La calle 8 de Quito

octubre 20, 2017 | Imprimir Imprimir

Por Fernando Aramis

HAVANA TIMES – “No hay nada más cierto que un día detrás de otro”, así versa un viejo refrán. ¡Cómo iba a creer que las ilusiones que allá por el año 2004 tantas veces imaginé, sucedieran!  ¡Quisiera ir ahora a un lugar donde pudiera tener una buena charla a la cubana y comer un buen plato de nuestra gastronomía! Pero no un lugar con rimbombantes ademanes y excéntricos precios, sino uno asequible a todos, o a casi todos.

-Añoraba por aquellos tiempos.

Todo surgió a raíz del éxodo de cubanos al Ecuador que aconteció en el año 2008 cuando el Gobierno de ese país autorizó la entrada a los cubanos sin necesidad de visa. Llegaron por montones, unos para seguir su viaje a los Estados Unidos, y otros para quedarse y hacer vida al amparo de Los Andes. Muchos vendieron todo lo que tenían en Cuba para venir a probar suerte en la Carita de Dios, ciudad de Quito.

Comenzó entonces un alud de múltiples negocios. Se abrieron agencias de viajes, mecánicas automotrices, restaurantes, cafeterías, panaderías y aquellos que se dedicaron a comprar ropa, para luego revenderlas a un suculento precio en la Isla, este último hasta hoy se mantiene y continúa ofreciendo excelentes dividendos.

Médicos, intelectuales, delincuentes, negociantes, deportistas, profesores, llegó una amplia gama de individuos de diferentes estatus sociales y se asentaron en Quito. Y para ironía del destino, el asentamiento se produjo en una calle nombrada “La Florida”. Así sucedió, porque esa arteria principal quedaba a unas escasas cuadras del antiguo aeropuerto de la urbe, hoy transformado en el parque Bicentenario, y les resultaba práctico para todo aquel cubano que llevaba ropa para vender en Cuba.

Algo ha llovido desde entonces hasta acá. Muchos ya no están, pero los que quedan, cada fin de semana, por algún motivo o sin ninguno aparente, se reúnen en la calle 8 para compartir una buena botella de Havana Club y jugar un escandaloso juego de dominó.

El Pepe Cubela, Mario Valero, El Gilbert, Rafael Nodarse (actual presidente de la asociación de cubanos residentes en el ecuador Acure, organización que patrocina la embajada de Cuba) el profe Raúl, son algunos de los personajes que frecuentan la calle 8, cuyas puertas se abren a diario a todos los cubanos residentes en Ecuador. Aquí impera la amistad y la camaradería.

No importan formas de pensar ni ideologías. Si te gusta el reguetón, o la salsa, o la timba o la música tradicional. Las diferencias no cuentan y no son pretexto para excluir a nadie.

La Ropa Vieja, El Floridita, El Aché, son los restaurantes más frecuentados. Hay de todo como en botica en la calle 8, de Quito. Encuentros, historias, sueños, y alguna que otra querella entre amigos, pero, sobre todo, reina la fraternidad.

Cuando venga a Quito no deje de visitar la calle 8 para que pueda disfrutar de una buena ropa vieja o el sabroso rabo encendido, delicias de nuestra gastronomía. Juan Paz y Miño y la Prensa, es el lugar que la comunidad cubana en el Ecuador ha apodado La Calle 8.

Al final, después de tanto tiempo, mis deseos se tornaron realidad. Con la certeza de que aquí, pese a todo, somos cubanos y que la comunidad es nuestra única y gran familia. Por eso exclamo “No hay nada más cierto que un día detrás del otro”.



Haz un comentario

7 respuestas a “La calle 8 de Quito”

  1. felipe dice:

    SALUDOS A TODOS DESDE RUSIA

  2. Miranda dice:

    Esta es la razón por la cual el gobierno cubano no les da la oportunidad a sus ciudadanos, la dinámica del cubano para progresar es conocida y ellos lo saben, triste tener que salir para poder hacerlo en tierras ajenas.
    Felicidades a estos coterráneos.

  3. Cristina Guerra dice:

    Excelente descripción, seguro entonces debe haber un buen lugar para escucjar buena música y bailar un buen Son Cubano…seguro paso por ahí para apoyar a nuestros hermanos cubanos.
    Gracias la info!!!

  4. el bobo de Abela dice:

    Que bueno que ha ocurrido un asentamiento con los cubanos que han decidido quedarse a vivir y progresar en Ecuador. Yo estuve de visita por esa zona en el momento de mayor auge de la migracion de cubana y el ambiente era deprimente. Visite un par de negocios cubanos y la calidad del servicio era pesima, el ambiente de los aseres se respiraba por todos lados. La bulla, la mala educacion, el desenfado y la chabacaneria del hombre nuevo constrastaba con el comportamiento educado y moderado tipico del ecuatoriano andino. Mas que orgullo senti verguenza que esa fuera la muestra que representaba al pueblo cubano en Ecuador. En ese tiempo surgio un rechazo evidente de los ecuatorianos por la presencia de los cubanos en su pais. Ojala que este grupo de cubanos logre limpiar la mala imagen de Cuba que dejo la oleada migratoria anterior a pies secos, pues si hay un pueblo que siente admiracion y respeto por los cubanos son los ecuatorianos.

    • Atanasio dice:

      Yo tengo amigos cubanos que emigraron a Quito en los 90 y fueron acojidos por la sociedad de forma extraordinaria,, se adaptaron al frio carácter del quiteño y gozaban de mucho respeto. Lo que empezó a llegar después cambio la opinión del ecuatoriano con respecto a los cubanos: música a todo meter, bebedera en las aceras, mulatas con jeans a punto de estallar, chusmeria, robos. Hasta aquellos cubanos ya aplatanados les dieron la espalda a los recién llegados. No por gusto empezaron a aparecer mensajes como “cubanos no los queremos, váyanse”

  5. Luis Rondón Paz dice:

    “No hay nada más cierto que un día detrás del otro”. Fuera de Cuba ¿Verdad?

  6. meresbala dice:

    indeseables, maleducados, mediocres y muertos de hambre en Cuba, indeseables, maleducados, mediocres y muertos de hambre en cualquier otra parte del mundo…. trabajadores, estudiosos, honestos y pobres en Cuba, trabajadores, estudiosos, honestos y triunfadores en cualquier parte del mundo…

    los que vinieron para USA en el 60′ denigraban y detestaban a los del 80′ y luego los del 60′ y 80′ denigraban y detestaban a los de los 90′ y los de los 60′, 80′ y 90′ denigran y detestan a los de los 2000′, la diferencia esta no en lo que ellos u otros piensen de ti sino de lo que seas capaz de lograr sin dejarte afectar por ellos.

    en todos lados hay barrios buenos y barrios malos y hoy en el 2017 vas a ver en los barrios buenos, personas de todos los paises, educados, preparados, trabajadores, sacrificados, estudiosos, barrios limpios, organizados, casas bonitas, jardines podados, carros limpios, gente bien vestida pero si te vas a los barrios malos alli vas a encontrar al delincuente, mal hablados, mal educados, sin educacion ni estudios, con casas sucias, la hierba de 2 metros, carros debaratados, tomadera en las esquinas, chusmeria… y cual es la solucion, quejarse y decir que son pobres por culpa de los ricos que al final resulta que para ellos es rico cualquiera que no sea pobre.

Escriba una respuesta