author photo

Alfredo Fernandez: No me fui de Cuba, pues uno no se marcha de donde nunca ha estado. Luego de gravitar por 37 años en esa extraña isla, logré pisar tierra firme, sólo para comprobar que no he llegado a ninguna parte. Quizás y nunca perteneceré a sitio alguno. Ahora vivo en Ecuador, pero por favor, no me crean del todo que ando donde digo, mejor localícenme en la Cuba de mis sueños.

Ser macrobiótico en cuba

septiembre 28, 2011 | | |

Alfredo Fernandez

Mercado Bethania

Cada día la dieta macrobiótica gana adeptos en Cuba, pues resulta que alimentar y generar salud simultaneamente son las premisas de la dieta creada por el escultor italiano Mario Pianesi.

Comer para bajar de peso, estabilizar la presión arterial, controlar la diabetes o incluso hasta para librase de un cancer terminal es el objetivo de tan “poca ortodoxa alimentación. ”

La dieta macrobiótica está cumpliendo los diez años de haber arribado a Cuba.  Auspiciada desde el Instituto Finlay, por la eminente científico, Dra.  Concepción Campa, ya hoy comienza a existir una cultura de alimentación sana en Cuba, aunque también junto a esta incipiente comunidad nacieron los insoslayables avatares de ese que requiere comer tal como exige la dieta.

Productos macrobióticos a precio de boutique.

Bethania, es la única tienda en Cuba que de manera oficial expende productos macrobióticos, sólo que lo hace a precios inalcanzables.  Productos imprescindibles a la dieta macrobiótica como el arroz integral y el té bancha, cuestan 4. 80 y 5. 80 cuc respectivamente, un paquete de 500g del primero y el otro con 50g de la infusión.

También son imprescindibles a la dieta el Azuki (frijol que cosechado en la ladera de los volcanes, adquiere altas propiedades curativas) y el aceite de ajonjolí.

Pero para adquirir estos productos, Bethania –ubicado en las calles Amargura y San Ignacio en la Habana Vieja, tienen precio de “Boutique resultando un espacio inalcanzable al trabajador cubano que obligado, por su salud, o por la de algún familiar, a realizar la dieta.

Esto, éticamente se agrava cuando el  paciente se entera, por uno de los médicos del proyecto “Un punto macrobiótico para Cuba,” que Mario Pianesi, el creador de la dieta, cede al gobierno cubano los productos a precio de costo.  Sin embargo, no sé si el gobierno, o la oficina del Historiador de la Ciudad, cargan a estos con precios superiores hasta 6 veces su valor original.

Mercado Bethania

¿Por qué se hace negocio con algo que es para promover salud? ¿Por qué no se hace mas fácil el acceso a los alimentos de las personas con necesidad de realizar la dieta macrobiótica, facilitandole, al menos, la obtención del arroz integral y el té bancha a precios asequibles?

Esos precios dejan casi desamparados a  las personas para las cuales esa dieta se torna esperanzadora para sus males y frustran a aquellos  que asumen la dieta como forma de conservar la salud, por resultar sus alimentos-medicamentos no tan invasivos al organismo humano.

¿A dónde fueron a parar la generosidad y el humanismo del que siempre hablan los medios oficiales cubanos?

 

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

8 respuestas a “Ser macrobiótico en cuba”

  1. Pedro Navarro Torrecillas dice:

    Apreciado Alfredo: Soy español. Tengo casi 75 años. De profesión sociólogo y naturópata-macrobiótico desde hace más de 4 décadas. Cuando volví a España en 1990, tras permanecer 20 años en Alemania occidental., la macrobiótica era vista como una secta, y la medicina oficial la tachaba de filosofía anticristiana y dieta peligrosa para la salud por sus innumerables carencias nutricionales. ( Amplios sectores alopáticos siguen en las mismas… los que continúan, asimismo, negando valor terapéutico a la homeopatía). Por aquellas fechas los precios de los productos macrobióticos eran prohibitivos y, SORPRESA ESCANDALOSA, lo siguen siendo, AHORA MISMO, para la mayoría de los españoles. Me place informarle científicamente, y tranquilizar a quienes en Cuba deseen seguir un tipo de dieta macrobiótica que ni el aceite de sésamo, ni los azukis de procedencia nipona y, si me apuran, ni tan siquiera el te bancha son imprescindibles. Precios: 70 gr de te bancha=6,85 EU. – 500 gr azukis hokkaido=11,25 EU.- 750ml aceite sésamo bio=9,95 EU. Quedo a su disposición para asesorar a usted y a los cubanos que quieran alimentarse macrobióticamente… yo mismo me curé de un cáncer de colon a la edad de 46 años. Las aplicaciones macrobióticas son innumerables e impredicibles. Salud, paz y amor para todos ustedes. ¡VIVA CUBA SOBERANA! Pedro Navarro Torrecillas

    • ariana dice:

      bueno, y entonces cuales son los alimentos que usted considera necesario para la dieta macrobiotica?

    • Tony Sainz dice:

      Estimado Pedro:

      Fui operado por diverticulos y se me extirpo 23 cms de intestino, tuve una colostomia seis semanas y luego cuando me rconectaron extirparon otros 10 cms de Colon, aprovecharon y me extirparon la vesicula porque tenia una piedra muy grande, la ultima operacion fue en Julio pasado, esearia comenzar una dieta basada en estos fundamentos, que me puede aconsejar? actualmente tengo muchisimos gases y a veces colicos. Espero su respuesta, felices navidades.

  2. Pedro Navarro Torrecillas dice:

    Su pregunta tiene amplias y variadas respuestas. Simplificando:
    1) Michio Kushi le da su dieta macrobiótica TIPO. Si se la puede pagar, puede seguirla.
    2) Georges Ohsawa sentó los principios fundamentales de la nutrición macrobiótica. Puede consultarlos.
    3) Si se está enfermo habrá que aplicar una macrobiótica específica a la persona y a la dolencia. Aconsejo acudir a los excelentes médicos cubanos y entrevistarse con un experto macrobiótico. En La Habana los hay.
    4) Nos alimentamos macrobióticamente cuando consumimos los productos que se obtienen lo más cerca posible de donde residimos. Lo ideal sería que fueran naturales, ecológicos. A esto hay que añadirle una masticación pausada, tranquila y evitar los excesos así como todo lo que ¡sabemos! que nos perjudica: alcohol, grasas saturadas, bebidas carbónicas azucaradas, etc.
    5) Ariana, ya ves que la dieta macrobiótica que ha asegurado la continuidad de la vida humana durante milenios, no puede ser la misma para un esquimal, un indio del amazonas, un bereber sahariano, un pescador caribeño, un ciudadano de Madrid, etc.
    6) Ponte en contacto con algún experto o centro macrobiótico cubano para que te faciliten las lecturas básicas que te permitan introducirte en el fascinante, humilde y humano mundo de la macrobiótica.. Yo mismo tengo una “introducción a la historia de la macrobiótica” que puede descargar gratuitammente por internet:: PEDRO NAVARRO TORRECILLAS. MACROBIÓTICA. REVISTA NATURAL.
    Recibe un fuerte abrazo de este enamorado de Cuba y defensor de su soberanía. .

  3. Pedro Navarro Torrecillas dice:

    Querida Ariana. Tengo que decirte algo más. Los cubanos tenéis alimentos que constituyen los cimientos estándares de la macrobiótica: ARROZ ( Estudiar la manera de que podáis combinar el arroz blanco refinado, con el arroz integral de cultivo ecológico sin refinar; así asimiláis todos los minerales del cereal ) . Abundancia y variedad de PRODUCTOS FRESCOS DEL MAR que os aportan aceites y proteínas de alto valor nutritivo y fácil asimilación. PLANTAS AROMÁTICAS para infusiones alcalinizantes, etc..Deliciosos y vitamínicos FRUTOS tropicales. EL MAR CARIBE que os inunda de IONES NEGATIVOS y planta cara a todo tipo de contaminación ambiental… y de tarde en tarde esa copita de ron, ese cigarro de hoja de tabaco puro…y siempre, siempre vuestro optimismo, vuestra alegría de vivir, vuestra solidaridad y capacidad de lucha y sacrificio, vuestra bondad y generoso espiritu de la hospitalidad, vuestra música que es universal, vuestra fuerza y belleza en consonancia con vuestro incomparable pedazo de naturaleza caribeña… y esa fe y capacidad de transformación en aras a asegurar un presente y un futuro pacífico, seguro y enriquecedor.
    Con todo mi afecto. Quedo a tu disposición para contestar cuantas preguntas desees formularme.

  4. Pedro Navarro Torrecillas dice:

    Querida Ariana: Aquí estoy de nuevo contigo para ampliarte algunos alimentos macrobióticos. Además del ARROZ, en cuba disponéis de excelente MAÍZ. Por supuesto que debemos citar los inmejorables FRÍJOLES, que como tú sabes, combinados con un CEREAL proporcionan proteínas de calidad superior. Y qué contar de las semillas del inigualable SÉSAMO, que vosotros llamaís AJONJOLÍ; los macrobióticos lo tostamos con sal marina, lo machacamos con un mortero especial (suribachi) y obtenemos un tesoro llamado (gomasio), calcio y magnesio fisiológico a raudales…Y adiós a la tan temida osteoporosis o pérdida de masa ósea..
    Llegamos a las variadas NUECES O FRUTOS SECOS en general que ingeridos en pequeñas cantidades y perfectamente masticados son fuente de energía de asimilación lenta; nos vamos a centrar en los sabrosos CACAHUETES , o sea vuestro abundantísimo MANÍ ( el manisero llegó… MANÍ, si te quieres con el pico divertir, anda y compra un cucurucho de MANÍ).. Toma buena nota: los estados crónicos de cansancio, debilidad, agotamiento o anemia ( en concreto la anemia ferropínica) son combatidos con total éxito incluyendo en la dieta el aporte de 12 “granos” de MANÍ crudos masticados hasta convertirlos en una papilla antes de tragarlos. Llegamos a la otra PROTEÍNA ANIMAL ( ya hablamos de los peces ). No es imprescindible, pero una o dos veces por semana, cocinada al estilo macrobiótico puede ingerirse carne de pollo, gallina, pavo, conejo, cerdo (sus patas son gelatina natural para mantener la flexibilidad de nuestras articulaciones), etc.. ETC.
    Otro día seguiré contándote cosas de la alimentación “macro”. Todo mi cariño y solidaridad contigo y con mi amada Cuba,socialista y antiimperialista.

  5. Pedro Navarro Torrecillas dice:

    querida Ariana, por favor, dime algo, quiero saber si al menos has leído mis textos. Tengo mucho más que contarte sobre la macrobiótica. No te hagas de rogar,mujer. Espero tus noticias. Besos y hasta pronto. Pedro.

  6. Pedro Navarro Torrecillas dice:

    Amigo Tony Sanz: Acabo de leer su grito de auxilio urgente. Dígame que edad tiene usted. El tipo de trabajo que realiza. La dieta, que según sus médicos, sigue actualmente. Y alguna otra información que crea puede interesarme, como la medicación que le hayan prescrito, si está casado o soltero, etc. etc.
    Aguardo con impaciencia sus noticias y no dude que le aconsejaré lo que más le conviene.
    Con todo mi afecto y solidaridad. Pedro Navarro Torrecillas

Escriba una respuesta