author photo

Danae Suárez: Siempre me he sentido en la responsabilidad de defender valores que son eternos y que por desgracia han quedado olvidados en un mundo que tiende más a la despersonalización del ser humano y ¿Qué mejor lugar que mi país para hacer la tarea que debería asumir cada ciudadano consciente? : Trabajar por una sociedad mejor. Nunca olvido la famosa frase de la Madre Teresa de Calcuta: “Todo lo que hacemos no es mas que una gota en el océano, pero si no lo hacemos, esa gota faltará para siempre” y yo, estoy comprometida -desde mi convicción- a que mi gota no falte.

Donde el tiempo no es dinero

marzo 23, 2011 | | |

Danae Suárez

En la CADECA.

La sociedad moderna vive inmersa en la prisa. El acelerado desarrollo de la tecnología, la alta competitividad en el mercado producida por una sociedad enferma de consumo, la inmediatez con que la información fluye en el mundo a partir del surgimiento de internet, la especulación financiera, son ejemplos, por citar algunos de las directrices que marcan la vida del ciudadano actual del mundo.

Time is Money, reza un antiguo proverbio anglosajón para subrayar la necesidad de optimizar el tiempo al máximo.

En Cuba sin embargo se respira cada día el estancamiento y la falta de prisa. Aquí nadie está apurado. Perder el tiempo, por simple desidia a veces o por que no queda mas remedio en la mayoría de los casos es el destino del cubano.

Incontables son las horas que perdemos a la espera del autobús, o en la cola de la pescadería, o en cualquier trámite legal, o incluso dentro del mismo centro de trabajo.

“Tienes que esperar.” es la frase por antonomasia de las personas dedicadas a la prestación de servicios en Cuba.

Por solo citar dos ejemplos en el 2006 solicité a la compañía ETECSA una extensión de teléfono. Cuando pregunté cuanto demoraban me dijeron que me iban a poner en una lista por falta de materiales.

“Pero yo tengo los materiales”, respondí, “tengo el cable, tengo el teléfono, tengo la cajita.”

“Lo siento mi vida, ‘tienes que esperar’ por la cola”, fue la seca respuesta del otro lado del auricular

Cinco años después, aun estoy esperando a que vengan.

Hace unos días fui a tomar un taxi en CUC, servicio reconozco que es para privilegiados (no está al acceso de todos los cubanos) y que tuve que asumir pues necesitaba llevar a mi abuela al médico con apremio.

Pasados 45 minutos volví a discar para preguntar, cuanto más demoraba el servicio

“Tienes que esperar porque hay pocos carros y todo el mundo los quiere”.

Cola para la guagua.

No tengo que citar muchos más ejemplos. Es frecuente escuchar en cualquier cafetería la frase mágica: “tienes que esperar que yo soy una sola”.

O en el médico, “tienes que esperar porque esto es con calma”.

O en el banco, “tienes que esperar porque la empleada salió un momento o está almorzando”.

O en la tienda de divisas, “tienes que esperar porque estamos en inventario”.

O en la casa de cambio (CADECA), “tienes que esperar porque estamos contando el dinero.

En fin: en Cuba siempre “tienes que esperar”

Me pregunto que sucederá el día en que cada cubano se canse por fin de “esperar” y tome la iniciativa de cambiar “todo lo que debe ser cambiado” como bien dice el concepto de Revolución que definiera el compañero Fidel.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

2 respuestas a “Donde el tiempo no es dinero”

  1. luismi el cronos. dice:

    Nada en demasía.

  2. Margarita dice:

    No te preocupes. Cambiara, desgraciadamente, cuando el tiempo sea dinero. Porque no te quepan dudas que esa ley lo cambia todo.
    Mientras, disfruten. En Europa estan arraigandose bastante los movimientos de Vida lenta, comida lenta, etc, para contrarrestar el estilo de vida superagitado y la comida rapida que tanto daño hacen a la salud. Pero los cubanos alli, en la Isla, tienen ese estilo de manera natural, que unido a la catarsis continua que hacen en sus conversaciones, en su vida “social,” los esta ubicando entre los mas longevos. Que bien!

Escriba una respuesta