Ataques sónicos: los cubanos no los toma sentados

octubre 19, 2017 | Imprimir Imprimir

Por Michael Ritchie

En el fondo, la Embajada de Estados Unidos en La Habana.

HAVANA TIMES – Por ahora, todos estamos conscientes de los cargos que circulan por todo el mundo de que diplomáticos de los Estados Unidos de América -y últimamente, incluso, turistas casuales-  pueden haber sido víctimas de “ataques sonoros” que los dejaron casi sordos y casi imbéciles. Hace poco han salido informes infundados de que los turistas estadounidenses que visitaban hoteles como el Capri y el Hotel Nacional también pueden haber sufrido tales agresiones.

En una reacción en cadena, el Gobierno de Trump retiró de su embajada en Cuba a casi la totalidad de sus empleados diplomáticos y despidió a la mayoría de los enviados cubanos de la misión cubana en los Estados Unidos. Del mismo modo, emitió una advertencia a los turistas de su país de que deberían evitar viajar a Cuba debido a tales ataques.

Recientemente salió a la luz una cinta de audio que, supuestamente, a algunas de las víctimas les suena exactamente igual a lo que escucharon en la Embajada estadounidense y en algunas de sus casas. A lo que realmente se parece el sonido es a un grupo de grillos gigantes y enamorados.

El presidente Raúl Castro negó alguna participación de la Isla en los supuestos hechos. En una acción sin precedentes invitó, incluso, al FBI a su nación para que investigara.

Hasta la fecha, ni el FBI, ni el Gobierno cubano, ni nadie más han encontrado al o a los responsables de los enimáticos “ataques”.

Queda una gran pregunta para este observador: ¿Por qué ningún cubano ha sido víctima?

Tengo una respuesta.

Los cubanos no son estúpidos. De hecho, son bastante inteligentes. Se les enseña, incluso desde que son pequeños pioneros, a evitar grandes reuniones de grillos enamorados, si es que quieren crecer y llegar a ser como el Che.

Por eso, hace algunos años, cuando una empleada doméstica en la casa de un diplomático estadounidense escuchó un alboroto cuando estaba limpiando el inodoro, inmediatamente retiró el asiento del inodoro y lo botó. En la parte inferior del artículo en cuestión, ella notó una inscripción que decía: Made by the CIA (hecho por la CIA).

Lo cual, obviamente, explica mucho.

El asunto del “manipulado” ataque del asiento del inodoro se regó entre los amigos de dicha empleada. Y como resultado de eso, cuando usted viaje a La Habana notará que hay escasez de asientos de retrete. No los encontrará en el Aeropuerto Internacional José Martí, tampoco en algunos restaurantes y bares.

Los inteligentes cubanos los eliminaron donde quiera que habían sido instalados.
Entonces, cuando busque utilizar los baños en algunos establecimientos cubanos y piense en quejarse de que no hay un inodoro, piénselo dos veces. Debe agradecer el que se haya ahorrado la casi la sordera y la casi imbecilidad.

Mi teoría, por supuesto, será denegada por la CIA y el Gobierno de los Estados Unidos de América. Tales negaciones, sin embargo, no valdrán ni el papel higiénico en la que están escritas.



Haz un comentario

6 respuestas a “Ataques sónicos: los cubanos no los toma sentados”

  1. Atanasio dice:

    Tremendo pujo. Calladito te vez mas bonito. Lo interesante es saber las causas que han provocado esta crisis y cual es el objetivo de quien lo comenzo.

  2. el bobo de Abela dice:

    Este señor es especialista en inodoros pues siempre están presentes es sus escritos. Raro que no haya visto que en los baños en Cuba no hay papel sanitario y que tal vez también sea resultado de los ataques sonoros.

  3. Haydee Sardiña dice:

    Que articulo tan ridiculo e infantil. Pone en duda hasta la mas minima gota de inteligencia de los cubanos. Es una verguenza que esté publicado en el sitio de Havanatimes.

  4. Miranda dice:

    Como también todos estamos conscientes que al parecer, hayan sido las sonoridades de las peroratas de 10 a 12 horas que el difunto comandante imponía las que hicieron que millones de cubanos se les fuera la inteligencia para los pies y se volvieran como una mezcla no sólo de sordos e imbeciles, sino también de ciegos y mudos.

  5. kamikaze dice:

    Este interesantísimo artículo da pie a las siguientes preguntas:
    1. Por qué tantas referencias del autor a los retretes, fobia a los mismos?
    2.Cuáles retretes prefiere visitar el autor, los privados (digamos en su casa) o los de sitios públicos (terminal de ómnibus, aeropuertos, Coppelia, etc)?
    3.Es el autor un plomero (fontanero) frustrado?
    4. Dónde estaba el autor cuando escribió este “artículo”, en el retrete?

  6. Luis Rondón Paz dice:

    Qué chiste más malo! Humor negro de no muy buena calidad. Lo que me gustó fue la parte de los grillos enamorados y el trauma que parece exponer el escritor con las tapas de retretes, que de paso agregaría que; a mí no me afectó el ataque de sonido porque ni soy YUMA ni tengo asiento de retrete traído de la CIA, aunque me han dicho que son muy cómodos esos asientos.

Escriba una respuesta