author photo

Luis Rondón Paz: Activista, Queer, informático, actor, fotógrafo, estudiante y aprendiz de periodista. Original de Santiago de Cuba aunque no lo parezca. Creo que las personas somos proyectos de vida en constante transformación. Generalmente soy bastante testarudo, y me considero una persona consecuente y responsable de mis actos. Comprometido con las causas justas y amante de las buenas acciones.

Andar desnudo en las playas de la Florida

septiembre 5, 2017 | | |

Luis Rondón Paz

Atención: Más allá que este punto podría encontrar bañistas desnudos.

HAVANA TIMES – Continúo con las crónicas de mi reciente viaje en Estados Unidos.

Luis, ¿has ido alguna vez a una playa nudista?

“No,

“¿En Cuba no hay playas nudistas?”,

“Sí, pero son restringidas, muy pocos pueden gozar de ese privilegio en la Isla”.

¿Y eso por qué?, preguntó mi anfitrión nuevamente. Entonces le mostré la frotación de mi índice y el dedo pulgar de mi mano de forma vertical.

“Oh, ya veo”. “Pues antes de irnos a Orlando te llevaremos a una playa nudista Gay, y sabes qué será lo mejor? ¡No tenemos que pagar un centavo, es gratis!”

La mañana siguiente así lo hicimos. En el camino a nuestro destino en mi mente florecían sentimientos de temor e inseguridad, sería mi primera vez en un lugar donde todo el mundo estaría desnudo al aire libre. “Sin duda siento una sensación algo intimidante”, pensé.

¿“Y si tengo una erección, me detendrá la policía”?

“Siempre que no te toques los genitales todo estará bien, es una reacción normal que sientas excitación y otras sensaciones cuando te ves delante de tanta gente desnuda. No te preocupes, solo relájate y disfruta.  Seguro de que no te pasará nada, te vas a divertir”, sus palabras me tranquilizaron un poco.

Finalmente llegamos al lugar. Cuando traspasé la zona que marca donde se permite andar desnudo sentí una sensación muy extraña, minutos después de liberar mi cuerpo de todo vestuario. Experimenté una rara sensación de libertad personal que llenó poco a poco de calor mi cuerpo, era como si todos mis prejuicios se hubieran quedado al otro lado de las dunas.

Nadie me miraba, todas las personas estaban entretenidas escuchando música, tomando el sol, o en cualquier otro tipo de actividad dentro del agua. En otras palabras, mi presencia no existía.

Fue liberador caminar desnudo por la arena sin temor a sentirme acosado o con temor a ser objeto de risa por mi físico. Es cierto, son creencias irracionales que viven en la mente de los seres humanos, sobre todo de quienes viven en Cuba, un país que se guía por un régimen conservador que protege “las buenas costumbres y moral socialista”.

¡Qué interesante sería Cuba si tuviera acceso a un entorno como este!, le dije a una pareja de cubanos que conocí en la playa, a lo que él me respondió que: “Mientras el circo del país donde vives mantenga en su plantilla a todos esos viejos homofobos acompañados de su pandilla de herederos aduladores del Gobierno, en Cuba nunca habrá acceso a sitios como este, al menos no durante los próximos veinte años.

“Creo que tienes razón”, le dije con tristeza, “soy privilegiado de poder acceder a lo que cuesta mucho dinero donde vivo”. “Pero bueno, puedes tener la seguridad de que dejaré testimonio escrito de esta experiencia”, concluí.

Cuando salí del norte de las playas en la Florida y me trasladaba en dirección a Orlando, reflexioné sobre mi identidad como individuo: fue revelador descubrir mi gusto por el nudismo, fue la realización de un sueño de la adolescencia; andar desnudo, en el aire, libre, sin ropas. Y para ser honesto, nunca pensé que caminaría una de las playas gays más famosas en la Florida tal y como fui traído a este mundo.

Para muchas personas puede ser esto un enfrentamiento a lo políticamente correcto para la moral y el comportamiento de la sociedad cubana. En lo particular no me parece un enfrentamiento, es una arista de la humanidad que merece existir. Y considero personalmente, como hombre no heterosexual, vivir esa experiencia tan peculiar en el norte de la Florida, constituyó un proceso de aprendizaje que me ayudó a aceptar una característica de mi persona que no conocía.

Comprendí que ejercer mi libertad en el espacio público no solo tiene que ver con la palabra, también se trata de la necesidad del cuerpo para liberarse de todas las barreras materiales, y con humildad establecer contacto con la naturaleza como se viene al mundo. Tributando a un mejor entendimiento de la riqueza y diversidad que tiene este planeta donde vivimos los seres humanos. Y el derecho que tenemos de ser y ejercer nuestras libertades.

Mi viaje continúa, más aventuras y nuevas experiencias esperan por mí.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

7 respuestas a “Andar desnudo en las playas de la Florida”

  1. Atanasio dice:

    Aclaracion: la playa nudista no es solo para gays. Hay una zona para gays, pero el nudism lo practica cuanta gente desea, no importa su orientacion sexual.

    • Miranda dice:

      Según entendí, a ésta específica que fué Luis, SÍ era exclusivamente gay.

      • Atanasio dice:

        Si fue a Haulover Beach es mixta, hacia el norte es area gay y hacia el sur es para los demas, aunque no hay nada que impida moverse de un lugar a otro, incluso detras de una barrera de pinos y antes de Collins hay areas de BBQ donde las familias enteras, vestidas, disfrutan el lugar.Lo unico que advierte a los “vestidos” que hay un area nudista son esos carteles como el que sale en la foto. No se si fue a otro lugar

  2. Asmer dice:

    Hola me encantaria en lo personal experimentar esa aventura aunque creo que no se cual seria me reaccion que bueno que hay personas que escriben sus experiencias me alegro mucho y ojala algun dia pudiera vivir esa experiencia ,

    • Atanasio dice:

      Impresiona, pero al saberte parte del grupo ayuda a relajarte. Veras de todo, desde jovenes hermosas, parejas de brazos caminando por la arena, viejos y viejas con todo ya caido, flacos pellejudos y gordos qa los que solo se les ve la barriga y la calvicie, jovenes jugando voleyball y si, algun que otro descerebrado tratando de vacilar, pero nadie les hace caso. yo de joven vivi esa experiencia tambien en Palanga, Lituania.

  3. Parque Temático dice:

    Si el autor lee bien el cartel cuya foto él mismo nos muestra, ni playa “gay” ni playa “nudista”. Se advierte simplemente que pueda haber GENTE bañándose sin ropa.

Escriba una respuesta