Intercambio entre dos poetas cubanos

Mayo 19, 2017 | | |

Rafael Alcides y Nestor Díaz de Villegas

Por Lynn Cruz

HAVANA TIMES — Como viajaban las noticias en la antigüedad, de mano en mano, al poeta Rafael Alcides le llegaban las críticas que de manera episódica escribió Néstor Díaz de Villegas, otro poeta cubano, pero exiliado en Estados Unidos, sobre el documental Nadie, de Miguel Coyula, del cual Alcides es su protagonista.

A pesar de que Néstor lo atacaba por haber creído en el proceso y cito: “Alcides no admite que tuvo que existir, dentro de sí mismo, una pulsión de muerte, un apetito de destrucción, y no solo de júbilo”.

Sin embargo, Alcides nunca pareció ofendido, sino todo lo contrario, lo admiraba: “Es un poeta”, decía, “hasta cuando hiere lo hace con elegancia… un provocador, es la visión de un tipo que está del lado de allá”.

“Si acaso, Alcides y su generación son más reprobables después de la confesión”, refiere Néstor en otra parte de sus artículos.

Rafael Alcides y Nestor Díaz de Villegas

Se generaba un misterio alrededor de la figura del crítico, que odiaba y amaba al Alcides personaje, al que solo conocía a través de la pantalla.

Finalmente Coyula comienza a comunicarse con Néstor, y un mes más tarde, el pasado 13 de mayo, ocurrió un encuentro antológico entre los dos poetas en la casa de Alcides. Un instante atrapado en la eternidad.

Alcides lo llama: “El último gran amigo”, Néstor le corresponde.

Mientras los escucho hablar, pienso que una película los ha reunido o tal vez no.

Néstor un radical, su juventud fue truncada en medio de la euforia del proceso revolucionario. A causa de sus poemas, sufrió cinco años de prisión, siendo un adolescente.

Alcides un romántico, no emigró, pero es un fantasma entre los escritores de su generación y con la voz entrecortada dice: “Coño Néstor, me siento responsable, yo contribuí a crear esta cárcel”.

Con la condena de Néstor fueron estigmatizados sus padres, en una época en que ser considerado un contrarrevolucionario era repudiado por la mayoría. Su padre fue expulsado de las filas del Partido Comunista de Cuba, su hijo era “la papa podrida”.

Desde la soledad del presente se reconocen, se estremecen… se reúnen las almas de los poetas.  No es que el dolor haya cedido, es que se transformó en poesía.

“La Revolución es incapaz de generar entusiasmo, de reavivar la creencia y transformarla en arte”, dice también Néstor, refiriéndose al discurso expresado en Nadie.

Verlos juntos, escucharlos, develó una parte del misterio. Pensaba que ambos en circunstancias y generaciones distintas, pero por una misma causa, padecen de ostracismo dentro de la Isla.

Me preguntaba, ¿qué habría sido de ellos, si los artistas e intelectuales cubanos no hubiesen aprobado las palabras a los intelectuales de Fidel Castro en el año 1961? Doce años antes de que juzgaran a Néstor, firmaron su sentencia de muerte, pues nunca quedó claro qué significaba estar “dentro” o “fuera” de la revolución, o incluso, qué era la “revolución”.

Nestor Díaz, Miguel Coyula y Rafael Alcides

Tan subjetivo como el arte mismo, susceptible a cualquier tipo de interpretación.

El tiempo los une en el juicio final, ante la muerte de una ideología que no es precisamente la muerte de las ideas.

Casi al final de la tarde, Alcides con rabia pregunta: ¿Y cómo es que todavía tú vienes a este país Néstor, después de todo lo que te hicieron?

Y como un Odiseo que regresa a Ítaca, él le responde: “Porque siento a los Néstores multiplicados en la Isla”.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

2 respuestas a “Intercambio entre dos poetas cubanos”

  1. el bobo de Abela dice:

    Hermoso ejemplo de la inevitable reconciliacion entre cubanos que ocurrira cuando termine esta pesadilla del castrismo. Y creo que sera muy facil, pues si lo lograron en Sudafrica, Chile, Alemania y centroamerica, nosotros lo haremos tambien.

  2. Isidro dice:

    Bien por ambos, partes ineludibles de nuestra cultura y expresión poética…Ahora, un detalle: Al parecer el pasado de Díaz de Villegas no ha sido óbice para que nuestra Inmigración – con frecuencia tan quisquillosa con los que se fueron “en malas” con el Gobierno – , le haya franqueado las puertas de la Patria…O no todo es tan oscuro como lo pintan, o mejor: algo está cambiando…

Escriba una respuesta