Migración, costos y beneficios para Cuba

enero 12, 2012 | Imprimir Imprimir

Fernando Ravsberg

Salir de cuba implica trámites engorrosos. Foto: Raquel Pérez

HAVANA TIMES, 12 ene — Refiriéndose a los cambios que se esperan en la política migratoria un colega cubanoamericano escribió que “no solamente es absurdo, sino totalmente irresponsable, pensar que Cuba debe abrir las puertas de sus fronteras de par en par” (1).

Ciertamente ningún país abre “sus fronteras de par en par” pero lo que se discute hoy en Cuba no es eso sino del derecho de los ciudadanos a salir y entrar de la isla sin someterse a trámites largos, engorrosos, innecesarios y caros.

El colega nos recuerda que “contra Cuba hay una guerra” y reconozco que Washington mantiene un alto nivel de hostilidad política, persigue las transacciones financieras internacionales de la isla y continúa con el embargo económico.

Lo que no entiendo es como se asegura la defensa de la patria cuando se le exige al viajero U$D 150 por una Carta de Invitación para salir del país. La cual implica además encontrar un extranjero para que “se haga responsable” del cubano.

Es como si el ciudadano fuera un niño o un minusválido mental, incapaz valerse por sí mismo. Además como nadie investiga al “invitador” se arriesgan que el peor de los delincuentes termine siendo “tutor” del más honesto de los cubanos.

El Presidente Raúl Castro afirmó que en el terreno migratorio se avanzaría lenta y gradualmente, midiendo la repercusión de cada paso. Me dicen que se refiere los efectos en la seguridad interna y también en la llamada “fuga de cerebros”.

Entonces pienso que la Carta de Invitación desaparecerá muy pronto porque no permite un mayor control y tampoco evita la salida de profesionales. Realmente solo sirve para recaudar dólares a costa del malestar de los ciudadanos.

Los costos para salir de cuba son de alrededor de 400 dólares. Foto: Raquel Pérez

Algo similar ocurre con el tiempo de permiso para residir en el extranjero. Cuesta creer que peligre la seguridad nacional si los cubanos pasan fuera de su país más de 11 meses. Otra medida que parece aportar dinero a costa de malestar.

Habría que calcular el saldo entre lo que se recauda y el costo político que se paga por ello. Conozco personas que inician los trámites migratorios por razones económicas y al final dejan la isla llenas de rencor contra el gobierno.

En los años 60 el costo no variaba porque quienes abandonaban el país eran enemigos políticos y económicos de la revolución pero ahora hasta el gobierno reconoce que se trata de personas que emigran para mejorar su estándar de vida.

Ciertamente el tema migratorio no puede verse al margen del enfrentamiento con Washington. Basta mencionar la operación que sacó 14 mil niños de Cuba sin sus padres en los 60 y las ofertas de visas USA que hoy reciben los médicos cubanos.

Atacan donde duele, no es casual que La casa Blanca ofrezca esas facilidades a los galenos y no a los albañiles. Los médicos que cumplen misiones en el extranjero representan la principal fuente de ingresos de la economía cubana.

Durante los conflictos externos todos los políticos aducen que es necesario recortar las libertades ciudadanas, no es un argumento nuevo ni exclusivamente cubano como bien lo demuestra la Ley Patriótica, que se firmó en EEUU en el 2001.

Pero la ciudadanía debería vigilar que las restricciones de derechos civiles sean solo las imprescindibles, evitando que los políticos caigan en la tentación de aprovechar las emergencias para resolver otros problemas de índole doméstico.

Algunas de las disposiciones migratorias de Cuba son semisecretas. Foto: Raquel Pérez

En el caso de Cuba hay además algunas disposiciones migratorias que no son públicas por lo que los cubanos nunca saben si el funcionario que les niega el permiso de salida actúa dentro de la ley o se está saltando las normativas vigentes.

El artículo de mi colega termina diciendo que “Cuba va a abrir la puerta a quienes quiera, cuando quiera y en la forma en que quiera”. Un razonamiento lógico siempre que cuando dice “Cuba” se refiera a la nación cubana en su conjunto.

No cabe duda de que un país tiene derecho a regular legalmente la migración según sus necesidades pero hablar de “Cuba” implica que, además del gobierno y las autoridades, la mayoría de los ciudadanos apoyen las medidas.

No hice una encuesta pero ninguno de los cubanos que conozco está de acuerdo con regirse por disposiciones migratorias semisecretas, pagar U$D 400 por los tramites más enrevesados del mundo y tener que suplicar a extranjeros por una Carta de Invitación.
—–

(1) http://www.kaosenlared.net/america-latina/item/3179-sobre-tibores-y-taburetes/3179-sobre-tibores-y-taburetes.html

Publicado con la autorización de BBC Mundo.



Haz un comentario

5 respuestas a “Migración, costos y beneficios para Cuba”

  1. Gabriel dice:

    Fernando parte de una premisa falsa:

    Desvincula los costes y beneficios para Cuba de los costes un beneficios para los cubanos.

    Frente a eso hay que partir de un postulado:

    Los costes y beneficios para Cuba no son mas que la suma de los costes y beneficios de todos los cubanos, sumados uno a uno.

    Por tanto si a los cubanos —uno a uno— les beneficia la libertad de circulación, entonces a Cuba —que es la suma de todos los cubanos— también le tiene que beneficiar esa libertad de circulación.

    Esos 14.000 cubanos salieron de Cuba porque sus padres querían una vida mejor para ellos que bajo el Comunismo.

    Creo que acertaron. La prueba es que no volvieron a Cuba, cuando lo podrían hacer voluntariamente cuando quisieran.

    • lareevolucion dice:

      Valoro el articulo de muy poco profundo, no porque no este de acuerdo con lo que dice, sino porque creo que hay mas de donde sacar para hacer este articulo y no solo de algunos elementos que se mencionan aqui.. la politica migratoria y de viajes al exterior es extrema, paranoica y por supuesto como dice el dicho detras de cada extremista hay un oportunista que en este caso se embolsa una cantidad no pequenna de dinero a costa de personas que bien se sabe no pueden darse el lujo de pagar tanto.. pero Gabriel… tu comentario me parece ingenuo y superficial partiendo del punto de que estas hablando de separar ninnos de sus padres, que no se vieron por annos, que muchos de esos ninnos sufrieron maltratos hacia donde los llevaron … etc etc etc.. no todo es politica… esta claro que esa fue la desicion de sus padres.. pero si hubieras visto el documental que yo vi.. (Hecho por una americana por cierto, para que no me vayas a hablar de la Mesa Redonda)… hubieras visto que muchos de esos ninnos que hoy son adultos no le dan la razon a sus padres por haber hecho lo que hicieron… creo que si no vuelven es porque ya tienen su vida hecha en otro pais.. no estamos hablando de personas que escogieron irse.. estamos hablando de personas que no tuvieron remedio.. no fue su desicion…

      • Gabriel dice:

        Revolución,

        Los padres, en su abrumadora mayoría, buscan lo mejor para sus hijos. Esos padres que mandaron a sus hijos fueran de Cuba tomaron una buena decisión. Esos hijos están creciendo con libertad y prosperidad, mientras que si quedasen en Cuba no tendrían ni libertad ni prosperidad.

  2. Raule dice:

    a todos los que nos toco quedarnos, en octubre de 1962 estuvimos a punto de ser pulverizados por una bomba atomica, apenas un año y unos meses despues comenzo el servicio militar obligatorio, y sufrimos en carne propia el abuso de los guardias viejos que vieron en nosotros el relevo para sus guardias a todas horas, el correteo por caminos, los 3 años alejados de nuestros hogares, nos enviaban a otras provincias lejanas y nos daban un pasesito de 5 dias cada 6 meses, eso era si nos lo ganabamos, sin transporte, llegabamos tarde a los pases y nos castigaban, una miseria de comida, para que seguir, dejo para ultimo los que les toco como servicio militar la UMAP, y el haber sido carne de cañon, en todas las movilizaciones de aquellos años nos situaban en las primeras trincheras, por eso le pude decir a uno de mis mejores amigos que sus padres lo enviaron antes: De la que te salvaste.

  3. JUAN ARSENIO VALDÉS CÉSAR dice:

    Es …un artículo, muy tibio…y no quiero pasarme de ahí. No soy un emigrante económico, no lo admito, soy un exiliado, me fuí no sólo por economía, por eso también. Pero acaso no es la economía , también un derecho político, y progresar en lo económico , una expresión política, legitima y humana. No soy un inmigrante, por razones económicas, y creo que varios y varios miles, tampoco, nos fuimos sobre todo, porque era un sistema insoportable, huimos de la esclavitud y la uniformidad, del monopartido, del monocultivo, de la monopolitica, del control excesivo, de los “dictados” y las “guardias”…huimos de la fealdad y el desasosiego de vivir siempre vigilados, en estado de alerta, por la delación inminente, de tener que siempre “quemar incienso ante los dioses”, aunque no creamos en ellos, huimos de la”peligrosidad”, de la “conducta impropia”, del carne para identificarnos siempre, de tener que demostrar siempre “lealtad”, “heroísmo” ,huimos de los uniformes y las pañoletas, de los “discursos”, de “los planes”, “los quinquenios” , el racionamiento y la escasez, huimos de la basura que se instalo en todas partes, de los derrumbes, de la chusmeria, de los vulgar y gris, todo cetrino, sin color, descarapelado.Huimos de la sed y también el hambre, huimos de las consignas y los gritos, de los actos de repudio, de la policía nutrida con desalmados autómatas.De los comités y las federaciones, de las “uniones” y los países amigos….Huimos de muchas cosas y de tantas razones, que nos convierten , no en simples emigrados, sino en exiliados.Y nos vamos odiando incluso, a la propia tierra.

    “No reniego del patriotismo, pero primeramente soy un ser humano,y cuando ambas cosas son incompatibles, siempre le doy la razón al ser humano”
    Hermann Hesse

Escriba una respuesta