La Habana para el turismo internacional

mayo 31, 2017 | Imprimir Imprimir

 

Fotorreportaje por Elio Delgado Valdés

HAVANA TIMES — Sin lugar a dudas La Habana es una ciudad longeva, bella. Comienzo este post con esta afirmación aunque cree la duda en los lectores. Es que a pesar de que el abandono impere en la ciudad, cuando se camina por sus espacios recién restaurados, trasformados para otros usos, cambiado hasta su nombre en algunos casos, se devela ante nosotros un nuevo escenario lleno de magnificencia, renace el esplendor legado en el pasado. La zona muestra el patrimonio arquitectónico más selecto de la ciudad.

La recientemente concluida labor de trasformación de la Manzana de Gómez, convertida en hotel de lujo, las tiendas habilitadas en su planta baja con mercancías a precios inalcanzables al bolsillo cubano, junto al progreso constructivo en sus inmediaciones, ofrece otra cara de la ciudad de La Habana para el turismo internacional.

El abandono de los parque aledaños, llamó la atención de todos, el Parque Central, camino intermedio entre los municipios de Habana Vieja y Centro Habana, transitado a diario por muchos, hoy muestra un nuevo panorama, se reacomodan sus jardines y árboles, víctimas de una poda lastimosa, sus farolas con motivos grecorromanos han sido restauradas.

El pequeño parque de Albear, llamado de Monserrate hasta que en 1895 se erigió el monumento a Francisco de Albear y Fernández -autor de numerosas e importantes obras de beneficio social en Cuba- hasta ayer mostraba un aspecto de deterioro total; sus árboles y fuente seca, hoy tienen otro fachada, jóvenes Abedules han sido sembrados y una brigada le da conservación al monumento.

Mientras la hilera de palmas reales que había sucumbido al ambiente trepidoso y contaminado de las inmediaciones del Capitolio Nacional, hoy cuenta con otras, esta vez pequeñas para lograr su adaptación al entorno citadino.

Estos son tiempos de una historia habanera diferente, la zona ofrece una visión al turista acorde con la condición otorgada por la Unesco de Ciudad Maravilla, pero al adentrarnos en los infinitos laberintos de sus calles, el lamento silenciado de sus edificios y habitantes mostrarán la cara oculta de una ciudad que se abre a la inversión extranjera.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería



Haz un comentario

5 respuestas a “La Habana para el turismo internacional”

  1. Marlene Azor Hernández dice:

    El problema es el apartheid que se crea en el mismo centro de la ciudad contra sus habitantes, pero Gaesa y las otras dos estatales del turismo trabajan de espaldas a los intereses ciudadanos.Están engrosando sus propios bolsillos, para los demás, “el diluvio”.
    Ese es el socialismo próspero que están aprobando por unanimidad en el Parlamento y frente al cual los ciudadanos no tienen maneras de protestar.

    • Atanasio dice:

      Marlene, vamos a dejar el paternalismo a un lado. Si eso es lo que quieren los cubanos pues felicidades. Si no lo quieren pues que luchen por lo que desean, pero que no esperen que nadie saque las castañas del fuego por ellos. El regimen sabe perfectamente todas las quejas y lamentaciones de los que estamos fuera y eso no les preocupa siempre y cuando dentro de la isla la gente lo siga tolerando todo.

      • Vikktor dice:

        Así es, Atanasio. Mientras la población permita ser descriminada, despreciada, y marginada frente a los turistas, y no se atreva a exigirle al gobierno que se ocupe de los problemas del pueblo, las cosas seguirán igual. Y lo peor es que no hay indicio alguno de que la sociedad va a reaccionar ante tanta ignominia. Más de dos décadas ha mostrado que la mayoría de los cubanos de aquí adentro no somos capaces de luchar en conjunto por mejorar nuestro país y hacer de nuestra Cuba un país más incluyente. No hicimos nada cuando no se nos permitía entrar a los hoteles hasta hace menos de diez años atrás, ni cuando no teníamos derecho a comprar casas, vehículos ni telefonos celulares. ¿piensas que vamos a hacer algo distinto ahora?

        • Eumir Casamayor dice:

          ¿”Ese pueblo” del que hablas exactamente cuál es? porque yo veo como un comemierda manosea a la jovencita en la guagua y nadie de “ese pueblo” alza la voz para recriminar su bajeza. Yo veo a la reguetoneriza de mierda que se monta al transporte con teléfono en mano a todo volúmen y nadie reclama nada. Y veo como en la farmacia la dependienta no da alternativa ante la escasez de medicamento, ni decir del médico, un especialista difícilmente recibirá si no es resolviendo por conocidos y entregándole, como ya es costumbre, el regalo al final de la consulta, y asumo que ese profesional es parte del pueblo. ¿De qué carajo pueblo vamos a hablar? ¿del que conforma un hato que se enajenó por completo hace más de veinte años en defensa propia? ¿ese mismo que fue aniquilado a punta del discurso y que caló hondo porque fue violentamente insistente? ¿Vamos a hablar de una población que ahora se debate entre la falsedad que por internet asume como realidad o de esa población que está por envejecer totalmente sin ver realizado ningún sueño personal, y en cambio vivió el de un grupo de criminales que los utilizaron?

          • Isidro dice:

            Y también ellos…¿por qué no? TODOS somos PUEBLO…Lo son los disidentes, los inconformes, los críticos, los manipulables, los “veletas”, los indiferentes, los comprometidos, los oportunistas, los extremistas…El asunto suele definirse en última instancia por la dirección en que se mueva la mayoría…O la denominada “vanguardia”…

Escriba una respuesta