Lo que Cuba pierde por su incompetente burocracia agraria

octubre 19, 2017 | Imprimir Imprimir

Por Fernando Ravsberg

Foto: Raquel Pérez Díaz

HAVANA TIMES – ¿Cuánto pierde Cuba por la ineficiencia de su burocracia agraria?

La comercialización de productos agropecuarios cubanos alcanza una cifra cercana a los $7000 millones (CUP) al año, es decir, más de US $290 millones. La suma incluye a los mercados estatales, los de oferta y demanda, puntos de venta, arrendados, cooperativas y carretilleros.

El aporte de los guajiros constituye una mínima parte de lo que el país necesita. Cuba compra en el extranjero el 75% de la comida y para ello gasta US$1900 millones anualmente. Las importaciones podrían ser menores, pero la burocracia agraria pierde el 57% de las cosechas por ineficiencia.

Si los productos que llegan al mercado o al Estado son solo el 43% de lo cosechado, las pérdidas por la incapacidad de quienes dirigen la distribución tienen un valor aproximado de US$165 millones al año, US$14 millones al mes. ¡Casi medio millón de dólares diarios!

Con ese monto se podrían comprar unos 5 mil tractores al año o importar más de 700 mil toneladas de fertilizantes, con lo cual se aumentaría la producción de alimentos, al reducir la importación, una de las principales metas del Gobierno.

Fernando Funes salva más del 90% de lo que cosecha, no es un ser extraterrestre usando técnicas desconocidas, es un cubano trabajando la tierra en Cuba. Foto: Raquel Pérez Díaz

Si Cuba pudiera ahorrar esos recursos que se pudren junto a las cosechas y utilizarlos para adquirir leche, alcanzaría para unos 80 millones de kilogramos, suficiente para abastecer a cada cubano hasta la mayoría de edad.

Si se quisiera invertir en el trasporte de pasajeros lo que la burocracia agraria dilapida, sería posible adquirir anualmente unos 800 autobuses europeos nuevos, con lo cual en 10 años habría más buses en La Habana que antes de la crisis de los 90.

Adelantándome a los que dirán que estos cálculos pueden ser exagerados, aceptaría dejarlos en la mitad y el resultado sería igual de escandaloso: perder US$400 mil diarios, el equivalente anual a 2500 tractores, 500 autobuses o 40 millones de kg de leche.

Constantemente el Gobierno habla de ahorrar, pero protege a uno de los mayores despilfarradores del país, la burocracia agraria. El “mecanismo” utilizado para dirigir el trabajo del campo y distribuir las cosechas ha dado ya demasiadas muestras de incapacidad.

Las importaciones de alimentos podrían reducirse en un tercio si la burocracia agraria no perdiera las cosechas. Foto: Raquel Pérez Díaz

La prensa oficial intenta esconder, justificar o endulzar sus barrabasadas, pero a veces las pérdidas son tan grandes -miles de toneladas de tomates o de mangos podridos– que un periodista o un diputado rompen el “pacto de silencio” y se forma el escándalo.

El Gobierno insiste en mantener ese “mecanismo” sin probar variantes, como un ministerio que se limite a apoyar al campesino o vender medios de transporte a los guajiros para que ellos mismos establezcan un sistema de distribución, sin intermediarios estatales ni privados.

En ingeniero agrónomo Fernando Funes es un ejemplo que pocos quieren ver, en sus tierras cultiva lo que el mercado le pide, tiene su propio sistema de distribución, logra salvar más del 90% de sus cosechas, paga mejores salarios y gana lo suficiente para vivir decorosamente.

No estamos hablando de un sistema de producción japonés, sino de una pequeña finca ubicada en la salida de La Habana, de tierra pobre, llena de piedras y con poca agua. La burocracia agraria parece temer que el ejemplo de autonomía de Funes se extienda y les reste poder.

La burocracia agraria no solo deja de recoger cosechas, además tiene un sistema diabólico de distribución en el que los productos reciben 11 golpes, antes de llegar al consumidor. Foto: Raquel Pérez Díaz

El presidente Trump está cerrando el juego, volviendo a la vieja estrategia de generar miseria entre los cubanos, incluso podría llegar a ser más dura que antes de Obama, porque ahora Washington cerró la válvula de la libre emigración a los EE.UU.

En este contexto, dilapidar los recursos económicos que se dispone debería considerarse un delito contra la nación. Dejar pudrir los alimentos en los campos es, además, muy inhumano en un país en el que los ciudadanos de a pie tienen tantas dificultades para llevar la comida a su mesa.

Sin embargo, no se ha hecho público que se tomará ninguna medida con los dirigentes responsables de las pérdidas de las cosechas, y los organismos del Estado encargados de la recogida y distribución siguen siendo los mismos que cada año sabotean la agricultura.

De poco servirán discursos y consignas pidiendo un mayor ahorro, aprovechar mejor los recursos, aumentar la producción o reducir las importaciones, mientras el Gobierno no sea capaz de dar el ejemplo en un terreno tan sensible para la población como son los alimentos.

Con el dinero que la burocracia agraria pierde se podría resolver el problema de la leche. Foto: Raquel Pérez Díaz



Haz un comentario

9 respuestas a “Lo que Cuba pierde por su incompetente burocracia agraria”

  1. meresbala dice:

    pero la produccion de reuniones, mitines, matutinos, planes, lineamientos, consignas, compromisos, medidas, planteamientos, analicis, criterios, proyectos etc etc etc… todo eso goza de buena salud y de alta eficiencia.

    y en cuanto al ingeniero agrónomo Fernando Funes, le vamos a hacer una visita con una comitiva multidiciplinaria de companeros con sobrepeso y lo vamos a obligar a implementar algunas medidas para ayudarlo, como por ejemplo, tiene que tener un empleado encargado de actualizar el mural con las efemerides, otro que sea secretario del comite de base, otro del PCC, otro que se encargue del FORUM, otro del sindicato, otro que sea jefe de limpieza, otro jefe de cantero, otro jefe de patio, otro jefe de contabilidad, otro jefe de relaciones publicas y por supuesto ninguno de estos cuadros puede ni tocar la tierra pues van a estar todo el tiempo en capacitaciones, reuniones etc etc… y asi, va a ser tan eficiente como el estado cubano.

  2. el bobo de Abela dice:

    Buen tema ha tratado Fernando, pero como siempre haciendo maromas para no tocar la causa verdadera. Me imagino que el productor Funes citado como ejemplo debe estar recordandole su progenitora, pues es posible que la burocracia agraria se ponga para el y alguna ilegalidad que demuestre su falsa ejemplaridad.

    Como siempre Fernando se cuida de la UPEC metiendo a Trump en la ecuacion fatalista, cuando deberia cuestionar al predidente de la burocracia agraria y maximo respondable del desastre nacional. Fernando perdio una buena oportunidad de preguntar por el vaso de leche que prometio Raul Castro hace una decada y que todavia el pueblo sigue esperando.

    • jose dario sanchez dice:

      como dijo Silvio en una de sus canciones,”hay que ser un hombre despierto”…….y ser un extranjero viviendo y teniendo un lugar en el escenario, es muy apetecido en estas sociedades donde la discrepancia seria y sin complicidades, no puede existir y ser extranjero, despierta tantas expectativas como los extranjeros en japon cuando Perry . Por eso, y solo por eso el autor, reparte culpabilidades entre todos, sobre todo el Embargo, Trump. el burocrata , etc , etc. Pero es incapaz de tocar al verdadero culpable : la propiedad estatal y el control politico de estas sociedades comunistas….pues claro que son superiores a las capitalistas…lo dijeron Marx y Fidel….!!!

  3. tito dice:

    Fernando vuelve a jugar con la cadena sin tocar el mono. El ministerio de agricultura funciona de acuerdo a las leyes del gobierno, el ministro lo pone a dedo Raúl Castro, para hacer lo que le digan. Ningún ministro en Cuba tiene iniciativas, y si se le ocurre hacer algo va corriendo a pedirle el visto bueno a Raúl. Políticamente el gobierno es el responsable, no es la burocracia.

    • meresbala dice:

      pero ve a ver el ultimo articulo que le publicaron en havanatimes y vas a ver como a los presidentes americanos los llama por sus nombres y apellidos… pero cuendo la cosa es Cuba jajajaja… es como quien anda en puntillas para no despertar al montruo…

  4. luis v dice:

    Si Cuba se autoabasteciera de comida; entonces se jodieron los viajes al extranjeros y las oficinas en el extranjero , se joden tambien las comisiones por las compras e incluso las “multas” que le agregan estos funcionarios a los precios del mercado internacional; y asi pasa con todos los ministerios. Este malgobierno de Cuba tiene la cara dura de pedir donaciones, inversiones y flexibilizaciones ; mientras que por otro lado le tranca todas las oportunidades de crear riqueza a sus propios ciudadanos; que cinismo!!!

  5. Luis Rondón Paz dice:

    Y te quedaste corto, en todo el País es así. Y para Colmo muchos dirigentes se hacen de la vista gorda porque de arriba les exigen cumplimientos y no innovaciones que se salgan del tecnocrata modelo cubano.
    Y te faltó agregar que de los millones que cuba invierte en importar alimentos, una buena parte va al bolsillo de alguien que no es exactamente el pueblo de cuba.

  6. Marlene Azor Hernández dice:

    La inseguridad alimentaria ha dicho el presidente que es un asunto de “seguridad nacional”.Pero como siempre el gobierno se olvida de sus propias palabras y “la seguridad nacional” en este rubro le vale madre, como dicen los mexicanos.
    Acopio es un engendro gubernamental no lo inventó ninguna burocracia inasible.Toda la burocracia cubana ha sido creada y sigue mantenida como política del gobierno.La política gubernamental es errática en la agricultura como en todo lo demás.Pero no hay mecanismos para contestarlas: ese es “el socialismo cubano”
    En Cuba está prohibido discutir las políticas públicasy los Derechos Humanos en la opinión pública nacional.El viejo cuento de una burocracia inasible es la manera de crear un fantasma que nadie dice de dónde viene y desresponsabilizar al gobierno de su incompetencia.De la burocracia inasible hablaban los soviéticos en la década de los 70s en la ex URSS: el viejo cuento de no tocar a los decisores.

  7. El inagotable dice:

    En Che Guevara Presente, una antologia minima, Preparado por la Editorial Ocean Presss y el Centro de Estudios Che Guevara de La Habana. Primera edicion, 2 004, sobre la reforma agraria dice que le darian tierras al campesino gratuitamente, Ja Ja Ja.. pero en realidad se las quitaron.

    Asegura que Cuba competiria con “las monstruosas industrias capitalistas, que luego de satisfacer el mercado interno, tendrian excedentes agricolas para exportar. . y que desarrollarian una flota mercante.

Escriba una respuesta