author photo

Miguel Arias Sánchez: Nací en Regla, en el año 1949. Allí hice mis estudios primarios y secundarios. Luego me incorporé a los cursos de maestros populares y ejercí varios años. Pasé el Servicio Militar y enseguida que me desmovilicé estudié, ya de manera oficial, el magisterio; después la Licenciatura en la Universidad de la Habana. Por casi veinte años ejercí en las aulas de la Habana. Luego tuve la suerte de viajar y conocer otra realidad. Regresé, y actualmente realizo distintas actividades por cuenta propia.

Los buzos y la salud

Agosto 7, 2017 | | |

Miguel Arias Sánchez

Ilustración por Carlos.

HAVANA TIMES — A cualquiera que escuche la palabra buzo le viene a la mente el hombre vestido con traje térmico, careta y balón de oxígeno, que realiza actividades, ya sea de pesca o investigación, en el fondo de los mares.

Sin embargo, en Cuba existe un nuevo tipo de buzo que no tiene nada que ver con esa imagen. Este no baja a las profundidades del mar, sino que se encuentra en la superficie, sin traje, sin careta, recorre las calles de la ciudad día a día, de tarde y casi de noche, yendo directo hacia los tanques de basura para comenzar su labor.

Sin guantes ni tapabocas, meten sus manos en todo aquel desperdicio, buscando algo a lo que puedan sacarle provecho. A veces están detrás de sobras de comida para algún animal que crían en su casa. Otras, buscan disímiles objetos, como ropa, zapatos que alguien tira y que todavía pueden utilizarse después de hacerles remiendos.

Así, de tanque en tanque, van sacando todo lo que consideren que todavía tiene vida útil.

Pero en Cuba hay leyes sanitarias que prohíben ese tipo de actividad, que además de ser antihigiénica, da muy mala impresión a quien observa cómo alguien penetra casi hasta la mitad de su cuerpo en el basurero, incluso con residuos en mal estado. Es una imagen poco positiva y nada agradable.

Es cierto que muchos de ellos devengan un salario muy bajo o están desvinculados laboralmente y que aquí hallan la forma de hacer algo de dinero, pero es demasiado el precio que deben pagar: su salud.

Hay un slogan que dice: Higiene es salud, pero ellos, inmersos en su lucha por sobrevivir, parece que no la leen o sencillamente no les importa.

Nota: aunque la mayoría son hombres, también hay algunas pocas mujeres que realizan esta actividad.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

5 respuestas a “Los buzos y la salud”

  1. jorgealejandro1 dice:

    Miguel:

    Eso es viejísimo, te hablo de hace más de 20 años. Incluso, existe un documental sobre el tema, que se llama, si mal no recuerdo: ” Buzos, leones y tranqueros”.

  2. jorgealejandro1 dice:

    Lo que describes en el artículos corresponde más bien a los tanqueros. Los buzos, propiamente dichos son los que buscan en los vertederos de la ciudad.

  3. El Lapón Libre dice:

    Este triste asunto no es nuevo como se comenta por allá arriba, pero, por otra parte, más que la -supuesta- “información” del tema ?no sería más importante denunciar las causas “de peso”, por las que estás personas se sumergen, cada día apestoso día, en la inundicia? Yo he visto muchas imágenes de la “Cuba de ayer” con pobreza, hambre y calamidades, pero ninguna de un “buzo” de la etapa pre “revolucionaria”. Y estoy seguro de que, en esa época, los latones de basura de los ricos, la clase media y la clase trabajadora, si tenían verdaderos tesoros para “reciclar”.

  4. EDUARDO dice:

    …si cuba fuera libre esos “buzos” o “tanqueros” tendrian carritos de supermercado ,con internet ultrarapido y wifi,para poder cargar las cosas que consigan….

Escriba una respuesta