Alzar juntos la red o vivir, rebeldes inútiles, bajo ella

junio 19, 2017 | | |

Por Jancel Moreno

Moisés Leonardo Rodríguez de la Corriente Martiana.

HAVANA TIMES — Hace aproximadamente un año tuve el placer de conversar con el señor Moisés Leonardo Rodríguez, una de las figuras más honestas y sinceras de la sociedad civil. Lo conocí mediante el desarrollo de la campaña Nosotros También Amamos, con la cual colaboré como diseñador gráfico bajo su tutela.

Tras un correo de invitación para realizar una entrevista, y la posterior disposición de este, hoy quiero compartir con el mundo mi más sincera admiración a la figura de este hombre, quien a mi parecer “es un referente a seguir por muchos dirigentes, por su humildad, su patriotismo y sencillez y, sobre todo, por su entrega a la causa de nuestros 11 millones de hermanos” y espero que a través de estas palabras, se conozca la labor de una organización prestigiosa como lo es Corriente Martiana.

HT: ¿Qué es Corriente Martiana?

MLR: Es una organización sin fines de lucro, no reconocida oficialmente, que desde 1991 promueve los derechos humanos conforme a las normas y procedimientos de las Naciones Unidas a través de la enseñanza presencial, la distribución de materiales informativos y educativos de manera impresa y digital y que además diseña e implementa estrategias de presión sobre los centros decisores en alianzas con otros actores sociales.

HT: ¿Por qué la figura de Martí?

MLR: A pesar de que nuca me identifiqué con la figura de Fidel  Castro, el estudio de su alegato de defensa durante el juicio por los ataques a los cuarteles en 1953, conocido como La Historia me Absolverá, me recordó que Martí advierte que “la verdad no escoge los labios que han de pronunciarla”,  lo que, sumado a la falta de correspondencia de la realidad con lo prometido, me hizo pensar en la conveniencia de refundar el Movimiento 26 de julio.

Cuando en 1991 comenté esto a mi madre, Noemí Valdés Ruiz, me preguntó que si yo estaba loco, que “esa gente” no tienen aprecio de la población, que en realidad es la doble moral lo que practica la mayoría para no buscarse problemas y para obtener beneficios materiales y añadió la pregunta “¿Por qué no piensas en Martí?” y de ahí salió la feliz idea de nombrar al movimiento Corriente Martiana.

HT: ¿Cuáles objetivos persigue su organización? ¿Quiénes son los destinatarios de su trabajo?

MLR: El propósito es dar a conocer los derechos entre los ciudadanos y que además aprendan a comunicar violaciones a la ONU en debida forma. También los invitamos a ser actores de las propuestas estratégicas que implementamos, como es el caso de la campaña Nosotros También Amamos en pos de la legalización del matrimonio igualitario en Cuba y actualmente también la campaña Por una Cuba Martiana. Todo esto para posibilitar la participación cívica activa en acciones responsables.

Nuestra labor va dirigida a incrementar la participación cívica en acciones responsables que incidan en los decisores del trazado de las leyes, las políticas públicas y las normas de convivencia con un enfoque de derechos humanos y centrados, por tanto, en la persona.

Es que esta es la concepción común capaz de pasar por encima de las siempre parcializadas ideologías, religiosas y los grupos diversos con intereses a veces hasta encontrados con el de otros grupos sociales, económicos o políticos.

HT: ¿Se les hace difícil realizar trabajos en la sociedad cubana? ¿Por qué?

MLR: En primer lugar está la represión y el control que efectúa el Gobierno cubano contra todos los ciudadanos y con énfasis en los independientes. En segundo, el temor y la apatía cívica, que junto a la vida en la mentira o doble moral, hace difícil la movilización cívica en pos de objetivos que favorecen a esos mismos temerosos, apáticos e inmorales y los suyos.

Un tercer factor es la carencia de recursos suficientes para realizar nuestro trabajo, a lo que se unen los muy deficientes sistemas de transporte de pasajeros y de comunicaciones en formas modernas como es Internet, dado su bajo ancho de banda y su carestía.

HT: Dicen que lo último que todos perdemos es la esperanza. ¿Qué espera usted para el futuro de Cuba?

MLR: El futuro de Cuba será mejor o peor en dependencia de los que los cubanos se propongan que sea su país. Nadie resolverá nuestros propios problemas, la ayuda desde el exterior es eso solamente, ayuda. Lo decisivo es que los ciudadanos se involucren en estrategias de presión pacífica sobre los decisores. Mientras se les permita seguir haciendo lo que ellos decidan sobre lo que a todos afecta, la situación seguirá empeorando, en lo material, en lo espiritual, la etnicidad y en los mismos fundamentos de la cubana.

HT: ¿Cómo podemos seguir la labor de Corriente Martiana?

MLR: Conocer de nuestro trabajo es posible si visitan nuestra página web www.corrientemartianacuba.org y contactan con los promotores en la Isla y los representantes en el exterior. También muchos amigos o aliados, como prefieran, conocen nuestros fundamentos doctrinales, nuestro quehacer y pueden hablar sobre ellos a todos los interesados.

HT: Antes de terminar quisiera que como defensor de los derechos más elementales del ser humano diera un mensaje al pueblo cubano

MLR: Yo les digo que acaben de aceptar el hecho de que nadie nos va a solucionar esos problemas de los cuales nos quejamos en el seno de la familia, entre las amistades, en los centros de trabajo con los allegados, en círculos íntimos o en lugares públicos cuando nos sentimos abrumados e impotentes; no, la solución está potencialmente en cada uno de nosotros.

Lo primero es comenzar a cambiar hacia el interior de cada cual: ser tolerante, respetuoso del derecho del otro, honesto consigo mismo, decidirse a abandonar la vida en la mentira y disponerse a vivir en la verdad. Comenzar a reclamar que las cosas cambien, especificando qué crees debe cambiar, en todos los espacios oficiales y por todos los medios a su alcance, con criterio de los más necesitados y no de gobernantes que no nos representan realmente.

Unas de las propuestas que podemos empezar a reclamar son las contenidas en Por una Cuba Martiana. Es la hora de recordar la advertencia de Martí: “O alzar juntos la red, o vivir, rebeldes inútiles, bajo la red”.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

Una respuesta a “Alzar juntos la red o vivir, rebeldes inútiles, bajo ella”

  1. Atanasio dice:

    Excelente. Es el pueblo quien tiene que protagonizar los cambios. A ver que tiempo dura sin que lo tachen de asalariado del imperio y una partida de carneros salgan a darle el correspondiente acto de repudio

Escriba una respuesta