Gobierno afirma que fallo de Corte no afecta acuerdos con las FARC

mayo 18, 2017 | Imprimir Imprimir

Foto: telesurtv.net

HAVANA TIMES – El Gobierno colombiano consideró hoy que un fallo de la Corte Constitucional que derogó la prohibición para que el Congreso modificara el acuerdo de paz con las FARC no representa un problema para la implementación de los convenios, reportó dpa.

La sentencia fue anunciada el miércoles por el tribunal, aunque se espera que en los próximos días se divulgue el fallo completo para apreciar el alcance de la decisión.

Según la Corte, el Congreso, que desde diciembre pasado ha aprobado varias leyes que desarrollan el acuerdo por la vía rápida del “fast track”, sí puede introducir modificaciones.

El pronunciamiento del tribunal fue hecho a raíz de una demanda elevada por el senador Iván Duque, miembro del partido opositor de derecha radical Centro Democrático, quien afirma que el Congreso debería introducir modificaciones al acuerdo porque no puede asumir solamente una función de “notaría pública”.

El secretario general de la Presidencia, Alfonso Prada, señaló que el Gobierno respeta el fallo de la Corte y considera que no afectará los proyectos de leyes que faltan por aprobar porque el oficialismo cuenta con las mayorías en el Congreso.

“Recibimos con respeto y acatamos el fallo, como el Gobierno lo hace siempre, independientemente de las consideraciones jurídicas o políticas que tengamos sobre sus implicaciones”, dijo el portavoz de la Presidencia.

“El Gobierno no ve con preocupación el efecto de la sentencia, porque confiamos plenamente en que el Congreso de la República continuará el trámite de los proyectos que implementan los acuerdos de paz”, agregó Prada.

El máximo jefe de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), Rodrigo Londoño, dijo que los guerrilleros que están concentrados en campamentos tras la firma de la paz iniciaron una asamblea permanente a raíz del fallo de la Corte.

“Ante las decisiones de la Corte, todas las Zonas y Puntos de Transición y Normalización entran en Asamblea Permanente. #NoNosEnredenLaPaz”, escribió Londoño en Twitter.

“Nunca creímos que iba a ser fácil. Fue el camino que escogimos y nos mantendremos firmes en el propósito de la paz”, añadió.

El primer jefe de las FARC en pronunciarse fue Luciano Marín, conocido con el alias de “Iván Márquez”, quien dijo que espera que el Gobierno sabrá cómo superar posibles problemas.

“Confiamos en que el presidente haga valer las facultades que le otorga la Constitución para sacar adelante este proceso de paz”, escribió en Twitter “Márquez”, quien fue el jefe del equipo de las FARC en la negociación del acuerdo.

Por su parte, el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, dijo que la decisión de la Corte hará más lento el trámite de los proyectos de ley, pero al final no afectará su implementación.

“Creo que no es el fin del mundo. Se presentarán algunas dificultades, pero creo que se superarán (…) Todo está vigente, se pueden seguir presentando proyectos, solo que el trámite variará”, dijo Cristo a la cadena de radio Caracol.

Uno de los negociadores del Gobierno, el senador Roy Barreras, catalogó de “duro golpe contra el proceso de paz” la decisión de la Corte Constitucional.

“Es un golpe duro contra el proceso de paz y su implementación, que será más difícil. El ‘fast track’ es un método extraordinario para un hecho extraordinario que es parar una guerra. No sé si los magistrados quedan tranquilos”, opinó Barreras.

Según el presidente de la Corte Constitucional, Luis Guillermo Guerrero, la decisión no afecta el proceso de paz, pues el presidente Juan Manuel Santos conserva facultades para objetar las posibles modificaciones que haga el Congreso.

“Abrir espacios de deliberación democrática no puede verse como una amenaza al proceso de paz. Por el contrario, es una suma y le aporta al proceso de paz”, dijo Guerrero.

El Gobierno de Santos y las FARC, que se alzaron en armas en 1964, suscribieron el acuerdo de paz en noviembre pasado en Bogotá tras cuatro años de negociaciones en La Habana.

Los 6.800 miembros de las FARC están concentrados desde febrero en 26 sectores del país preparando su desmovilización, en tanto que hace varias semanas iniciaron el proceso de entrega de armas a una misión de las Naciones Unidas.



Haz un comentario

Escriba una respuesta