Concierto de Reggae en un apartamento de Alamar

abril 18, 2017 | Imprimir Imprimir

Una autogestión bien recibida

Fotoreportaje por Regina Cano

Sandor

HAVANA TIMES — Una Cuba llena de mixtura evidenció el concierto de Reggae, por motivo del lanzamiento del CD- Diáspora ilegal.

“Estudiantes sin Semilla”, grupo fundado por dos Rastafaris cubanos hace más de 10 años, el cual sufrió alguna que otra transformación y en la actualidad es conformado por uno solo de sus integrantes: Sandor, realizó un concierto este 15 de abril, en el apartamento donde habita este cantante de Reggae –en Alamar, La Habana.

A su compañero, el “Melo”, quien reinicia su historia en otra tierra allende los mares (Barcelona, España) fue dedicado el presente disco.

Melo y Sandor tuvieron muchos años de trabajo duro, por lo que la mano de ambos firma las canciones contenidas en esta obra.

Algunas de esas canciones ya habían sido escuchadas por el público presente, quienes las coreaban y bailaban con el ánimo de quien las disfruta y espera siempre más.

En el concierto hicieron presencia como invitada(o)s: la Java3vida, Minervary, El Pincho, la Anaconda y el Kiki –este último muy esperado-, quienes junto a Sandor hicieron honores “…a quienes ya no están entre nosotros…”, pienso que haciendo alusión a esa diáspora que nos completa y hace notar la ausencia de seres queridos.

Una de las canciones con un estribillo que conminaba a la “…Libertad…” como esencia, fue de las más coreadas, junto a otras bien populares entre los asistentes, quienes además de parecer estar dispuestos a cantar lo que piensan, también podían tan solo disfrutar la música de un sábado en la noche, como –la necesaria fiesta de un fin de semana.

En otro momento el estribillo de lo cantado por Sandor, rezaba: “…trata de trabajar como hormiga brava, por un poquito de pan…” o “…mucha gente sin dinero se cobijan con la luna…” aludiendo a la precariedad que provee un corto salario y una canasta básica cada vez más cara.

Este evento demuestra también de cómo va quedando una isla rehecha de mixturas –unos desde aquí y otros desde allá-, de buenas intenciones dentro de la creación de sus artistas, el talento y la vocación puestas en función de cómo ser coherentes en la convicción del camino que se elige como modo de vida, yendo hacia adelante por el empuje de quienes son sus protagonistas.

Minervary y la Java3vida

Y no solo se hace visible en la labor de “Estudiantes sin Semilla” -ahora con una dicotomía que se sostendrá hasta el próximo cambio-, sino también en como aún la marginación oficial de ese género, hace confluir en una complicidad solidaria: al reggae, al rap y a un reggaetón que pudiera defenderse ante el más comercial en la Isla sin serlo él precisamente.

La misma diversa realidad percibida por los exponentes, se mostró en la confluencia de un público tan disímil como la propuesta que este sábado de abril se dio en este pequeño apartamento, que fungió como gran contenedor de voluntades.

Bien por este Estudiante Sin Semilla -creyente en el Jah y admirador de Bob Marley-, quien a pesar de toda la discriminación que rodea a los rastafaris, así como en su propia percepción de ser censurado como músico e individuo, logra levantar su mano y su voz al cantar temas donde se ven reflejados sus congéneres, además de un Flow bien vibrante.

Articulo relacionado: Concierto en el anfiteatro del Almendares, espacio cultural habanero.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería



Haz un comentario

Escriba una respuesta