Un remedio peor que la enfermedad

septiembre 8, 2017 | Imprimir Imprimir

Universidad Avileña cierra carrera de lengua en respuesta a declaraciones de una estudiante a la prensa alternativa. Los estudiantes protestan ante la decisión

Por Victor Manuel

La Universidad Máximo Gómez Báez (UNICA) de Ciego de Ávila.

HAVANA TIMESEl pasado 4 de septiembre comenzó en todo el país el curso escolar 2017-2018, así también lo hizo la Universidad Máximo Gómez Báez, (mejor conocida como UNICA) de Ciego de Ávila, pero, lo que les esperaba a los estudiantes de 4to y 5to años de la Licenciatura en Lengua Inglesa y Francesa ha sido todo un acontecimiento para el Sistema de Enseñanza Superior en la Isla.

Esta Universidad ha sido escenarios de varios hechos, aún sin esclarecer, como la destitución (por causas misteriosas) de la rectora a finales del curso pasado (Junio) y que todavía hoy no se ha informado las causas a los estudiantes y profesores.

Según la información, consultada con la UNICA, los estudios de Licenciatura en Lengua Inglesa y Francesa han sido cerrados totalmente, puesto que “la Universidad no cuenta con la posibilidad de hacer frente a la graduación de los estudiantes”, así lo expresó Dalia Rodríguez (funcionaria del centro) con la que pudo hablar este reportero.

Al parecer es la respuesta de las autoridades universitarias a las declaraciones hechas por Ania Luisa Almenara a Havana Times, el 13 de julio del presente año, y en la cual exponía algunas de sus impresiones sobre la vida estudiantil y la calidad del proceso docente educativo en esta facultad. Luego, el 21 de agosto fue citada a una reunión con la actual rectora Celin Pérez Nagera y la jurídica para “recoger las inquietudes que fueron publicadas en la prensa”.

Una fuente anónima que estudia en dicha facultad y pertenece a 5to año (por temor a represalias) y a la cual llamaremos Toni nos contó lo siguiente:

Primero, has de saber que las carreras de idiomas son unas de las más rigurosas que hay. No tienes que hacer una prueba de aptitud para ingresar, no, pero antes de comenzar por completo debes pasar por un curso de preparatoria y graduarte de ella con 4 o 5 puntos, de lo contrario no podrás egresar en el primer año. Eso quiere decir que la Licenciatura en Lengua… en realidad es de 6 años de estudio y tienes que ser muy bueno para poder entrar y mantenerte.

Si en preparatoria terminas con 3 o menos, sabes que ya has perdido un año de tu vida, lo que te ofrecen es hacer, entonces, cambio de carrera. Para estudiar idiomas hay que de verdad quererlo mucho, porque implica todo tipo de sacrificios. Otra de las cosas que debes saber es que, si ponchas alguna de las asignaturas de la especialidad debes repetir todo el año, no puedes arrastrarla. Eso lo inventaron en el curso que yo entré.

Al respecto de la reunión efectuada el pasado 4 de septiembre en el teatro de la sede donde estudian estos jóvenes, Toni declara a Havana Times:

Allí estaban la rectora, decana, jefa de carrera, alguien del Partido Comunista, presidente de la Federación de Estudiantes Universitarias, entre otros que nunca supimos quiénes eran porque no tuvieron la gentileza de presentarse. La rectora habló, expuso las causas que la obligaban, con “mucha tristeza” (mentira, si pudieras escuchar sus pensamientos oirías como se reía en nuestras caras) a tomar la decisión de cerrar la carrera en Ciego y trasladarnos a la ciudad de Camagüey.

Es cierto, Víctor, que la carrera está en crisis aquí en Ciego. No necesito explicártelo, porque ya Ania con la entrevista lo hizo.  Sabes todos los problemas o, mejor dicho, la principal dificultad: no hay profesores. Pero igual te digo que desde que entramos en el pedagógico siempre fue así, se iban cada semestre de 6 en 6 profesores, luego 10, etc. Yo recuerdo que nosotros, los estudiantes, estábamos asustados, porque veíamos cómo se nos iban nuestros profes y, lo peor, en el pedagógico ese a nadie parecía importarle, solo a nosotros. ¡Ridículo!

Ciego de Avila: Estudiantes Universitarios de la Unica. Foto: cubatotal.org

Puras mentiras, Víctor. A nadie le importaba el asunto, creo que incluso hasta se alegraban por ello. Todo comenzó desde que yo estaba en 2do, cuando nos mudaron al Pedagógico bajo la bandera de la “unificación”, que dicho por todos los medios de difusión en Cuba “fue todo un éxito”.

Pues sepan que, en Ciego de Ávila, en la Universidad Máximo Gómez Báez, mejor conocida como UNICA, para la carrera de Lengua Inglesa con Segunda Francesa, fue todo un FRACASO! ¡Y es por eso que hoy, la universidad avileña pierde una gran carrera, por la maldita unificación!

Aquí está el Cayo, turismo, sí, y no es mentira que la mayoría de esos profesores están trabajando allí, pero porque eso es lo que les da dinero, no porque les guste. Pero si sacas cuentas, Victor, el Cayo y su turismo capitalista, sí, porque del PEAJE para allá es capitalismo puro (otra historia, te debo), han estado ahí desde siempre y había profesores en la UNICA. Entonces ¿Qué fue lo que pasó que desde que los mandaron para el pedagógico se empezaron a ir en masas?

Yo te lo diré: les “apretaron la tuerca”, no sé si por envidia o por lo que fuera, pero los jodieron hasta el punto que no aguantaron más y prefirieron ganar buen dinero en turismo que rejoderse la existencia ganando una miseria en el pedagógico.

Yo los entiendo. Luego de la rectora, tuvimos entonces la palabra nosotros. Pero aquello era todo un circo montado, Victor, teníamos voz, sí, pero no voto, porque la “votación” ya se había hecho, entre ellos mismos, tomaron la decisión de cerrar la especialidad sin contar con lo que, tanto estudiantes como padres, pensaban. Y tuvieron el descaro y la falta de respeto de esperar hasta el 4 de septiembre, primer día del curso, para soltarnos la bomba, así como quien dice que mañana viene el picadillo a la casilla, como si aquello fuera lo más normal del mundo.

Te imaginarás que había lágrimas y emociones encontradas por doquier. Yo no lloré, realmente no es el fin del mundo para mí, pero sí sentía rabia e impotencia. ¡Odio! Porque violaban mi derecho de tener voto en algo tan importante para mi futuro, y para colmo se reían en mi cara. Era un ultimátum: lo tomas o lo dejas.

Créeme que desde que me enteré de la noticia pensé varias veces en dejarlo todo, como un acto de rebeldía, y tener el placer de soltárselo en su cara a la rectora tal y como una estudiante de 4to lo hizo. Y la hipócrita y cínica de la rectora simplemente le dijo, con su cara muy dura, que le dolía enormemente su decisión, pero que ella ya no podía hacer nada.

¡Mentira! Y no solo una, tres estudiantes de cuarto se vieron obligadas a hacerlo, porque dos de ellas están enfermas y no pueden estar becadas (vivir en dormitorios estudiantiles) debido a su salud. Una incluso dejó la carrera de Lengua Francesa en La Habana en 1er año para venir a estudiar Lengua Inglesa en Ciego por su salud. Todo eso se lo dijimos, pero la rectora repetía lo mismo: “La calidad del proceso docente educativo aquí no es la requerida, por lo que no podemos hacer nada. La decisión ya está tomada”

Otra vista de la UNICA en Ciego de Avila.

Incluso una profesora egresada de nuestra carrera hace ya dos años y cuya vocación es la pedagogía, se sintió ofendida, y con razón, al escuchar cómo la rectora decía que la calidad de las clases no era óptima. Y con lágrimas en los ojos se lo dijo, le dijo que desde que entramos en el pedagógico los profesores para Lengua Inglesa eran los mismos egresados, incluso preguntó por qué si hasta ahora había sido así y nada había ocurrido, por qué tomar esa decisión ahora.

Pero tú bien sabes la razón, ¿no? Por la entrevista de Ania. Ania no es culpable de nada, que conste, pero esa fue la excusa que estoy seguro que le dio al ministro la rectora para librarse de la “papa caliente”. Moraleja: “¡En Cubita la Bella, mejor cállate, aunque las cosas estén malas, porque se pueden poner peor o, mejor dicho, te las podemos poner peor!”

¡Absurdo! Me imagino cómo se debe de estar sintiendo Ania. Terriblemente culpable. ¿Y crees que en verdad debería de sentirse así solo por expresar lo que piensa e intentar solucionar las cosas?

Esos son los “derechos humanos” que tenemos aquí. Sutilmente te hacen quedar como el malo de la película a ti, no a ellos. Y ten presente que hay personas en mi aula que saben de la entrevista y que culpan a Ania. No la han leído, pero igual la culpan. Por ese tipo de personas es que estamos como estamos hoy.

Sigo con la reunión. Otra cosa que me impactó fue lo que expresó reiteradas veces una de las madres que estaban allí, pedagoga, por cierto. Ella dijo que cómo la universidad se podía rendir tan fácilmente, que aquello era una derrota para el proceso docente educativo y para la misma universidad. Que ella como pedagoga, cuando se le presentaba una situación como esa daba el 100, o el 101 por ciento para intentar solucionar el problema, pero que era incapaz de rendirse. Pero lo que pasa, Víctor, es que cuando se quiere se puede, pero cuando no, se buscan excusas, y estas aparecen más rápido que las soluciones.

HT: ¿A qué le temen?

Le temo al cambio, ahora en mi último año, a entrar en un aula ya conformada, con profesores que conocen a la mayoría de sus alumnos desde primer año y que a nosotros jamás nos han visto en la vida y que, aunque tengamos 4 y 5 en los registros, porque a todas estas y gracias a Dios, somos uno de los mejores grupos que ha pasado por esa facultad, dicho por los mismos profesores, no por nosotros, no lo piensen a la hora de dar un 3 o un 2.

Te diré que de la carrera solo quedamos dos grupos, 4to y 5to, un total de 26 míseros estudiantes. Cuatro gatos. El resto ya se graduó y los otros están en Camagüey, pues en el año 2015 la otra rectora decidió mandar al primer año y a los que entraban en preparatoria para Camagüey, eso es otra historia trágica, pues yo conocía gente de 1ro, y te diré que de aproximadamente 15 estudiantes que mandaron en ese año, hoy únicamente quedan en Camagüey 5 o 6 de Ciego de Ávila en la carrera de Lengua en 3er año, según me han informado.

HT: ¿Crees tú que la UNICA tiene la posibilidad de graduarlos como buenos profesionales?

La calidad no es la requerida, es verdad, tiene absolutamente toda la razón la señora Rectora, pero… ¿ahora es que se dan cuenta de eso?! ¡Hipócrita! ¡Cínica! Ahora no es el momento para intentar arreglarlo. ¿En verdad creen ella y el ministro que, en un semestre, porque eso es lo que le queda a 5to año de curso escolar, ¡un semestre!, yo voy a aprender lo que en 3 años no me han enseñado bien? Para nada, el que crea eso tiene que ser anormal. Lo que nos están haciendo, Victor, con esa medida, es crucificarnos. Porque a los profesores de Camagüey no les va a importar quiénes somos, simplemente “van a cortar cabezas a troche y moche” y eso es lo que le preocupa a la mayoría de la gente de mi aula.

Con el accionar de un grupo de estudiantes (7 en total) junto a sus padres que, se presentaron en la Institución a fin de ser escuchados por las autoridades universitarias se conoció que, la Rectora quedo en revisar la decisión tomada y se volvería a reunir con los afectados luego del paso del huracán Irma.



Haz un comentario

Escriba una respuesta