author photo

Verónica Vega: Por años me fue difícil elegir entre escribir, pintar o danzar. Escribir resultó lo más rentable e inmediato. Vivo en Alamar, un proyecto de ciudad abortado, que sólo respira por lo que queda de la naturaleza, por la alternatividad cultural, y sobre todo, por la voluntad infinita del alma humana. No me considero periodista. Escribir en Havana Times ha sido sólo una oportunidad para decir lo que creo que se puede mejorar en Cuba.

Mientras la crueldad nos escandalice

Junio 5, 2017 | | |

Verónica Vega

Shanti, gata recogida en la calle que sufrió abandono y maltrato.

HAVANA TIMES — Cuando me sumé a la iniciativa convocada por CeDA (Cubanos en Defensa de los Animales), a ayudar a recopilar firmas para que el maltrato animal sea delito, me sorprendí de la presteza con que la gente estampaba en la hoja sus datos personales, espontáneamente y sin dudar.

Personas desconocidas que yo detenía en la calle o que abordé durante una noche, en sus centros de trabajo.

Al conocer del perrito quemado vivo en Manzanillo, se escandalizaban. Se preguntaban el porqué de esa crueldad desmedida, de los actos de filmarlo y publicarlo, en un alarde de suprema indolencia.

Esto me hizo comprobar dos cosas:

  1. Que no somos una nación tan incivilizada, pese a la deficiente estructura legal que nos sostiene.
  2. Que es posible activar la voluntad de las personas para causas sociales, a pesar de la aparente y generalizada desidia.

Una vecina, maestra de primaria, me contó que dos días después de haber firmado aquella demanda, se enteró de otro acto de barbarie. Un hombre le arrojó un gatico vivo a su perro de pelea. La fiera lo despedazó en presencia de niños que lloraban, de mujeres que le suplicaban que tuviera piedad con el animalito. Una anciana se sintió afectada físicamente por la reacción de sus nervios ante la atroz escena. Los vecinos insultaron al hombre, algunos lo amenazaron con matar al perro a la menor oportunidad.

Esta maestra inquiere: ¿no es posible hacer algo? El hecho ocurrió en el edificio 707, en la zona 11 de Alamar, por la calle donde está la escuela primaria José Martí. Varios vecinos quieren denunciar el caso.

Ella les reprochó que nadie acudiera a la policía. ¿Alegando qué?, le pregunto. Responde: no sé, aunque sea por escándalo público.

Yo lamenté que nadie hubiera tenido estómago (el que yo tampoco tengo), para filmar el crimen desde algún teléfono móvil, solo para que quedara constancia y este individuo no pudiera luego negar su responsabilidad.

Que algunas personas estén desplegando en público actos de crueldad deliberada, denota que son muy conscientes de su impunidad. Eso es una burla frontal a la razón, a la sensibilidad humana, y a nuestro sistema de leyes.

En Cuba suele alimentarse el criterio de que la ley (salvo en casos de delitos graves), puede eludirse mediante sobornos y “buenas relaciones”. La gente sabe, por ejemplo, que las construcciones adosadas a las primeras plantas de los edificios de vivienda, son ilegales, y aunque ya se advirtió que serán demolidas, el hecho de que se han seguido multiplicando denota la poca fe que se tiene en la materialización de esas medidas.

Es un atentado al orden que cada cual crea que puede construir en un espacio público, arbitrariamente. Y es cierto que en muchos casos, por la falta de recursos, el resultado estético es deprimente.

Pero la impunidad consciente ante el sadismo, si se sigue alimentando, destruirá los cimientos más básicos de nuestra civilización. El resultado será horripilante. Entre los mismos firmantes de la petición de CeDA, muchos me compartieron esta preocupación.

Lo que nos distingue de las bestias, (aún más que el intelecto), lo que nos hace potencialmente  superiores como especie, es la compasión.

En lo personal, no tengo dudas de que hay leyes universales que siguen funcionando, a pesar de todas las fallas en los sistemas diseñados por el hombre. He conocido abusadores y sádicos, que han tenido una vida y una muerte miserables. Es el resultado matemático al uso de su libertad individual.

Pero tenemos la facultad de discernimiento para distinguir el bien del mal. Queremos construir una sociedad en la que prime el progreso tecnológico, donde los ciudadanos sean personas autosuficientes y responsables. Cada generación sueña con legarles a sus hijos un mundo seguro.

Ese sueño es posible en Cuba, todavía, mientras la crueldad escandalice a la gran mayoría. No hay que esperar a que la degeneración produzca una irrefrenable metástasis social.

 

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

6 respuestas a “Mientras la crueldad nos escandalice”

  1. El Lapón Libre dice:

    Estimada Verónica. Me solidarizo contigo totalmente con relación a un !NO! gigante al maltarto aninmal, pero no coinicido contigo en seso de que: “…1. Que no somos una nación tan incivilizada…” Entonces ?No es energúmeno un pueblo que no hace nada cuando le caen a golpes en pandilla y oficialmente apoyado por el estado opresor a un grupo de mujeres vestidas de blanco en marcha silenciosa y pacífica hacia una iglesia? !Por favor!

  2. Roberto dice:

    Por supuesto amiga que las personas se mostraron voluntariamente a firmar y brindar sus datos personales porque se trataba de luchar contra el maltrato animal, ahora pideles que firmen una peticion de reforma constitucional, legalizacion de partidos politicos o ley de medios para que tu veas como regresas con la hoja en blanco.

  3. Ernesto dice:

    Gran trabajo Vero!

  4. Valia Rodriguez dice:

    Gracias Verónica, tenemos que mantener este tema vivo porque tomará tiempo lograr resultados. Necesitamos seguir aumentando la percepción de la ciudadanía y discutir sobre lo que no puede ser, lo que está ética y moralmente mal. Esto por los animales, porque no tienen voz propia, y por una mejor sociedad!

  5. Juliett dice:

    Buen trabajo, Verònica.
    Desde hace tiempo me preocupa la desidia general, pero este caso del perrito despertò el sentido cívico en muchísimas personas.
    Ese indivuduo que arrojò el gatico al perro mal llamado de pelea, que es una víctima más de la brutalidad de esa persona, podría haber sido juzgado por el dano psicològico causado a los ninos y ancianos, ya que lamentablemente aùn no existe un marco legal en Cuba que castigue a los abusadores, marco legal que debe ir acompanado de mucha educaciòn y de infraestructura, porque ahora existen Ceda y Pac y otras ong protectoras de animales, pero a nivel gubernamental se hacen pocas campanas de esterelizaciòn, de vacunaciòn, ni existe un canile donde se acojan perros y gatos sin que sean sacrificados.
    Tambièn hay privados que venden perros de raza de los cuales muchos terminarán en la calle, porque tener una mascota es una responsabilidad de la cual mucha gente no tiene conciencia, el perro o el gato van educados, para que no se coman los muebles, o los zapatos o no se encaramen donde no se quiere que lo hagan, van desparasitados, habituados a un horario para hacer sus necesidades fisiològicas y si se les escapa en casa por alguna razòn, hay que tener paciencia, es decir, educaciòn de tenencia se necesita y mucha.
    Tambièn se necesita educaciòn de tenencia de los animales de carga, hay que ecplicarles a muchos de sus propietarios que los animales de carga tambièn se cansan o no tienen un buen dia como puede suceder a cualquier individuo de cualquier especie en la faz de la tierra.
    Hasta se necesita una educaciòn y marco legal con aquellos que serán destinados al consumo humano, pued los criaderos deben tener un espacio para que el animal pieda moverse con libertad, salir a un espacio y darse su paseito, ya que tendrá una vida corta no hay que hacersela tambièn difícil ¿no?.

  6. Verónica Vega dice:

    Gracias a todos por sus comentarios, creo que lo principal es actuar y no esperar a circunstancias indeales. Y si es posible usar otros mecanismos legales para hacer justicia, hay que usarlos, pero la actitud no puede ser dejar que el horror prevalezca. El sentido común siempre puede encontrar un camino. Al lapón Libre y a Roberto: No es sano apelar a la malicia cuando los cubanos encontra al la fin una meta sincera y justa que nos une, ese es otro estigma de la división heredada que tanto nos perjudica. Debemos alegrarnos de sentirnos con derecho a actuar, cualquier reclamo cívico es válido y los animales NO TIENEN VOZ ni pueden esperar por las complejas y lentas conciliaciones políticas de los humanos, sus derechos son prioridad porque fueron traidos por los humanos a estas junglas de asfalto y domesticados por nosotros. ¨somos responsables de lo que domesticamos¨. Es responsabildiad humana resolver su desamparo.

Escriba una respuesta