author photo

Irina Echarry: Me gusta leer, ir al cine y estar con mis amigos. Muchas de las personas que amo han muerto o ya no están en Cuba. Desde aquí me esforzaré en transmitir mis pensamientos, ideas o preocupaciones para que me conozcan. Pudiera decir la edad, a veces sí es necesario para comprender ciertas cosas. Tengo más de treinta y cinco, creo que con eso basta. Aún no tengo hijos ni sobrinos, aunque hay días en que me transformo en una niña sin edad para ver la vida desde otro ángulo. Me ayuda a romper la monotonía y a sobrevivir en este mundo extraño.

Solidaridad con Karla y con todos los Otros

Abril 18, 2017 | | |

Irina Echarry

Karla María Pérez

HAVANA TIMES — Estamos en un  momento peligroso, el mundo vive días de zozobra a causa de las amenazas bravuconas de presidentes de algunos países y las bombas que Trump lanza como si fueran confetis de cumpleaños.

En Cuba, que muchos ven como un lugar tranquilo donde quisieran vivir si no fuera por sus carencias económicas, tampoco escapamos a los problemas graves. Sí, hay más paz que en otros sitios, claro, porque no estamos en el área abocada al conflicto bélico. Sin embargo, hay tantas situaciones que debieran preocuparnos y ocuparnos, pues repercuten no solo en el presente, sino en el futuro del país.

A pesar de que la Constitución de la República de Cuba deja claro en su capítulo 6to sobre la Igualdad, en el artículo 43° que dice: “El Estado consagra el derecho conquistado por la Revolución de que los ciudadanos, sin distinción de raza, color de la piel, sexo, creencias religiosas, origen nacional y cualquier otra lesiva a la dignidad humana, disfruten de la enseñanza en todas las instituciones docentes del país, desde la escuela primaria hasta las universidades, que son las mismas para todos”.

A pesar de que las universidades de cualquier país deben ser espacios libres para el pensamiento, el debate, la discusión, la base donde se incube el bichito de la crítica no solo a los problemas sociales o políticos, así como también a la crítica personal, esa que tantos beneficios deja.

A pesar de que la mayoría de los jóvenes cubanos están cada vez más apáticos, ignorantes de los conflictos políticos que acontecen en el mundo y, sobre todo, los que se desarrollan en Cuba, cómodamente enajenados con la invasión de las marcas, el regguetón o el arte no politizado.

A pesar de todo, ha sucedido otra vez, ahora en la figura de Karla María Pérez, una muchacha de 18 años que ha sido expulsada de la carrera de Periodismo en la Universidad Central Marta Abreu, de Villa Clara, acusada de pertenecer a una organización contrarrevolucionaria e ilegal

He conocido historias parecidas de jóvenes a los que les frustran su intención de ser sinceros, críticos, de pensar por sí mismos. Lo más triste es cuando los propios estudiantes o colegas de trabajo -que hasta ayer compartían el almuerzo, el café, los chistes, y, a veces, hasta las mismas ideas-, dejan de ser esos conocidos para convertirse en cómplices del poder.

Leyendo el comunicado de la FEU, que respalda la expulsión, sentí espanto de que a estas alturas algún joven se crea un discurso semejante. Es totalmente oportunista y discriminatorio. La universidad tiene que estar abierta a todos y a cada uno de los ciudadanos del país. Estoy segura que hay muchos estudiantes preguntándose por qué ha ocurrido algo así, pero es difícil que hagan pública esa curiosidad, pues ya están viendo el precio que se paga.

Estas cosas no  suceden por casualidad, no se trata de un grupo de funcionarios que toma una medida equivocada. De ser así, ya se hubiera castigado a algunos que llevan tiempo cometiendo errores y horrores. Es el resultado de una política que funciona en la sociedad, en los centros estudiantiles y laborales, en los barrios y hasta en nuestra vida privada, donde impera una manera de ver el mundo que nos hace rechazar al Otro. Aún cuando todos somos susceptibles de ser ese Otro.

Toda mi solidaridad con Karla y con cada uno de los que ha sufrido la torpeza de los poderosos de turno y la complicidad de los que no calculan cuán poderosos pueden llegar a ser. Algún día nos arrepentiremos de no haber hecho nada para cambiar las cosas; ojalá no sea muy tarde.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

8 respuestas a “Solidaridad con Karla y con todos los Otros”

  1. Roberto dice:

    De que autonomia universitaria podemos hablar, la universidad despues del triunfo del 59 dejo de ser ese espacio de confrontación y debate para convertirse solamente en la UNIVERSIDAD ES DE LOS REVOLUCIONARIOS(es decir de los alineados) y ha cumplido fielmente su mision, esta joven no es ni la primera ni la ultima persona ya sea estudiante o profesor que ha sido expulsada, la universidad dejo de ser ese espacio de pensamiento critico del cual se nutrieron jovenes como mella, villena y demas que en su tiempo hicieron lo que podian hacer para que el estudiantado tuviera voz, hoy la voz de la FEU es la UJC y el PCC , la FEU organizacion que ha sido secuestrada y se ha alejado de sus principios fundacionales, se sabia perfectamente de que los jovenes en especial los universitarios son los que mas rapido se identifican con las causas justas y nobles, la maxima direccion del pais se dio cuenta en aquella epoca d eso y el cerco llego para evitar de que se nutrieran y pudieran arrebatarle el poder, religiosos, homosexuales y demas son tambien historias que lleva en su carga pesada la universidad cubana(para su verguenza por expulsarlos por problemas ideologicos o no tener cualidades) en su lista de expulsiones.
    Otra cosa es que los medios de comunciacion hacen bien su papel y filman bien cada vez que el estudiantado colina abajo(en este caso me refiero a la UH) marcha, asi demuestran ante el mundo y sobretodo a los turistas de turno por esa zona el masivo respaldo de los jovenes ,, lo que no saben es que artimaña se utiliza para conseguir tan numero de jovenes (mayoritariamente militantes), un concierto en la noche y una wifi gratuita lo que equivale a cero clases, tampoco saben que a esa hora el copelia tiene su pico alto por los que logran burlar la marcha y se fugan a merendar helado.

  2. Armando Perez dice:

    El asunto de esta muchacha es la continuación de una política de mas de 40 años, que se inició com fuerza en los ’70 con la “depuración univesitaria”, donde expulsaron a gusanos, gays, chicas fáciles, quienes tenáin relaciones con familia en el exilio, se poníann jeans, quienes llevaban el pelo largo y/o escuchaban muisca en inglés, etc. O sea, todos los que no cumplían los parámetros del “hombre nuevo”. Yo viví aquellos aquelarres. Eso ha continuado, con actualizaciones, no sólo en la centros de estudio sino también en centros de trabajo.

    La razón de esto es muy simple; es un asunto de supervivencia del sistema. Una chispa puede incediar un bosque, así que hay que apagarla en cuanto surja. En otros tiempos fue el pelo largo o vestir bermudas, hoy, cuando se ha neutralizado el posible efecto ideológico de la preferenia sexual, la moda y la música, queda aún la ideología como criteriio de peligro para el sistema.

    Poco a poco el gobierno de Cuba se ha ido desideologizando, por el cansancio y la erosión de la realidad. El proceso seguirá y tal vez se acelere después del retiro de Raúl Castro, pero mientras tanto, estas medidas serán necesarias (como lo fue el fusiliamiento apresurado de los que se robaron la lancha de Regla), para mantener a todos bajo control. No se puede permitir la libertad de expresión en sistema que ya no tiene mucho de nuevo que ofrecer, ni mucha esperanza que dar y cuyo desempeño económico es abismal.

    El mismo hecho que varios haya decidio expresar su desacuerdo públicamente es prueba de que se va perdiendo el miedo y el control y que es necesario mantenerlo mientras esten los históricos en el poder. Simple realpolitik.

  3. Marlene Azor Hernández dice:

    Gracias IRINA por tu solidaridad con Karla y con los muchos profesores y estudiantes expulsados por pensar diferente al discurso oficial. Escandaloso que esto siga pasando, y más escandaloso aún el contubernio de la FEU y de los funcionarios de la Universidad incluido el rector. Producir el temor y el terror contra la discrepancia forma parte del terrorismo de estado que lleva cabo el gobierno cubano.

  4. ATILA dice:

    No entiendo por que se asombran de que expulsen de una universidad cubana a un estudiante por actividades políticas si nuestra historia republicana esta llena de casos de estudiantes expulsados de la universidad por causas políticas y del 59 para aca nunca se ha escondido para decir que la universidad es para los revoluvcionarios.

  5. Isidro dice:

    Lo ocurrido con Karla deviene muestra fehaciente de cuánto habrá que andar antes de que cambie “todo lo que debe ser cambiado”. Esta joven expulsada ahora tendrá ante sí las opciones de convertirse en opositora “de línea dura”, marcharse del país o hacerse una autocrítica a lo Galileo (mientras por lo bajo musita “eppur si muove”), sumándose así al “noble” ejército de la doble moral.

  6. Isabela dice:

    Lo repito nuevamente: todo esto tiene tufillo a las “cortes de justicia” de Mao. Es el mismo tipo de régimen totalitarista, invasivo, coartador de libertades y expresión. Semejante intolerancia se torna en pura hipocresía cuando los mismos que tan duramente la juzgan por sus “problemas ideológicos”a la primera de cambio salen corriendo hacia cualquier rincón del planeta donde puedan tener lo que en Cuba no tienen y ellos creen que merecen. Me consta que así son muchos de ellos porque desafortunadamente me tropecé con algún que otro personaje de estos en un pasado. Acérrimos militantes de la UJC ( especialistas en hacer trizas a compañeros y amigos, recitadores de consignas y versos, apasionados defensores de la Revolución y sus conquistas), que ni bien tuvieron la más mínima oportunidad huyeron despavoridos hacia tierras más benignas por medio del práctico jineteo, o por misiones asignadas o por maestrías “ganadas” en el exterior. De más está decir que a Cuba no volvieron. Conozco a otros que están en la cárcel por delincuentes o corruptos. Es todo pura farsa e hipocresía (y ellos lo saben pero simulan lo que hay que simular para estar donde hay que estar) , bien condimentada con lo que ya sabemos que pasa cuando se forma un grupo y el individuo no piensa. Esperemos que en un futuro esta especie (si sobrevive) logre mutar a algo mejor.

    • Isidro dice:

      Isabela, Ud. tiene fijación con el “Gran Timonel”, quien dicho sea de paso no necesitaba de “cortes de justicia”, porque para esos afanes le bastaban los millones de Guardias Rojos que lo idolatraban…

  7. Isabela dice:

    Estimado Isidro, gracias por su acostumbrada contribución a mis comentarios. Esta vez, como tantas otras me guardo mis pensamientos agradeciéndole la deferencia. Cordial saludo.

Escriba una respuesta