La renovada terminal portuaria habanera de pasajeros

abril 24, 2017 | | |

Fotorreportaje por Elio Delgado Valdés

HAVANA TIMES — La estructura metálica de dos niveles acoge al pasajero para su viaje al otro lado de la bahía habanera. La nueva construcción fue levantada sobre el viejo edificio, cuya historia data del siglo XVIII y que en 1942 cedió el espacio para un cuartel de bomberos como auxilio al puerto en caso de incendios. Fue modificado y revitalizado para recuperar su función original: transportar pasajeros en el interior del puerto hacia los poblados de Regla y Casablanca.

La planta baja está provista de bancos para la espera, teléfonos, cajeros automáticos y baños; las pertenencias son revisadas por agentes de seguridad que luego permiten el paso hacia el muelle de embarque, cámaras de vigilancia observan el ir y venir de las personas en el lugar. Se tuvo en cuenta en el proyecto eliminar barreras arquitectónicas para facilitar la movilidad de los minusválidos y las embarazadas.

En el nivel superior está la cafetería, abierta las 24 horas. Desde ella se puede ver parte de la bahía mientras se espera; la oferta gastronómica es variada, es atendida por jóvenes graduados de la escuela de técnico medio en Servicios Gastronómicos.

Amparado por los cristales que rodean el lugar, el pasajero se protege de la lluvia, el fuerte sol y el viento; su proximidad a la parada de ómnibus, hace que sirva de cobija a quien espera para proseguir su viaje.

Las embarcaciones Baraguá, La Coubre y 4to Congreso, hacen el recorrido a través de la bahía. Luego de los sucesivos acontecimientos generados durante el período especial por el secuestro de embarcaciones, iniciado con el hundimiento en horas de la noche del 13 de julio de 1994 del remolcador 13 de Marzo, con 50 personas a bordo, le sucedieron los secuestros de la lancha Baraguá, el 26 de julio y La Coubre, el 3 de agosto.

El cierre de esos violentos incidentes fue el 5 agosto de 1994, con el llamado Maleconazo, hechos perdidos en el tiempo y la memoria, pero que generaron medidas de seguridad no solo en los embarcaderos, sino dentro de las lanchas, una reja aísla al pasajero del exterior y del conductor, disfrutar el viaje en la parte posterior de la embarcación como se hacía tradicionalmente, quedó prohibido desde entonces.

En la bahía de La Habana existían cuatro emboques: muelle de Luz, Regla, muelle de Caballería y Casablanca; en este último, según cuentan los mayores, hasta la década del 60 existían pequeñas embarcaciones que por el precio de veinticinco centavos transportaban personas a la otra orilla.  En la actualidad en el lado oeste de la bahía solo el emboque de Luz se mantiene funcionando desde las 4:00 a.m. hasta las 11:30 p.m.

Click on the thumbnails below to view all the photos in this gallery

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

3 respuestas a “La renovada terminal portuaria habanera de pasajeros”

  1. meresbala dice:

    eso es lo más cercano que va a estar un cubano de cuba de montar crucero…??? Baraguá, La Coubre y 4to Congreso..??? y no le van a dar un chance al aguerrido y leal pueblo cubano de darse un paseito en Carnival, Royal Caribbean y Norwegian…??? uy, la verdad que el bloqueo es muy malo, muy malo… cómo es eso que dice Raúl del respeto mutuo y la igualdad de condiciones..????? yo pensaba que si los Americanos pueden ir de turistas a Cuba la condición de Raul era que los cubanos también tuviesen el derecho de ir a USA, de montar los mismos barcos o no habría acuerdo ninguno… como siempre, en la parte capitalista cubana, hay pero no les toca…

  2. irina dice:

    Lo que hay que renover son las antiguas, casi históricas lanchitas, que llevan años trabajando sin parar. Ojalá que nos duren mucho, porque es lo poco que tenemos y que humildemente nos dan. Aunque Regla y Casablanca no cambien tampoco. ¿Tendremos lanchas nuevas algún día?

    • meresbala dice:

      ¿Tendremos lanchas nuevas algún día? si lo exigen si, si no lo exigen, probablemente no. Ahora bien, si lo exigen les pueden decir que no porque Cuba es un país bloqueado, entonces la clave estaría en aceptar o no la respuesta. El otro tema es, si lo exige usted sola, ni respuesta le van a dar, si lo exigen muchos, entonces les van a dar la respuesta del bloqueo, pero si los muchos no aceptan esa respuesta, posiblemente en acto solemne, con fanfarria y por obra y gracia de la revolución, tendrán dos lanchas nuevecitas de paquete.

      Mientras el pueblo acepte que el bloqueo justifica sus miseria, el estado no tiene por que dar otra respuesta. Mientras el pueblo tenga miedo, el estado no tiene por que temer al pueblo. Mientras el pueblo aguante, el estado descansa.

Escriba una respuesta