En Cuba no conviene el pesimismo, pero…

Agosto 3, 2017 | | |

Por Fernando Ravsberg

Foto: Raquel Pérez Díaz

HAVANA TIMES – El economista griego de izquierda, Yanis Varoufakis, afirma que en la economía hay un aspecto subjetivo importante: “Que nuestros esfuerzos colectivos consigan su objetivo por regla general depende del grado de optimismo del grupo o la sociedad a la que pertenecemos” (1).

Y no fue precisamente optimismo lo que despertó el anuncio de la suspensión de licencias para ejercer el trabajo por cuenta propia en una treintena de modalidades, entre ellas algunas de las más populares como las cafeterías, paladares o el alquiler de habitaciones.

A pesar de que la ministra de Trabajo, Margarita González, aseguró que es temporal, mientras se labora en el “perfeccionamiento” de actividades que “requieren un mejor ordenamiento y control, por lo que se hace necesario no otorgar nuevas autorizaciones en algunas de estas”.

Al autorizar muchas modalidades de trabajo por cuenta propia el Gobierno no tuvo en cuenta que estos oficios necesitan insumos. Foto: Raquel Pérez Díaz

Sin lugar a dudas, cuando se abrió el trabajo autónomo se pensó poco en detalles como que un herrero necesitará hierro para hacer las rejas, un carpintero madera con la que fabricar puertas y muebles y un chapista oxígeno, acetileno y chapa para reparar carrocerías.

Recién ahora los investigadores del Ministerio del Trabajo y Seguridad Social parecen descubrir en “la más reciente evaluación al desempeño de este sector” que los trabajadores autónomos “utilizan materias primas, materiales y equipos de procedencia ilícita”.

Es que los economistas cubanos -no los de la Universidad de La Florida, sino los de la Universidad de La Habana- se han cansado de repetir que se necesitan mercados mayoristas para abastecer de insumos y equipos a las formas privadas de producción y servicios.

La impresión entre la gente es pesimista, creen que “ya empezaron a recular con los cambios, como ocurre siempre”. En el popular programa humorístico Vivir del cuento, uno de los personajes dice, irónicamente, que se siente cada vez peor, porque no hace más que dar pasos pa’ atrás.

Los cubanos con los que he hablado sobre el tema me cuentan que hay una larga historia en la que tras la apertura económica viene el cierre y mencionan los mercados campesinos, los artesanos de la catedral o los trabajadores por cuenta propia de los años 90.

Curiosamente la única novedad es que darán licencias para abrir bares, los cuales funcionaban hasta ahora con permiso de restaurantes. Foto: Raquel Pérez Díaz

Además, en la resolución oficial no se imponen una fecha límite para realizar su trabajo de “perfeccionamiento” y no hay motivo para ser optimista, dada la lentitud con que se legisla en temas tan importantes como el agua, el código de familia, el cine o la comunicación.

La inseguridad que generan estos pasos atrás puede cambiar la vida de mucha gente, en particular de jóvenes que intentaban no emigrar o que pensaban regresar al país. Conozco a varios que tenían en sus planes encaminar su vida en Cuba a partir del trabajo autónomo.

Uno de ellos es un científico que investiga en el exterior en una línea de punta. Él estaba dispuesto a dejarlo todo para invertir sus ahorros en un negocio por cuenta propia y realizar su sueño de vivir otra vez en la Isla. ¿Qué hará ahora, sentarse a esperar que termine el “perfeccionamiento”?

Fue comprensible que se avanzara sin prisa pero sin pausa, haciendo planes piloto y midiendo las repercusiones de cada movimiento, como propuso el Gobierno. Era justamente para no volver atrás sobre los pasos que se dieran, evitando generar la inseguridad del “déjávu”.

Zapateros, barberos, alquiler de viviendas, venta de artesanías, los cubanos han encontrado en el trabajo autónomo una forma de lograr ingresos suficientes para vivir. Foto: Raquel Pérez Díaz

La noticia de la suspensión temporal de licencias ha caído como un balde de agua fría cuando la ciudadanía esperaba la apertura de la pequeña y mediana empresa, propuesta por el Presidente  de la República y aprobada por la ciudadanía en asambleas.

Los cubanos viven ya demasiadas inseguridades externas sobre las que no pueden influir, como la situación inestable de Venezuela o el regreso de Washington a la confrontación.

Sumarles, además, vaivenes internos sorpresivos resultará socialmente muy estresante.

Tal vez sea por eso que en el resto del mundo, el perfeccionamiento de los controles, de las políticas impositivas y las regulaciones de la actividad económica se realizan sobre la marcha, sin impedir la creación de nuevos emprendimientos mientras se decide qué medidas tomar.

Asegura el exministro griego Yanis Varoufakis que el pesimismo en la economía tiene efectos nefastos: “Si creemos que algo es muy difícil de lograr, entonces no haremos todo lo que hace falta para lograrlo y las previsiones pesimistas se confirmarán”.

 

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

6 respuestas a “En Cuba no conviene el pesimismo, pero…”

  1. Lázaro Rodríguez Forte dice:

    Al establecerse la propiedad privada en un grupo de actividades, que resuelven problemas sociales, donde satisfacen ciertas necesidades que el estado no es eficiente ni eficaz en su solución, es cierto que además del incumplimiento reiterativo de lo legislado; con ciertas inconguencias, por un importante número de TCP y Cooperativas, en materia contable, tributaria, precios, contratación,,,, pero tenemos que tener un ejercito de economistas y abogados, etc, bien remunerados en instituciones de la administración pública, hoy el trqabajo que deben aportar no está remunerado y la liberación de las fuerzas productivas, ha mejorado la productividad e ineficiencial, pero a que costo; claro de excelentes profesionales y técnicos totalmente desmotivados, considero que hay que seguir estudiante el tema, pero no sólo prohibiendo o posponiendo empleos a TCP o Cooperativas N.A.

  2. Andra Joso dice:

    Ya el plan maceta,y la operacion pitirre en el alambre estan al doblar la esquina.

  3. Luis Rondón Paz dice:

    apertura de BAres = Ron y circo a las masas, no está mal, pero persigue la estrategia de disociar al público para que se mantenga entretenido y no piense en los problemas que debe resolver.

  4. meresbala dice:

    pasito a pasito, suave suavecito, la siguen cagando, poquito a poquito.. jajaja Cuba que linda es Cuba y a quien la defiende, lo joden mas..

  5. Marlene Azor Hernández dice:

    La situación es peor de lo que se describe.Hay que revisar toda la política impositiva porque parte de tasas de impuestos regresivas.No hay mercados mayoristas y exigen facturas del mercado minorista cuando incluso en el mercado minorista no se encuentran todos los insumos.Proponen aumentar los impuestos a la fuerza laboral cuando el estado no puede crear nuevos puestos de trabajo, aún tiene 1300000 plantillas infladas y sólo los cuentapropistas y las cooperativas son los generadores de empleo.
    Ya congelaron las licencias para las cooperativas y ahora congelan las del trabajo privado.En realidad hay que empezar por el español en CUBA.Ordenar y regular no es controlar en el diccionario de la RAE.El gobierno utiliza mecanismos de usura contra el sector no estatal y no crea las mínimas condiciones para que sea un trabajo decente, según los parámetros de la OIT. Los hacedores de política en Cuba deberían estar todos presos.Son los generadores de obstáculos infranqueables y unos incompetentes.

Escriba una respuesta