“Chavismo disidente”, la otra víctima de la polarización venezolana

Julio 15, 2017 | | |

Por Angel Alberto González (dpa)

El diputado Juan Guaido: Foto/archivo: noticierodigital.com

HAVANA TIMES – El “chavismo disidente” o “chavismo democrático” es una corriente liderada por varios ex ministros y funcionarios que acompañaron al difunto presidente Hugo Chávez pero que ahora critican al Gobierno y corren el riesgo de ahogarse en las turbulentas aguas de la política venezolana.

Pese a criticar el mal manejo de la economía por parte del presidente Nicolás Maduro y cuestionar sus credenciales democráticas, el chavismo disidente ha ignorado los llamados de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) a sumarse a sus filas.

“Hay una creciente ola de descontento social, popular, y eso se ha manifestado en eso que llaman el chavismo democrático o disidente. Nosotros los llamamos a que se sumen porque aquí cabemos todos”, dijo a dpa el diputado opositor Juan Guaidó.

Sin embargo, una alianza entre la MUD y voceros del chavismo disidente no ha podido concretarse debido al recelo mutuo y a diferencias sobre la propuesta de país de cada bando.

La oposición ha convocado a realizar el domingo una consulta -que no contará con respaldo oficial- para recoger el rechazo a la propuesta de realizar una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) impulsada por Maduro, por considerarla “inconstitucional”.

La MUD preguntará a los consultados si “rechaza y desconoce” la ANC convocada por Maduro, si “demanda a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) obedecer y defender la Constitución” y si “aprueba” la renovación de los poderes públicos y la formación de un Gobierno de unidad nacional.

Ex voceros del chavismo, como los ex ministros Héctor Navarro, Ana Elisa Osorio o Miguel Rodríguez Torres, criticaron a Maduro y defendieron la necesidad de celebrar un referéndum revocatorio en su contra el año pasado, pero finalmente el CNE y los tribunales terminaron por anular esta posibilidad.

Maduro y varios voceros oficialistas critican a los disidentes y los califican abiertamente de “traidores”.

El politólogo Nicmer Evans, uno de los principales voceros del chavismo disidente, ha criticado en los últimos meses la convocatoria de Maduro a la ANC por considerarla “írrita e inconstitucional”, pero apoyó a medidas la consulta que realizará la oposición este domingo.

Evans consideró que “la consulta es legítima”, pero cuestionó que desde la MUD se busque “una fragmentación de la FANB para confrontar a un Gobierno” y que se llame a formar un Gobierno de unidad nacional “que no está contemplado en la Constitución”.

Gonzalo Gómez, coordinador nacional de Marea Socialista, una organización política chavista a la que el CNE ha negado la inscripción como partido, criticó que desde los poderes públicos se haya impedido la celebración del revocatorio contra Maduro, ya que ésta iba a ser la válvula de escape a la crisis política.

Gómez sostuvo que una reciente encuesta de la firma Barómetro de las Américas arrojó que un 25 por ciento de la población se considera “chavista desafecto”, frente a un 13 por ciento de “chavistas maduristas”.

“En Venezuela hay más chavistas desafectos, personas que en su momento apoyaron al presidente Hugo Chávez, que chavistas maduristas”, recalcó Gómez.

Excluyendo a los que se abstienen o no responden, la encuesta indica que los opositores “moderados” representarían el 37 por ciento de la población y los opositores radicales, el 25 por ciento.

Gómez recordó que en su momento Chávez contó con un sólido piso electoral que rondó entre el 50 y 60 por ciento del electorado, por lo que es importante para ese sector tener una alternativa política en momentos en que “Maduro está destrozando y destruyendo el legado de Chávez”.

La disidencia del chavismo aspira a reagrupar el cauce electoral con el que contó Chávez para generar una alternativa política a Maduro, quien, según las recientes encuestas de la firma Datanálisis, apenas contaría con una aceptación que rondaría el 20 por ciento.

El vocero de Marea Socialista exigió a la oposición y al Gobierno dejar de lado sus posturas “radicales” y sentarse a dialogar para lograr una salida a la actual crisis dentro del marco de la Constitución que en su momento impulsó Chávez en 1999.

“Nosotros estamos planteando a la oposición y al Gobierno la necesidad de volver al marco de la Constitución, que se establezca el calendario electoral con las elecciones que estaban previstas en la Constitución y que se establezca un diálogo verdadero”, dice Gómez.

Y añade: “Una mayoría de los venezolanos creemos que Maduro se tiene que ir, pero en el marco de la Constitución”.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

Escriba una respuesta