¿Qué supone la inclusión de Venezuela en el veto migratorio de Trump?

septiembre 25, 2017 | Imprimir Imprimir

Por Sara Barderas (dpa)

Trump y Maduro.

HAVANA TIMES –  Expirado el plazo de vigencia del controvertido veto migratorio que impedía entrar a Estados Unidos a los ciudadanos de varios países de mayoría musulmana, Donald Trump lo reemplazó por otro en el que suma a la lista tres nuevos Estados, entre ellos Venezuela.

La inclusión del país latinoamericano, aseguran analistas, se enmarca en las acciones de castigo del presidente Trump al Gobierno de Nicolás Maduro ante su deriva autoritaria, pero también en un intento de hacer frente a la acusación de islamofobia del veto ya que Venezuela -y Corea del Norte, también incluida ahora- no son países de mayoría musulmana.

¿Cómo justifica el Gobierno de EEUU haber sumado a Venezuela?

El argumento general del veto migratorio es impedir la entrada a Estados Unidos de posibles terroristas u otras personas que puedan poner en riesgo la seguridad del país.

Trump alega que Venezuela no ha cooperado con Estados Unidos en esta materia. “El Gobierno de Venezuela no comparte adecuadamente información relacionada con la seguridad pública y el terrorismo”, indica el nuevo documento firmado por el mandatario.

No es la primera vez que el Gobierno de Trump expresa esta idea: el informe anual sobre terrorismo del Departamento de Estado, publicado en julio, ya acusaba a Venezuela de no cooperar “totalmente” en materia antiterrorista.

Hay “informaciones creíbles de que Venezuela mantuvo (en 2016) un marco permisivo que permitió el apoyo a actividades que beneficiaron a conocidos grupos terroristas”, indicó el Departamento de Estado citando a las FARC, el ELN, ETA y Hizbolá.

 

Aseguró además que la seguridad fronteriza en puertos de entrada a ese país es “vulnerable y susceptible de corrupción”.

¿Afecta este veto migratorio a todos los venezolanos?

La nueva orden de Trump prohíbe la entrada a Estados Unidos a los funcionarios gubernamentales venezolanos que considera responsables de que no tenga lugar esa cooperación en materia de seguridad que reivindica. Extiende el veto a sus familias.

Se trata de funcionarios sin identificar del Ministerio del Interior; de Relaciones Exteriores; del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería; del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas; y del Servicio de Inteligencia Nacional.

Además, ciudadanos venezolanos con visa de entrada a Estados Unidos estarán sujetos a medidas adicionales de control. No obstante, la orden, que entrará en vigor el 18 de octubre, no detalla quiénes son esos ciudadanos ni cuáles esas medidas.

¿Se trata entonces de nuevas sanciones a Venezuela?

Formalmente es una medida distinta a las sanciones que Trump ha ido imponiendo en los últimos meses contra funcionarios del Estado venezolano, incluido el propio presidente Maduro, y las medidas financieras que se aprobaron en agosto para asfixiar a su Gobierno.

La intención del veto migratorio es oficialmente impedir la entrada de personas que puedan poner en riesgo a Estados Unidos y a los estadounidenses.

Las sanciones impuestas hasta ahora buscaron castigar a Maduro y a su Gobierno por los pasos dados hacia lo que Trump califica de dictadura e intentar que dé marcha atrás en ellos.

“Es no obstante otro paso en el intento de la administración Trump por castigar al Gobierno de Maduro y presionar para un cambio de comportamiento hacia un orden democrático”, dice sin embargo a dpa Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, un reconocido ‘think tank’ de Washington.

Pero “es difícil pensar que esta medida pueda ser más efectiva que las sanciones previas, tanto contra individuos como las financieras, que hasta ahora no han tenido los resultados pretendidos”, añade.

¿Sirve sumar a Venezuela para disipar la sospecha de islamofobia?

Funcionarios que han participado en la redacción del nuevo veto migratorio indicaron que la inclusión de Venezuela y de Corea del Norte en él hace que pierda fuerza la acusación de islamofobia que ha acompañado la medida desde su origen.

Desde su aprobación en enero, el veto migratorio sufrió varios reveses judiciales y fue muy contestado con protestas.

La incorporación de Venezuela a la lista “ha sido diseñada para colocar esta política sobre una base legal mejor y mostrar que no es antimusulmana”, indica Shifter. “Pero no convencerá a los críticos. Lo verán como un disfraz, como un truco”, añade.

“Sigue siendo una prohibición musulmana”, asegura la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés).



Haz un comentario

Escriba una respuesta