author photo

Caridad: Si tuviera la oportunidad de escoger cómo sería mi próxima vida, me gustaría ser agua. Si tuviera la oportunidad de eliminar algo de lo peor del mundo borraría el miedo y de todos los sentimientos humanos prefiero la amistad. Nací en el año del primer Congreso del PCC en Cuba, el día en que se celebra el orgullo gay en todo el mundo. Ya no vivo al este de la habana, intento hacerlo en Caracas y continúo defendido mi derecho a hacer lo que quiero y no lo que espera de mí la sociedad.

Agua que no verás

septiembre 6, 2017 | Imprimir Imprimir

Caridad

HAVANA TIMES – Aunque Venezuela es, quizá, uno de los países con mayor cantidad de fuentes de agua potable, se ha hecho habitual su escasa presencia en muchos sitios del país. Ya escribí al respecto cuando estuve en Zulia, ahora en Lara me encuentro el mismo problema: el agua escasea.

Harta de no ser ni tener un estilo de vida consecuente con lo que pienso, me fui de Caracas.  Quiero sembrar, hacer un trabajo que sea útil según mi punto de vista, ir aprendiendo un poco de apicultura, fotografiar algo más que políticos y la vida convulsa de la ciudad.

Lara es un estado enigmático en muchos sentidos, de una riqueza cultural que no imaginé, paisajes magnéticos y poseedor de los atardeceres más hermosos que he podido disfrutar. Pero la zona donde vivo es más bien árida. Aunque no son largas las temporadas en las que se ausenta la lluvia, el sol es tan intenso que provoca grietas a la tierra antes de que el agua vuelva a llegar.

Donde estoy viviendo recogemos agua de lluvia para la mayoría de las cosas que se hacen en una casa, incluido el riego de las plantas, pero no es suficiente el agua de lluvia y el servicio público solo ofrece agua una vez a la semana, o cada quince días. El resultado es que hay que acudir de vez en cuando a un camión cisterna.

Tanques de agua.

Conseguir un camión cisterna no siempre es sencillo, más allá de su precio. Esta semana nos quedamos sin agua de ningún tipo. Salí a la calle, por donde suelen pasar los camiones cargados de agua. Estaba por caer el sol y el aguador regresaba a su casa. La cisterna iba vacía, pero igual pregunté para saber cuál era el precio, ya es habitual que el costo de hace dos meses no sea ni remotamente parecido al actual. Pero esta vez sobrepasó mis expectativas.

Hace dos meses se podía llenar la cisterna por 30.000 Bs…esta vez ofreció su agua por 60.000 Bs, una quincena de trabajo para cualquiera que gane salario mínimo. No dudé en regatear. Sesenta es demasiado. Te lo dejo es 50.  Adiviné que ese podría ser el precio real para el resto de los aguadores y acepté. Tomé su número y él mi dirección. Quedamos en que me llevaría el agua a la mañana siguiente, que es cuando suelen cargar de agua los camiones.

Pero esa mañana esperamos en vano. El agua para cocinar terminó y la de los animales también. Llamé en varias ocasiones al aguador y nunca contestó…bueno…a esperar al amanecer. A las 6 de la mañana ya estaba de pie, cazando a un aguador menos informal que el anterior. Logré detener a un par, el resto pasaban o ya contratados o camino al sitio donde cargan el agua. Finalmente di con un camión lleno de agua y que no estaba contratado. Volvió a pedir 60 mil, volví a regatear, lo dejamos en 50. Y así nos fuimos a llenar la cisterna.

Siendo cuidadosos y reutilizando siempre que podamos esa agua, puede que nos dure dos o tres meses. No sé si tendré dinero para volver a pagar el doble de esa cantidad dentro de 3 meses. Espero que en el intervalo llueva lo suficiente o se estabilice la entrada del agua pública. Otro reto a asumir, pensando que hay miles de familias muy pobres que no tienen la posibilidad de pagar ese precio por el agua, o ni siquiera tienen los recursos para construir una cisterna. Lo peor, la mayoría de la gente que tiene fácil acceso a este recurso vital ignora o les da igual que alrededor de un tercio de la población mundial carece de este servicio.

No solo eso, la contaminación por desechos humanos y la explotación de la minería continúan aumentando la posibilidad de que muy pronto la ausencia o mala calidad del agua diezme a gran parte de la población, pero ese siempre será un buen negocio para la mayoría de los gobiernos, aunque no lo reconozcan abiertamente.

 



Haz un comentario

3 respuestas a “Agua que no verás”

  1. el bobo de Abela dice:

    Te salio barata el agua. 50 mil bolos son alrededor de 3 usd en el mercado informal segun Dolartoday. En Cuba una pipa no baja de 20 cuc. Caridad el servicio de agua esta peor que en Santiago de Cuba. Una pregunta un agua guardada 3 meses en una cisterna no produce algas y guajacones?

  2. cuco dice:

    otra forma aprendida del G2 cubano de como controlar a la poblacion, que no se centre en el problema que es el gobierno, sino en estar buscando agua (entre otras cosas), el transporte se lo pones dificil, la comida igual ( si es por la libreta mejor) y te buscas un enemigo externo rapidito (ya esta eeuu y colombia en la lista) para achacarle todos los problemas que existen y VOILA ya esta resuelto quedarse en el poder para siempre, los problemas NUNCA son tuyos sino del enemigo externo que los crea, aprendio bien el pichon de comunista maduro. entrenado en la escuela del G2 “nico lopez”

  3. Yiya dice:

    Bonito y angustiante artículo Caridad, la verdad es que si en los países con gobiernos “comunistas” se implementara esa visión de comunidad de verdad el cuento fuera otro, seguimos entrampados en pseudomodelos políticos de carácter popular que en el fondo carecen de humanidad. Sin ánimos de apoyar ni defender lo indefendible, resulta que en el Estado Lara en Venezuela gobierna un individuo desde hace más de 8 años de la derecha rancia del ámbito político que sin escrúpulo ni miedos mercadea con este vital líquido manteniendo prácticamente una franquicia de camiones cisternas que transportan el agua a toda la ciudad capital y municipios adyacentes, manteniendo en jaque especulativo a la población necesitada y más en estos tiempos de crisis económica. El gobierno nacional que antecedió a Maduro, es decir Chávez, aprobó miles de millones de Bolivares de manera pública para la culminación de matrices de canalización de agua en toda la ciudad de Barquisimeto y enviados a la administración del gobernador derechista siendo estos fondos víctima de un acto de magia extremo…la corrupción! flagelo este que acompañado de la ineficiencia y la demagogia han sido caldo de cultivo de este grave problema para las y los lerenses de esta tierra maravillosa como lo es Venezuela, seguirán los cuentos atroces de gobiernos atroces hasta que la gente en vez de huir…despierte y los enfrente.

Escriba una respuesta