author photo

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.

La posición de la mujer

octubre 18, 2017 | Imprimir Imprimir

Irina Pino

Foto: Bryon Motley

HAVANA TIMES – Objeto sexual, esclava sexual, muñeca de biscuit, por décadas se le prohibió el derecho al voto. Pocas han sido presidentas de una nación. Estuvo reducida a parir sin poder evitarlo, condicionada al hogar casi por decreto.

Por otro lado, la mujer científica, estudiosa, ha tenido que probar el venenillo de los hombres y hacer demostraciones de su valía para imponerse ante el poder supremo de ellos.

Vilipendiada por ser artista ha tenido que usar seudónimos masculinos en la literatura. Ciertos machistas literarios aíslan y catalogan a la mujer que escribe dentro de la mal llamada “literatura femenina”. La literatura es una sola. Virginia Woolf lo plasmó en su extraordinario ensayo Una habitación propia, donde reformula su visión de la mujer dentro de la literatura.

A través del tiempo se les ha impuesto reglas patriarcales, sometidas a su juicio por lo que hacen y cómo lo hacen.

Todas las bailarinas de cabaret son putas, también las actrices, cantantes, las que son diferentes;  la mujer es puta por naturaleza…, o lesbiana, si es demasiado fuerte, dicen ellos…

Como alma mater, les toca o les endosan ocuparse de los enfermos en casa, en hospitales, hasta el límite de sus fuerzas, cerrarle los ojos a los moribundos cuando llega la hora. Las mayores cuidan a sus padres envejecidos, a veces sin ayuda alguna.

Crían a sus hijos, sobrinos, nietos, generaciones enteras pasan por sus manos.

Muchas guardan silencio y lo que tienen es ganas de gritar improperios al marido, en una casa que se comparte porque no hay otra. Doblegarse ante el imperioso deseo del macho, aunque no se quiera el contacto físico. Se enteran de que el marido tiene hijos con otra mujer y lo tienen que asumir…

Foto: Byron Motley

Cuando alguna mujer abandona a un hijo y al hogar es peor que el diablo; va por ahí marcada con el estigma de “madre desnaturalizada”…, sin embargo, los hombres lo hacen con frecuencia y no son criticados como se merecen.

Las féminas tienen que aguantar que le digan piropos obscenos y cuidarse de algunos frescos que intentan tocarles el trasero; escuchar a acosadores con sus propuestas sexuales…

En el mundo cada día aumenta el feminicidio perpetrado por hombres.

¿Por qué es a la mujer a la que violan, a la que lapidan en muchas culturas, que incluye a la cultura árabe con sus innumerables atrocidades?

Pasarán años quizás, pero habrá que hacer desmantelamientos de todo tipo, para que la mujer sea considerada por todos, como un sujeto social con luz propia.



Haz un comentario

4 respuestas a “La posición de la mujer”

  1. tito dice:

    Todo eso es cierto pero no puedes negar que algo se ha avanzado. En el caso de Cuba la mujer que esté en alguna de esas situaciones es porque quiere, y me gustaría que hagas un artículo de las muchachas que sin necesidad proyectan una actitud machista, por ejemplo, ya no hay bailes sensuales, son grotescos.

  2. Roberto Madrigal dice:

    Tienes mucha razón Te faltó uno de los peores estereotipos: Un hombre con tres amantes es un cabrón, una mujer con dos es una puta.

    • Vikktor dice:

      Bueno, al hombre con tres amante, en Cuba se le considera un “bárbaro”. En Cuba a esta palabra no se le dá su sentido original. En Cuba, “bárbaro” es algo o alguien eficiente, bien hecho, de calidad.

  3. Luis Rondón Paz dice:

    Deprimente.

Escriba una respuesta