author photo

Verónica Vega: Por años me fue difícil elegir entre escribir, pintar o danzar. Escribir resultó lo más rentable e inmediato. Vivo en Alamar, un proyecto de ciudad abortado, que sólo respira por lo que queda de la naturaleza, por la alternatividad cultural, y sobre todo, por la voluntad infinita del alma humana. No me considero periodista. Escribir en Havana Times ha sido sólo una oportunidad para decir lo que creo que se puede mejorar en Cuba.

Nosotros decidimos

octubre 14, 2017 | Imprimir Imprimir

Verónica Vega

La bienvenida a la actividad.

HAVANA TIMES – El pasado 10 de octubre y bajo el eslogan Los árboles no son el problema, artistas, ecologistas y amantes de la vida en general participamos del performance Conexión Humana para la Rehabilitación Forestal. Una celebración no oficial, al inicio de la Jornada de la Cultura Cubana, que incide muy puntualmente en el panorama que nos legó el huracán Irma.

En una pradera ubicada en Calle 100 y Línea de Ferrocarril, a la entrada de Marianao, el joven artista plástico Raúl Meriño Recio trazó 3 círculos concéntricos, el mayor con un radio de 10 metros.Como parte de la acción colocó un tocón de palma encajado en un neumático.

Al círculo del centro apuntaban varias líneas donde se ubicaron personas con las manos enlazadas. Pero antes, todos colaboramos en cubrir el dibujo con cabello humano, ya recolectado, aunque también los que quisieron se hicieron una tonsura para unir su mechón a este elemento identitario.

En el círculo externo se sembraron 10 palmas, y en el centro del diseño total se plantó una ceiba. Este axis constituyó la médula dramática del performance, cuando el joven Leandro Castillo Cárdenas improvisó con su clarinete una melodía que simbólicamente transfería el espíritu de la palma talada, a la joven ceiba. Como todos los instrumentos de viento, el clarinete se hace sonar por medio del aliento, que es la expresión de la vida.

Raúl Meriño es graduado de la Academia de Artes San Alejandro y realizó esta acción plástica en coordinación con el proyecto ecologista El Guardabosques, una alternativa en acción y comunicación ambiental.

¿Cómo surgió la idea del performance?

El artista explica pieza que estamos a punto de realizar.

Raúl Meriño: La idea original vino por la tala de una palma que pertenecía a mi edificio. El tocón se pudrió y se desprendió de la raíz, y yo lo aproveché para conformar una pieza. Inicialmente lo utilicé para hacer una instalación en la costa de Alamar, pero fue un performance a escala mínima, no como este, en el que participaron alrededor de 60 personas.

Esta acción es la culminación de un ciclo del proyecto Artivismo Verde Cubano, que comenzó con la promoción de piezas de pintura e ilustraciones de artistas cubanos y extranjeros en los boletines y en el website del proyecto El Guardabosques, y seguirá promoviendo cada mes a un artista diferente que haya trabajado la problemática ambiental y forestal.

¿Qué fue lo más difícil en el proceso?

Conseguir los materiales e instrumentos, porque todo escasea en las tiendas, ese es el talón de Aquiles de los artistas cubanos, a veces no puedes encontrar lo que necesitas ni en el mercado negro y es preciso apelar a alternativas de recursos para expresar una idea que quieres transmitir. Por eso muchas de mis obras se fundan en el reciclaje de materiales.

¿Cuál era el propósito del performance?

Cuando tuve la idea a partir de la palma talada, al pensarla en gran escala me di cuenta de que se podía mostrar la conexión entre el ser humano y su entorno. A través de la presencia del cabello humano como símbolo identitario y llamar la atención sobre el peligro de la deforestación. Entonces, transpolar el espíritu de la palma devastada hacia la ceiba que se sembró. También para mí era muy importante el factor de la espontaneidad. Cómo se integraron a la acción las personas, y hasta el proceso de documentación, todo fue espontáneo. Era una forma de apoyar y de emular a la naturaleza: en ella nada es forzado.

Una de las palmas sembradas.

¿Por qué el destinatario del alma de la palma muerta, era una ceiba?

Por el sentido espiritual que tiene en la cultura cubana, en la tradición, por el sincretismo religioso.

¿Qué aporta el elemento del cabello humano, que has empleado en otras de tus obras?

El cabello, como material, se puede incorporar fácilmente a una obra plástica por su misma consistencia y textura. Y además de perdurar en el tiempo, almacena el ADN del individuo, su etnia, todo… así que constituye un increíble registro de identidad.

¿El performance incluye dar seguimiento a los árboles que se plantaron?

Sí, claro, yo cada vez que pueda aprovecharé para ir y el equipo del Guardabosques siempre le da seguimiento a los árboles que siembra. También días antes hicimos la promoción del evento y tratamos de involucrar a la comunidad, hasta me apoyaron con agua y materiales, como la marmolina y la lechada que se usó para hacer el diseño en la hierba. Hubo niños que pasaron después, vieron el dibujo y lamentaron no haber participado.

¿Qué significa Los árboles no son el problema?

Fue el slogan que se eligió para llamar la atención sobre la problemática de la deforestación, la frase contiene en sí una respuesta: el problema no es la naturaleza, es el ser humano. Nosotros somos los responsables, los que podemos influir en nuestro entorno en un sentido negativo o positivo. Nosotros somos la solución.Nosotros decidimos si talar un árbol o trasplantarlo, o si es posible rediseñar un espacio urbano para que los árboles no nos afecten.

¿Tienes pensadas acciones plásticas semejantes a esta?

Conexión humana

Creo que este performance inevitablemente va a generar otros con el tema de la ecología. Y quisiera señalar que me siento muy agradecido al equipo del Guardabosques, son muy eficientes organizando y convocando. Yo solo no hubiera podido materializar esta idea. También quiero reconocer a todos los que participaron, porque, aunque se puso a disposición una guagua, hubo gente que llegó por sus propios medios; también quienes no pudieron ir, pero avisaron a otros que sí fueron.

En el evento había varias personas que se definen anticapitalistas. ¿También te defines así?

Creo que los extremos son malos. No me considero ni antisocialista ni anticapitalista. Prefiero ser de espíritu libre. Lo que me interesa es expresarme. Si mi trabajo influye en una crítica al capitalismo, bien, pero hay criterios que me interesa defender y veo que se contradicen lo mismo en un sistema que en otro. Creo que lo ideal sería poder tomar lo bueno de cada sistema para constituir algo nuevo, y así con todo, hasta con las religiones. Al final es el ser humano quien crea los conceptos que nos dividen, en lugar de crear lazos que nos unan.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería



Haz un comentario

Una respuesta a “Nosotros decidimos”

  1. Luis Rondón Paz dice:

    Mejor espíritu libre, eso te da la libertad de volar lejos y adaptarte a cualquier régimen.

Escriba una respuesta