author photo

Rosa Martínez: Soy una colaboradora más de Havana Times, profesora universitaria y madre de dos niñas bellas y malcriadas que son mi mayor felicidad. Mis grandes pasiones son leer y escribir y gracias a HT puedo cumplir con la segunda. Espero que mis escritos contribuyan a tener una Cuba más inclusiva más justa. Espero que algún día pueda mostrar mi rostro junto a cada uno de mis posts, sin temor a que me llamen traidora, porque no lo soy.

El pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla

octubre 10, 2017 | Imprimir Imprimir

Rosa Martínez

La necrópolis de Santa Efigenia, en la ciudad de Santiago de Cuba. Foto: sierramaestra.cu

HAVANA TIMES – Hoy se realizó en la necrópolis de Santa Efigenia, en la ciudad de Santiago de Cuba, el acto por la conmemoración de la histórica fecha del 10 de octubre, día en el que Carlos Manuel de Céspedes, uno de los hijos más ilustres de la Patria, le diera la libertad a sus esclavos y quedara marcada la fecha como el inicio de nuestras luchas por la independencia.

Para algunos, mis palabras pueden parecer grotescas, fuera de moda, obsoletas, y el acto del que hablo, algo innecesario, repetitivo, y sin importancia alguna.

Un acto en realidad no significa nada, no es más que un simple recordatorio de lo que sucedió en un día tan lejano que hoy se puede sentir tan desconocido, tan frío.

Pero la verdad es: ¿a qué cubano no se le agitó el corazón al leer (conocer) los detalles de aquellas gestas históricas que nos hicieron lo que somos hoy?

Quién no se emocionó cuando supo de aquel hombre de alta posición social que se olvidó de toda su riqueza y liberó a sus esclavos convidándolos a luchar juntos contra el dominio español.

Qué corazón no se encoge con la historia de la corajuda mujer negra y gigante, madre de todos los cubanos,  a quien las fuerzas de España quemaron todos sus bienes y mataron a varios de sus hijos.

Pero Mariana Grajales no tuvo momento de flaqueza, vivió en cuevas, parajes baldíos, siempre cerca de la batalla por la libertad. No satisfecha con haber dado a la Patria la vida de buena parte de su prole, le dijo al más pequeño de sus hijos que solo tenía 13 años: “Y tú, empínate, porque ya es hora de que te vayas al campamento”.

Mucho tenemos que agradecer todos los cubanos a los Grajales Maceo, pero entre tantas mujeres y hombres memorables resalta la figura de Antonio Maceo cuando se negó a firmar el bochornoso Pacto del Zanjón y protagonizó una de las páginas más gloriosas de la historia de Cuba: La Protesta de Baraguá.

Todas esas historias regresan a nuestras mentes cuando llegan fechas como las de hoy, pues como bien dijo un compañero de HT, tomando prestado las palabras de otro cubano, el pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla.



Haz un comentario

15 respuestas a “El pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla”

  1. chivatoNato dice:

    “…y se encontraran los del machete aguerrido,
    con el ultimo heroe que hasta hoy se ha perdido,
    juntos gritaran sera mejor hundirnos en el mar
    que antes traicionar a Gloria que se nos ha perdido”

    y por eso seguimos viviendo el comunismo que nos esta comiendo por un pie. tanto patrioterismo barato que nos carcomio todo el cerebro, empezando por la historieta de que ya le estabamos ganando la guerra a los espanoles, todo para no reconocer que la libertad de cuba paso, pasa y pasara por los eeuu.

    • EDUARDO dice:

      ….si la libertad de cuba paso,pasa y pasara por los usa…de que libertad estamos hablando???…ser libres como puerto rico y que nos traten como ciudadanos de tercera???…

      • cuco dice:

        bueno edu, si no te quieres dar cuenta es tu problema, hoy la libertad no pasa por ahi porque no la hay, pero la subsistencia si porque estamos detras de la moneda del enemigo a cada segundo.

      • Miranda dice:

        Si Eduardo, es preferible a tener que vivir bajo la “libertad” castrista. Tú mejor que nadie lo sabes cuando te fuiste echando para Mexico.

      • Licantropo dice:

        Bueno si tan libre y feliz eras en Cuba, porque no vives allá, nunca entenderé a los “guseñeros”, son tan inconsecuentes…

  2. kamikaze dice:

    Rosita, cuando vayas a visitar los sepulcros del Padre de la Patria y de Mariana Grajales los encontrarás en nueva ubicación.

  3. Miranda dice:

    Mi Reina, ese ha sido el daño más difícil de reparar en un futuro. Nos han borrado la historia.,

  4. Tania dice:

    La historia siempre esta manipulada. Y el sentimiento patriotico y todos esos actos conmemorativos son usados por lo politicos para sus propios fines propagandisticos. Tambien me parece que el culto a la personalidad es una aberracion. Todos son seres humanos con defectos y virtudes. En fuentes alternativas aparece un Maceo autoritario, quien sabe en que hubiera devenido como politico.

    • Roberto dice:

      en fuentes apatridas y racistas son las que aparecen tales comentarios con el fin de demonizar la figura de MACEO, en baragua no solo estuvieron negros sino tambien blancos, todos eran maceistas, jamas dejaron caer la espada porque la TREWITA que proponia martinez campo no resolveria el problema de la esclavitud ni la independencia, claro a muchos patriotas entre comillas que le importaban de que siguiera la esclavitud si muchos eran dueños de los mismos, era su base economica, siempre pensando en el YO,Citame las fuentes de tales articulos, sin maceo ni gomez la guerra no hubiese llegado nunca al occidente,marti lo sabia muy bien por eso a pesar de sus diferencias logro unir a los 3 en un solo proposito ,lograr la independencia de CUBA, o al menos morir en el intento, sin patria pero sin amo y cuando digo amo ya sabemos a quien nos estamos refiriendo en ese contexto, HONRAR HONRA. GLORIA ETERNA A CARLOS MANUEL DE CESPEDES, padre de la patria, GLORIA ETERNA a MARIANA GRAJAES; MADRE DE LA PATRIA; GLORIA ETERNA A MARTI; NUESTRO APOSTOL; GLORIA ETERNA A MACEO EL TITAN DE BRONCE y todos aquellos patriotas que han caido o han de caer.

      • cuco dice:

        patrioterismo barato y sin analisis, ya marti lo habia advertido en gomez “no se gobierna un pais como se controla un campamento militar”, el apostol pudo ver trazas de dictador, las hazanas no quita que dentro existiera un tirano

        • Roberto dice:

          no existe el patrioterismo barato, se es patriota y ya si tu eres apatrida por conveniencia es tu problema, a quien llamas tirano me imagino que no a Maceo supongo.

          • chivatoNato dice:

            usted que peleo junto a maceo lo debe saber mejor que nadie, nos podria dar entonces ejemplos de que no escondia un tirano dentro, por encontronazos y desacuerdos con marti existen muchos, hasta paginas arrancadas de un diario que sabra Dios por que no estan en su lugar. un lider civico en su proceso de convencimiento de militares de alto calibre (nadie lo niega) como Maceo y Gomez, no quita que reconociera el tirano escondido que podria estar dormido dentro. por cierto, sabia usted que Gerardo Machado fue coronel en la guerra de independencia? despues que probo las “mieles del poder” que sucedio? No venga usted con patrioterismos baratos, los hombres, hasta hoy no son perfectos ni dioses.

  5. Luis Rondón Paz dice:

    Bueno, la historia de cuba está tan tan tan pero tan medianamente contada.

  6. chivatoNato dice:

    tumbaron a un dictador de 7 años para poner uno por casi 60, la matematica indica que fue malisima inversion. la recuperacion va a ser muy, muy dolorosa

  7. Filibustero dice:

    Miriam Celaya, La Habana | Octubre 10, 2017

    En una sencilla nota de solo cuatro párrafos la prensa oficial cubana informó ayer de un hecho tan inesperado como insólito: este martes, coincidiendo con el 149 aniversario del inicio de la Guerra de Independencia, tendrá lugar en el cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba, “el acto político y ceremonia militar de inhumación de los restos de Carlos Manuel de Céspedes y Mariana Grajales”.

    Como si no fuera suficientemente ofensivo a la memoria de José Martí –quien empeñó su vida y encontró la muerte en pos del sueño de una república de cubanos libres– la imposición, en la cercanía, del hermoso monumento funerario que honra su memoria de un horroroso peñasco mortuorio que guarda los restos del autócrata que destruyó el breve espejismo republicano y cortó de raíz todas las libertades ciudadanas, ahora las autoridades de la Isla se arrogan el derecho de disponer a su arbitrio de los restos mortales de otros próceres de la patria, como si de su heredad particular éstos se tratasen y no del patrimonio espiritual de toda la nación.

    Y lo hacen, obviamente, con la implícita intención de multiplicar el culto al Difunto en Jefe, su majestad Castro I, equiparándolo a los padres fundadores de la nación cubana, si no subordinando a éstos a su alrededor.

    Pero la impunidad de la cúpula verde olivo es tan inmensa como su soberbia. Bastaría recordar que hace 146 años por un supuesto ultraje contra la tumba de un periodista español en la Cuba colonial fueron fusilados ocho estudiantes de medicina.

    Parece que los restos mortales del Padre de la Patria, que fueron vejados y exhibidos públicamente en Santiago de Cuba por el poder colonial español en 1874, no acaban de encontrar el merecido reposo.

    Tal costosa movilización de monumentos funerarios –el de Céspedes y el de Mariana– resulta aún más inexplicable en un país donde las carencias materiales y financieras son cada vez más acuciantes, y donde hace pocas semanas un fortísimo huracán destruyó una significativa parte del fondo habitacional de los cubanos más humildes e insolventes. Solo “para que en lo adelante el pueblo cubano y visitantes extranjeros puedan rendirle tributo a ambos en forma más expedita, junto al que le brindan al Héroe Nacional José Martí y al Líder Histórico de la Revolución Cubana, Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz…”.

    La codicia oficial en pos de los dólares no se detiene ante nada. He aquí que la memoria histórica de la nación, esta vez utilizando los huesos de los más significativos difuntos, se subordina a la industria turística.

    Pero en la decisión de movilizar la necrofilia oficial en servicio de los particulares intereses del Gobierno no solo han sido excluidos los cubanos comunes. Manuel Hilario de Céspedes y García Menocal, obispo de Matanzas y descendiente de la estirpe familiar del Padre de la Patria, no fue consultado al respecto. Tampoco otras autoridades eclesiásticas importantes, como Juan de Dios, obispo auxiliar de La Habana y secretario de la conferencia de obispos católicos de Cuba.

    Por su parte, Oscar Márquez, canciller del Arzobispado de Santiago de Cuba, no solo no recibió información previa de la exhumación, sino que tampoco su oficina ha recibido hasta el momento invitación alguna para oficiar una ceremonia católica que honre los restos de tan insignes cubanos, indiscutiblemente católicos, lo que demuestra el rampante desprecio de la elite militar por todos los valores, sentimientos y tradiciones de la nación.

    Aunque, la profanación de sepulcros insignes y de la memoria patriótica de la nación es una vieja práctica de esa autocracia. Por ejemplo, en 1987, a la muerte de Blas Roca Calderío, un viejo líder comunista devenido fiel servidor del castrismo, su cuerpo fue sepultado ni más ni menos que en el Cacahual, muy cercano al mausoleo que guarda los restos del general Antonio Maceo Grajales, uno de los héroes más relevantes de las guerras por la independencia de Cuba, en lo que constituyó un vejamen a todos los que en la República erigieron su mausoleo a partir de colectas públicas y privadas.

    Nada es sagrado para la autocracia cubana: ni la memoria, ni los héroes de la nación, ni los símbolos que fingen honrar, ni los hijos herederos de la historia patria. Cuando finalmente este 10 de octubre quede consumada la conjura, el Gobierno solo habrá sumado una injuria más contra Cuba. Sin embargo, el peor vejamen no es la profanación del poder, sino el silencio aquiescente de quienes deberían ser los verdaderos guardianes de la memoria histórica que nos hizo nacer como pueblo: los cubanos.

Escriba una respuesta