortega-Moratinos, de la crisis económica, etc; pero creo que ellos han tenido ayuda y más que suficiente tiempo para encontar trabajo y encaminarse por su cuenta.

    Nadie mejor que ellos -ex-presos políticos- para entender que la libertad es cara.

  4. Javier dice:

    Me dan mucha pena sus historias. Parece que les prometieron villas y castillas y tambien parece que sus expectativas eran demasiada altas. Tambien es justo decir que su situacion no es muy difrente comparado con la muchos emigrantes, cubanos o no que llegan a otro pais solo con lo que llevan puesto. de hecho, al menos estas personas tuvieron ayuda (poca o mucha) del gobierno español. Muchos que se van de Cuba no tienen esa oportunidad. Yo emigre de Cuba y llegue con 30 dolares en el bolsillo y debiendo casi 3000 que me habian prestado para el pasaje y otros gastos. Llegue a un pais donde se habla otro idioma, que afortunadamente yo lo habia estudiado y lo manejaba lo suficientemente bien, pero les puedo decir que tampoco fue facil. Tambien fui afortunado de poder conseguir trabajo casi en cuanto llegue, aunque me toco pagar “derecho de piso”. Pero, ese es el precio de la libertad. Tampoco todo el mundo esta dispuesto a esos sacrificios. Y siento mucho lo del señor que se suicido, pero en muchos de estos paises la gente tambien se suicida cuando no tiene trabajo ni dinero. Cruel realida, pero desafortunadamente es asi.

Escriba una respuesta