Gobierno venezolano y oposición agudizan conflicto por Constituyente

julio 12, 2017 | | |

Por Néstor Rojas Mavares (dpa)

Transeúntes observan el enfrentamiento entre los manifestantes y la policía desde un puente abandonado sobre el río Guaire en Caracas, Venezuela, el 10/07/2017.  Foto: Manaure Quintero/dpa

HAVANA TIMES – El Gobierno venezolano y la oposición se encaminan a una agudización del conflicto desatado por la convocatoria a una Asamblea Constituyente, en la antesala de una consulta opositora convocada para el domingo que buscará impugnar la reforma de la Carta Magna.

El Consejo Nacional Electoral venezolano (CNE) anunció hoy que redoblará las medidas de seguridad de cara a la elección de 545 miembros de la Asamblea Constituyente propuesta por el presidente Nicolás Maduro, que tendrá lugar el 30 de julio, informó hoy su presidenta, Tibsay Lucena.

A la vez, la oposición dijo que habilitará más de 2.000 “puntos soberanos” para que los ciudadanos expresen en el plebiscito convocado para este domingo si reconocen o rechazan la Constituyente de Maduro.

Lucena aseguró que desde el Poder Electoral se están extremando las medidas para garantizar el proceso, luego de que la oposición advirtiera que planea impedir la votación por considerarla un fraude a la Constitución.

“Protegeremos especialmente los centros de votación con acciones específicas. Hemos decidido también ampliar el perímetro de seguridad a 500 metros”, dijo Lucena en una rueda de prensa. También dijo que los centros de votación serán declarados “zonas de seguridad” para redoblar su vigilancia con personal militar.

De igual manera, recalcó que los efectivos militares tomarán el control de los centros de votación con una semana de anticipación a la elección, en vez de los tres días de antelación que suelen ser habituales.

Lucena calificó como “profundamente antidemocrático” que haya sectores en la oposición que pretendan obstruir el proceso, pero además advirtió que impedir un evento electoral “también es un delito” castigado por la ley.

Según Maduro, la Constituyente tendrá la misión de reformar la Constitución venezolana y los poderes públicos para adaptarlos a los tiempos actuales. Como poder plenipotenciario podría disolver la Asamblea Nacional (Congreso), bajo control de una mayoría opositora.

La oposición denuncia en cambio que Maduro busca la concentración de todos los poderes en el oficialismo e iniciar una persecución política y judicial contra grupos opositores.

La oposición ha calificado el proceso como “inconstitucional” por considerar que previamente debió realizarse un referéndum para que la población decida si está de acuerdo con activar ese mecanismo. Por ese motivo convocó para este domingo una consulta popular.

El diputado y portavoz de la alianza opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD), Stalin González, defendió la constitucionalidad de la consulta, a pesar de que no tiene el apoyo del CNE y que desde el oficialismo se ha anunciado que se pedirá su nulidad en los tribunales.

“Nosotros creemos que (esta consulta) es vinculante, amparados en el artículo 5 de la Constitución, que la soberanía reside en el pueblo, en el artículo 70, (que) dice que las consultas populares y las asambleas ciudadanas son vinculantes con lo que ocurra en la vida pública del país”, dijo.

“Ya están los detalles organizativos, ya todo el material está distribuido en los estados, está en proceso de llevarse a los municipios y parroquias”, detalló González. Habrá más de 2.023 puntos de votación y 400 en el exterior, agregó.

En la consulta se le preguntará a los electores si “rechazan y desconocen” la Constituyente, si “demandan a la Fuerza Armada obedecer y defender la Constitución” y si “aprueban” la renovación de los poderes públicos y la formación de un Gobierno de unidad nacional.

El plebiscito se realizará en medio de las protestas contra el Gobierno, que cumplirán 100 días mañana y que han causado 94 muertes.

También hoy se conoció que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, mantuvo una conversación telefónica con el opositor Leopoldo López, excarcelado el sábado por el Gobierno y enviado a su casa para cumplir su condena en arresto domiciliario.

Almagro dijo que ambos coincidieron en que seguirán trabajado para “el retorno de la democracia a Venezuela”.

Se trata del primer contacto entre el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), quien se ha convertido en uno de los mayores críticos de Maduro, y el líder del partido opositor Voluntad Popular.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

Escriba una respuesta