author photo

Rosa Martínez: Soy una colaboradora más de Havana Times, profesora universitaria y madre de dos niñas bellas y malcriadas que son mi mayor felicidad. Mis grandes pasiones son leer y escribir y gracias a HT puedo cumplir con la segunda. Espero que mis escritos contribuyan a tener una Cuba más inclusiva más justa. Espero que algún día pueda mostrar mi rostro junto a cada uno de mis posts, sin temor a que me llamen traidora, porque no lo soy.

Historia de aquí y de allá

octubre 18, 2017 | Imprimir Imprimir

Rosa Martínez

Foto: Ali Assef

HAVANA TIMES – Danay y Juan son los nombres de dos jóvenes cualesquiera de los muchos que en Cuba desean emigrar desde hace mucho tiempo.

Nacieron y se criaron durante el cruento periodo especial y se hicieron adultos en medio de esa etapa de transformaciones del socialismo cubano que a veces nos llena de dudas, pues no distinguimos con certeza si es un socialismo verdadero o un capitalismo de pobres solamente.

Ellos no se parecen a mi generación (de 45 a 50 años) mucho menos a los más viejos, tampoco piensan como los que ahora mismo que tienen 14 o 16, esos son más inconformes aún.

Danay y Juan han sobrevivido en la era de las comunicaciones avanzadas, teléfonos móviles, Internet, el paquete, los viajes al extranjero, la apertura de Cuba al mundo y del mundo a Cuba.

No necesitan ver una película, ni escuchar a un extranjero para conocer cómo se vive fuera de nuestras fronteras. Tienen un tío, un primo, un padre, un vecino que va y viene y cuenta de primera mano cómo está todo en Miami, en Roma, en Toronto, por solo citar algunas de las ciudades que han acogido a miles de cubanos.

Danay y Juan  se cansaron de esperar por los cambios prometidos de una Isla más justa e inclusiva, con mayor desarrollo económico y mejor futuro.

Entonces, tomaron la difícil decisión de que él se arriesgaría solo a ir a Estados Unidos;  de lograrlo, buscaría la forma más segura de sacarla a ella después; la amaba demasiado para exponerla sin conocer bien; además ya no eran dos, sino tres, se incluía una bebé de tres años.

Juan llegó a tierra estadounidense en el verano de 2015. Los primeros meses fueron de euforia y alegría, por haber alcanzado el sueño de tantos años. Más tarde llegó la nostalgia por los que quedaron atrás, pero eso solo dio paso a luchar con uñas y dientes para pagar la peligrosa travesía de sus dos amores.

Tiempo después hizo varios contactos en Centroamérica, era questión de que ellas salieran para Ecuador, Guyana o cualqueir otro país que permitiera su entrada y después sus “amigos” se encargarían.

Pero ocurrió el tranque masivo en Nicaragua y no le gustaron nada las imágenes de sus coterráneos varados en América, mucho menos pasando trabajo y sabe Dios cuántas cosas. Debían esperar un poco, la desesperación no es buena consejera.

Resuelto el problema de Costa Rica, listas para partir, Mister Obama antes de dejar el mandato elimina la ley de Pies Secos Pies Mojados, que como un cubo de agua fría cayó sobre la pareja de enamorados que quedó con pasaje y todo en mano, sin mencionar la venta de lo poco que les quedaba en Cuba.

Pero los cubanos somos luchadores y no perdemos nunca la esperanza. “Mi amor, tranquila, dentro de poco tendré el permiso de residencia y comenzaré a luchar por la reunificación”, así dijo el esposo a su familia, especialmente a la pequeña que no entendía por qué  no puede besar o abrazar a su papá y solo lo ve a través de la fría pantalla de un celular.

Residencia estadounidense en mano y finalizando el proceso de reunificación familiar se encontraba la pareja cuando llegó la otra mala noticia de que el Gobierno, ahora de Trump,  decidió congelar la entrega de visas y trámites consulares de su oficina en La Habana.

Y aunque el Departamento de Estado de Estados Unidos acaba de anunciar que mantendrá el programa de reunificación familiar, ya Danay y Juan no saben ni qué pensar. Ya no están  tan seguros de lograr reunirse un día.



Haz un comentario

3 respuestas a “Historia de aquí y de allá”

  1. Luis Rondón Paz dice:

    Ellos se reunificaran, ya veras.

  2. Lucia Gonzalez dice:

    No se por que el mal llamado “periodo especial” fue “cruento” pero bueno…

  3. el bobo de Abela dice:

    Con todas las dificultades que han vivido mantienen la esperanza viva porque saben que la reunificacion familiar es un derecho que ofrecen las leyes de los USA, pero en cambio en Cuba ni siquiera tenian derecho a tener esperanza de un futuro mejor. O me equivoco.

Escriba una respuesta