Cárdenas, Matanzas a un mes de Irma

octubre 19, 2017 | Imprimir Imprimir

Por Victor Manuel

HAVANA TIMES – Recién tuve el privilegio de visitar Cárdenas, a unas semanas del paso del huracán Irma por el norte de esa ciudad matancera. Recorrí algunas de sus calles y conversé con sus pobladores… incluso visité unos familiares, diría que regresé al lugar donde pasé toda mi adolescencia.

La ciudad Bandera, como se conoce, porque en 1850 fue allí donde por primera vez se izó el pabellón nacional en suelo cubano, fue azotada por más de 24 horas por el huracán Irma en su paso por el norte del territorio nacional, con ranchas superiores a los 250 km/h.

Por su ubicación geográfica y topografía, al estar cerca del mar, sobre todo, en terreno pantanoso, unido al gravísimo problema que presenta la red de alcantarillado, fue víctima de inundaciones considerables, especialmente la zona más antigua. Aún se puede constatar el agua de mar y las residuales en muchas de las calles cardenenses.

Hoy en día, Cárdenas se ve totalmente recuperada, al menos en las principales zonas; cualquiera que llega por primera vez luego del paso del huracán diría lo contrario por el mal estado de las fachadas y lo contaminado de sus calles, pero lo cierto es que eso no fue provocado por Irma, sino que viene de antes.

A pesar de que la gran mayoría de los habitantes constituyen la principal fuerza de trabajo en el polo turístico de Varadero, lo que evidencia el alto nivel de vida de la gente, existe un contraste, poco confiable, del deprimente estado constructivo de la ciudad.

Muchos, lo que hacen es simplemente “no tocar la fachada” y construir hacia dentro. Luego de Irma, en las estructuras más antiguas se pueden apreciar los daños parciales. Tal es el caso de la vivienda del profesor de ETP (Enseñanza Técnica y Profesional) Ricardo Martínez, ubicada en la calle Real y que data de 1892, en un segundo nivel y con piso de madera; la morada fue afectada en casi su totalidad y la respuesta de las autoridades sigue siendo el peloteo, alegando que el inmueble es Patrimonio local.

Lo mismo sucede con la antigua Casa de Gobierno de la ciudad, actual hotel La Dominica, donde el 19 de mayo de 1850 se izó por primera vez la bandera nacional y que se encuentra en peligro de derrumbe, aun cuando antes del meteoro se estaban llevando a cabo “pobres” acciones constructivas.

En mi recorrido pude apreciar las serias afectaciones provocadas a la infraestructura de los centros educativos, principalmente en la Enseñanza Primaria y Media Superior. Al menos 2 instituciones sufrieron graves daños en cubiertas, ventanales y puertas. En una de las escuelas se complicaron las tareas de reparaciones, obligando a una reorganización de los alumnos hacia otros centros. El politécnico José Joaquín Valdez Piar sufrió graves afectaciones en su estructura, lo cual fue causado por el derrumbe de árboles, me contaron.

A pesar de todo, muchos se alegran porque la ciudad recibió el fluido eléctrico mucho antes que el propio Varadero, pero desafortunadamente aún se aprecian los estragos del meteoro, principalmente en los parques, como es el caso del Parque Colón, donde todavía se encuentra parte del árbol que fue arrancado de raíz.

Es notoria también la situación que existe con los materiales de la construcción, que, por orden del Estado, se decidió destinar toda su producción y venta a los damnificados, decisión considerada por algunos como injustas, ya que muchos están envueltos en tareas constructivas y ahora se ven afectados por esas medidas.

Lo cierto es que Cárdenas tardará mucho en mostrar la belleza que la caracterizaba, estaba destruida mucho antes de Irma, solo falta que las autoridades pongan empeño en recuperarla.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería



Haz un comentario

2 respuestas a “Cárdenas, Matanzas a un mes de Irma”

  1. Luis Rondón Paz dice:

    Aménnnn.

  2. Lien dice:

    Yo soy de Cardenas y es incrible como lo verdaderamente desastroso no se muestra en television. Jamas v imagenes reales como estas ni de Cardenas ni de varadero

Escriba una respuesta