Un cáncer intentando devorar a Cuba

julio 17, 2017 | Imprimir Imprimir

Por Alberto N Jones

Vecinos. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — El pasado día 3 de julio, el periódico Trabajadores publicó en primera plana la infame y deleznable agresión de que fuera víctima Danay Aguirre Calderín, estudiante de sexto año de Derecho de la Universidad de La Habana, por parte de un personajillo racista devenido en chofer de almendrón (taxi colectivo) en la capital. El asunto fue recogido por decenas de blogs nacionales e internacionales que compartieron ese hecho vergonzoso con millones personas en el mundo.

El suceso nauseabundo, infame, se debió a que el chofer, supuestamente blanco, y cuyas generales no se han divulgado, se irritó porque la pasajera Danay Aguilera le pidió que le permitiera bajarse antes del lugar previamente seleccionado, por lo que este le gritó improperios denigrantes a los negros y le ordenó bajarse inmediatamente de su carro que no era para los de su raza.

Si esta imperdonable manifestación de racismo y bajeza humana hubiera ocurrido en cualquier otro lugar del mundo, tal vez no sería noticia ni merecería la atención que ha generado; pero que haya sido en Cuba, donde Fidel Castro denunció esta lacra social a principios del año 1959 y anunció su erradicación en 1962, obliga a estudiar profundamente las factores, causas y efecto que han propiciado su reaparición.

Durante décadas y hasta la llegada del periodo especial, salvo en raras excepciones, el pueblo cubano llegó a creer o simular que este flagelo causante de odios, división y prejuicios había sido erradicado para siempre del país.

Ignorando principios bien establecidos en Medicina y las ciencias sociales, las autoridades soslayaron el diagnóstico y tratamiento precoz de esta virulenta enfermedad mental y se optó por callar, pretender que nada estaba ocurriendo y suponiendo que esa malignidad desaparecería por generación espontánea.

El grave deterioro de la situación económica llevó al país a introducir la doble moneda, el turismo, las corporaciones y las  empresas mixtas. A la vez promovió la venta en moneda convertible de muchos artículos vitales, limitando lasposibilidades de superación, los viajes al exterior, obtención de viviendas, automóviles y puestos de dirección, lo que desencadenó una lucha intestina en la que los blancos monopolizaron esas áreas. Marginaron a los negros y envalentonó a muchos a expresar abiertamente sus sentimientos racistas,  de emplear solo a personas con “facciones finas” o  a solicitar empleados blancos en un blog, sin repercusión de ningún tipo.

Arrinconados y sin posibilidades de acceder legalmente a la moneda convertible en un entorno hostil, donde todas las puertas estaban cerradas, muchas familias negras y mestizas flaquearon, cedieron ante el dolor, el hambre y la miseria, delinquiendo, prostituyéndose y perdiendo sus valores y principios, que muchos segregacionistas y marginadores causantes de esta tragedia convirtieron en arma y estrategia de lucha justificadora de sus acciones.

Las  arbitrarias demandas de identificación y las selectivas detenciones de negros en la calle Obispo, la Habana Vieja, Varadero y otros lugares turísticos, ha lacerado y ofendido a prominentes intelectuales negros cubanos y extranjeros. Las repatriaciones forzadas de personas del interior del país  hacia sus lugares de origen y su peyorativa identificación como palestinos, han recorrido el mundo y estigmatizado al país, al extremo que el Dr. Ralph Gonsalves, primer ministro de San Vicente y las Granadines y amigo incondicional de Cuba, se declaró palestino en un discurso público pronunciado en la ciudad de Santiago de Cuba.

Farmacia. Foto: Juan Suárez

Cientos de intelectuales, activistas y educadores, predominantemente negros, comenzaron a organizarse y a denunciar esos hechos execrables ante distintas instancias políticas, jurídicas, policiacas, educacionales y sociales del país. Encontraron oídos sordos o respuestas mediatizadas, que ignoraron el crimen cometido, su poder corrosivo y desmoralizante en favor de preservar la unidad nacional.

Numerosos visitantes africanos, afroamericanos y caribeños amigos de Cuba, expresaron públicamente su alarma y consternación ante tales hechos y reclamaron su atención sin éxito.  Algunos han continuado batallando este mal, mientras otros han optado por la salida fácil de olvidarse de Cuba.

La postura oficial de Cuba de no tocar este tema candente o hacerlo a medias con organizaciones semi oficiales que se desgastan en discusiones teóricas, científicas, analíticas, históricas y antropológicas,cuyos resultados y propuestas están pendientes,engavetadas o han sido rechazadas.

Los medios masivos de comunicación, el sistema judicial, Educación y Cultura, no se dan por enterados de estos hechos reiterativos, irrefutables, contaminantes sociales, que tocan a sus propios empleados y familiares, mientras insisten en promover una cultura eurocéntrica con sus vicios, vulgaridades y deformaciones a expensa de la rica historia, cultura e idiosincrasia nacional.

Es por ello, que este hecho que ha puesto al descubierto ante el mundo toda la fealdad, la podredumbre y pestilencia que el silencio cómplice de muchos funcionarios indolentes permitió que se haya gestado, incubado, multiplicado y diseminado por todo el país. Tratan ahora de convertirlo erróneamente en un proceso policiaco, encausando y sancionando al autor, como si las patologías neurológicas pudieran curarse con represión y reclusión penitenciaria.

El único método probado para erradicar de una vez y por toda esta grave dolencia que puede corroer a las instituciones y el alma del país, es combatiendo agresivamente la pobreza y la marginación de los más débiles, desarrollar una masiva educación de historia, cívica, cultura y antropología a todos los niveles de la enseñanza en Cuba y fortalecer la educación de las artes visuales, la radio y la televisión reformulando y adecuando su programación monótona, acrítica, para que empatice con la audiencia y los involucre en la búsqueda y solución de la problemática poblacional del país.

La cola de siempre. Foto: Juan Suárez

La sub-valoración y los prejuicios de importantes funcionarios del Ministerio de Turismo y otros no deja lugar a dudas basado en su comportamiento sectario histórico.  Decenas de ferias, seminarios, conferencias, anuncios en la prensa, radiales y televisivos han sido desplegados en Europa, Asia y América del Sur para promover el destino Cuba, sin embargo, no se ha realizado ningún esfuerzo serio para penetrar el enorme mercado de 50 millones de personas afroamericanos con un PNB de más de 960 mil millones de dólares, que supera con creces los ingresos de muchos países donde Cuba es promovida activamente. Ni siquiera se han estimulado a probados amigos afroamericanos de Cuba a promover el destino.

Estudios realizados entre los afroamericanos que han visitado al país demuestran una marcada preferencia y compatibilidad étnica con el Oriente del país, donde justamente tanta ayuda y desarrollo se necesita para estabilizar la población y revertir los graves procesos migratorios hacia Occidente y el exterior.

En nuestras manos está expandir y nivelar el desarrollo socio-económico del país, eliminar las fricciones raciales presentes y evitar a tiempo la recreación de las bases que determinaron la existencia de un 1912* en Cuba.
—–

*La Guerra de 1912 en Cuba o Masacre de los Independientes de Color fue un levantamiento armado realizado por el “Partido Independiente de Color”, en su afán de reclamo por la igualdad social y política de los negros en la Cuba de principios de siglo XX. Comenzó el 20 de mayo de 1912 y fue sofocado cruelmente con la muerte de más de 3 000 negros y mestizos, contrario a las fuerzas del gobierno que tuvieron solamente 12 bajas. -Wikipedia


Haz un comentario

8 respuestas a “Un cáncer intentando devorar a Cuba”

  1. Atanasio dice:

    El racismo jamas ha sido atacado por los dirigentes del, desbarajute cubano sencillamente porque ellos son racistas de aquellos que dicen” te queremos como primo pero no como cuñado”. Todos ellos tienen sirvientes negros, desde jardineros a cocineros y no solo los del mas alto nivel, sino los que estan un poco mas abajo. Si hay algunos negros en las altas esferas del gobierno es para acallar tan escandaloso proceder. Lo triste es que esto no es mas que una de las aristas de los problemas creados en el pais y es una pena que sea el racismo lo que haya hecho saltar al Sr. Jones, quien al parecer se hace el ciego ante otras funestas actitudes. como la represion politica que no discrimina por razas, o el regionalismo contra los orientales, o la xenofobia nacional al favorecer al extranjero antes que a los nacionales.

  2. Marlene Azor Hernández dice:

    Excelente análisis, pero creo que las políticas públicas en Cuba son erradas para eliminar la cuestión.No sólo los ministerios encargados de la educación, la cultura, y los medios masivos de educación pueden mitigar y eliminar la discriminación racial.Mientras el problema sea enfocado como “rezagos culturales del pasado” el gobierno hace una política errática.Hay discriminación racial sociológica que el gobierno se niega a admitir en todos los puestos laborales en turismo, que son los puestos de mayor remuneración y eso no lo dirige que yo sepa los cuentapropistas sino los militares.Así nos podemos encontrar afrocubanos ingenieros como parqueadores, y no como gerentes.El propio gobierno ha declarado en la ONU que no constata discrepancias entre los blancos y afrocubanos ocupados en el turismo.Por supuesto ocultando la diferencia de los puestos de mayor jerarquía e ingresos en los blancos. En el 2015, la Comisión Aponte le pidió al vicepresidente Díaz Canel, crear un observatorio de la discriminación racial y el vice se negó.Esto se puede ver en el programa de la Mesa Redonda “El racismo sobre la mesa” de mayo 2015. Cuba es estado parte de la Convención contra la discriminación racial en la ONU.Sin embargo no monitorea la discriminación racial en el país y no ha incorporado en su legislación penal los delitos y penas para los actos de discriminación racial.Para el gobierno esto es sólo una manifestación cultural y no un problema político.De manera tal que en sus informes incluye hasta los programas de la tv sobre la historia de la esclavitud pero el presente no existe sobre esta problemática.Por lo tanto, la discriminación campea y el gobierno lo oculta. Los “especialistas” oficiales que participan de las dos mesas redondas dedicadas al tema, mayo 2014 y mayo 2015, prohíben la palabra afrodescendientes para nombrar los orígenes culturales de África.Dicen que esta palabra es extranjerizante y divisiva de la unidad nacional. En conclusión el gobierno no monitorea la discriminación racial en el país, no tiene un diagnóstico para evaluar el nivel de discriminación concreta en el país, prohíbe a las organizaciones como el Comité por la Integración racial, y no cambia sus políticas públicas para enfrentar el problema.

  3. Javier dice:

    Una precision. Por mucho menos que eso, en Australia, el ofensor puede terminar en la corte y pagar una abultada compensacion. Y yo he visto varios casos que han salido en los medios, asi que no es tan trivial como Ud lo plantea.
    Yo no creo que el racismo se haya destapado a raiz de 1990. Creo que siempre estuvo ahi, subyacente. Algo que consciente o inconscientemente estaba presente. En mi opinion, ha sido algo que muchos han heredado de nuestro pasado colonial y ha estado inculcado por las generaciones mas antiguas y que en algun momento, sale a flor de piel. Y no es exclusivo de los “blancos”. He escuchado a una persona de raza negra discriminar a otra sencillamente porque tiene un tono mas “oscuro”.
    Yo estoy de acuerdo que la educacion es una de las vias para ir erradicando este problema. Tardara algunas generaciones, pero es possible.

  4. Demetrio Peralta dice:

    Y que va a poner el negro de su parte, podríamos empezar diciendo que incorporaron y aplicación en el estudio, ¿porque si siempre tuvimos las mismas oportunidades de estudiar incluso en el periodo especial, unos puso sus mayores esfuerzos en el estudio y destacarse laboralmente mientras los otros buscaron la solución fácil y engrosaron las filas de los candongueros, de los negocios ilícitos, y otras formas de buscarse la vida que daba ingresos pero no curriculum. Si no fuera como yo digo, porque entonces en actividades como la música y otras manifestaciones culturales predominan los negros, también se adueñaron de la participación en todos los deportes, cualquier equipo Cuba se confunde con selecciones africanas, y muchos son los que me preguntan si en Cuba todos el mundo es negro, pero sin embargo no se inclinaron por cargos de dirección y responsabilidades mal pagada y que requerían muchas horas de trabajo diarias, tampoco querían ser militantes y en muchos años antes y durante el periodo especial el crecimiento en el partido tenia vía libre a los negros pues existía preocupación de las máximas autoridades políticas de mantener la composición racial, pero en las asambleas de ejemplares, canteras natural para el crecimiento del PCC, no aceptaban ni ser ejemplares, y si lo eran se negaban a iniciarle el proceso de crecimiento. Cuando empieza a crecer el turismo y proliferan las tiendas recaudadoras de divisas, lógicamente por la características de las mismas donde se manejaban ingresos en divisas, se trataba con extranjeros, se fijaron altos estándares para los empleados y mas altos para los empleados de confianza, nunca se hablo de negros y blancos sino de requisitos y que se cumplieran estos, entonces peso la dedicación de los negros en actividades al borde de la ilegalidad pero altos ingresos y fueron muchos menos los que poseían los requisitos necesarios, nivel cultural, probidad, comunicación social, se excluyeron ellos mismos, lo cual no ocurrió en las actividades culturales y en el deporte. Mucho me gustaría que se investigue la incorporación de estudiantes negros en esos años e incluso antes, la estadísticas de los que terminaban las Universidades y los que se incorporaban definitivamente al trabajo de su profesión. Ahora es muy fácil buscar las culpas en otros, pero si la población negra supera proporcionalmente a la blanca no fue porque la ley actuara con racismo, existían delitos por medio y se condenaron culpables. Una desventaja no imputable al gobierno Revolucionario fue que a partir de 1959 la mayoría de los emigrados a estados Unidos eran blancos y por tanto las familias beneficiadas con remesas familiares fueron familias blancas, los que viajaban al extranjeros también eran blancos por razones de visita familiar y sus trabajo que se derivo de su dedicación y desempeño laboral, incluso ,las emigraciones sucesivas predominaban los blancos que tenían familias que los recibían y le ayudaban, también allá eran mas exitosos, todos eso creo diferencias económicas no inherente al socialismo sino a decisiones personales de cada individuo y a herencias provenientes del punto de partida esclavista y del capitalismo lo que siempre fue un factor en su contra . No cave dudas serias de que el liderazgo de la revolución trabajo siempre por la incorporación y la igualdad entre blancos y negros, y los buenos negros como los buenos blancos han sido sin discriminación tenidos en cuenta en nuestra sociedad. Lo demás son argumentos contrarrevolucionarios y justificaciones personales como resultados de sus malas decisiones, si fuera racismo también se manifestaría en la Cultura y el Deporte.

    • Nina dice:

      Demetrio Peralta ya la cag@stes con lo de contrarrevolucionarios , no tienen otra palabra o es que dan estímulos materiales cuando la usan en sus escritos

  5. Clara Moya Duany dice:

    El racismo tratan de invisibilizarlo, pero es latente. Con blandas medidas y pequeñas mercedes concedidas a los negros(as) no se resuelve el asunto. Pienso que es necesario que los negros(as) asumamos nuestro papel como personas, seamos profesionales o no, pero con derechos y deberes que defender. La dignidad y el sentido de pertenencia se imponen. Nuestra historia patria esta colmada de ejemplos que perduran, cito: la familia Maceo – Grajales cuya herencia patrimonial es portadora del pensamiento de Antonio Maceo, que no debemos ignorar expresado a continuación : ” Mas vale subir o bajar sin ayuda que contraer deudas de gratitud con enemigos poderosos”, es la cuestión a defender. Pregunto: Siempre lo hacemos o a veces claudicamos?Dra.C. Clara E. Moza Duany

  6. tiger dice:

    Muy buen articulo,debias de hablar tambien de la xenofobia a los orientales en la capital de todos los cubanos, un viejo mal que nadie ataca pero esta latente.

Escriba una respuesta