author photo

Verónica Vega: Por años me fue difícil elegir entre escribir, pintar o danzar. Escribir resultó lo más rentable e inmediato. Vivo en Alamar, un proyecto de ciudad abortado, que sólo respira por lo que queda de la naturaleza, por la alternatividad cultural, y sobre todo, por la voluntad infinita del alma humana. No me considero periodista. Escribir en Havana Times ha sido sólo una oportunidad para decir lo que creo que se puede mejorar en Cuba.

Hablar de veganismo en Cuba y la visita de PETA

marzo 3, 2017 | Imprimir Imprimir

Verónica Vega

PETA en la céntrica calle Obispo, Habana Vieja.

HAVANA  TIMES — Gracias al sms de un amigo pude estar presente en la esquina de Obispo y Mercaderes, Habana Vieja, donde se presentaron miembros de PETA, (People for the Ethical Treatment of Animals), la mayor organización mundial por los derechos de los animales. Esta es su primera visita a Cuba.

Para sorpresa de los paseantes del concurrido bulevar, dos muchachas se quitaron sus batas verdes exhibiendo bikinis con diseños que imitan verduras. Mientras la gente se detenía, curioseaba, muchos hombres les dirigían miradas de lascivia y hasta piropos, ellas distribuyeron kits promoviendo la alimentación vegana y hablaron de la posibilidad de alimentarse sin sufrimiento animal.

El concepto de PETA se resume en que estas criaturas son vulnerables al dolor y tienen autonomía, así que “no son nuestras para usarlas como comida, vestimenta, entretenimiento, experimentación o cualquier otra razón”.

En lo personal, no pretendía hacer un reportaje, me interesaba mucho intercambiar criterios con gente más radical que yo en su dieta, pues desde hace casi 25 años soy lacto vegetariana. Tuve que esperar a que mermase el flujo de cámaras y micrófonos para acercarme a las muchachas y otros dos activistas. Con una de las chicas, por ser portorriqueña, pude hablar en español.

Me acompañaban mi esposo, mi hijo, y un amigo, también vegetarianos. Les explicamos los inconvenientes de distribuir recetas cuyos ingredientes no están al alcance de la mayoría. Por propia experiencia, sé que el mayor tabú con respecto a este tema es el mito de que los vegetarianos no disfrutamos la comida.

La cocina tradicional cubana no concibe la ausencia de la carne. La propia incertidumbre económica ha convertido la presencia de la fibra animal en meta y símbolo de estatus social.

Es justo señalar que en el Período Especial el Estado abrió restaurantes vegetarianos, y vendió folletos que difundían los valores nutricionales de la alimentación no omnívora, pero la mayor parte de la población lo interpretó como una estrategia para justificar la crisis, no como una opción sensata.

Actualmente en Cuba no existe el menú vegetariano en ninguna institución, ni siquiera en los hospitales. A los enfermos de cáncer no se les induce a que vaya prescindiendo del consumo de carne. Ni siquiera el que la organización Mundial de la Salud emitiera la confirmación de que el consumo de embutido es causa de cáncer, ha cambiado el enfoque nutricional. Con respecto a prescindir de los lácteos, no hay sucedáneos como la leche de almendras, de soya, de coco, de arroz…

Los miembros de PETA reaccionaron consternados cuando les explicamos que en los 90s hubo gente que cazó gatos domésticos para comer. No cabe dudas que con respecto al veganismo, este es un contexto muy inhóspito. Uno de los recursos más recurridos para invocar la prosperidad son los  sacrificios de animales como ofrenda religiosa. Ritos cada día más públicos y expandidos.

Matemáticas.   Ilustración por Yasser Castellanos

El cubano común no delimita entre la jovialidad y la cumbancha, entre el candor y la ignorancia. Es fácil ser cortés con extranjeros, con jóvenes semidesnudas, pero hacer reformas tan drásticas por evitar el sufrimiento animal… Muy cerca de donde ellos hacían su promoción, un hombre exhibía dos perros salchicha con ropa, forzándolos a un largo estatismo, para cobrar por la atención de los turistas.

No obstante, los miembros de PETA se mostraban contentos con la acogida que habían tenido. Siendo los primeros vegetarianos que conocían en su vista, nos incluyeron en un pequeño reportaje. Presenciando el performance había varios jóvenes con uniforme de la Policía, pero su actitud era también respetuosa.

Alex Bezjak, colombiano-canadiense y miembro de PETA, nos explicó que en Canadá las condiciones en que se crían los animales “de consumo”, son horribles. Las leyes de Protección Animal no involucran a estos seres, que crecen en jaulas donde no pueden ni caminar. Muchos cerdos mueren de sed durante la transportación. Como parte de una iniciativa llamada The Save Movement (nos dijo que con ese nombre puede buscarse en Internet), él y otras personas se paran frente a los camiones que transportan cerdos y los obligan a detenerse. Les dan agua a los animales, con la premisa de que si no pueden salvarlos, al menos mitigan su sufrimiento.

Convenimos que en su próxima visita, contarán con nuestro apoyo para brindar comida vegana a la gente con ingredientes accesibles al cubano de a pie.

Por mi parte, decidí eliminar los lácteos (ya bastante esporádicos), de mi dieta. El veganismo me parece una opción viable y mucho más humana.

La breve visita de PETA en nuestra isla denota que se está cumpliendo la exhortación del Papa Juan Pablo II: “Que Cuba se abra al mundo y que el mundo se abra a Cuba”.

Junto a la compulsión de esta apertura, la curiosidad frívola, entran también representantes de causas mucho más nobles. Para ellas, nuestra gratitud y nuestra bienvenida.



Haz un comentario

25 respuestas a “Hablar de veganismo en Cuba y la visita de PETA”

  1. jorgealejandro1 dice:

    Esa es la burla más grande al pueblo de Cuba en el último cuarto de siglo: decirle al pueblo que no coma carne ¡Ni huevo!. Estas dos infelices no tienen la menor idea de cuál es el problema alimentario en Cuba. Buen papelazo que están haciendo. Esto no es más que otro circo deplorable e irrespetuoso con las necesidades de la gente. Ya me imagino cómo van a sacarles lascas los jodedores del patio. Aquí les dejo una muestra del humor popular de allá por los 70:

    “Si no fuera por la pizza
    el huevo y el macarrón,
    el cementerio de Colón
    llegaría hasta La lisa”

    Para tener una opción verdaderamente voluntaria de comer lo que nos dé la gana, lo primero que hay que tener es todo tipo de comida al alcance de todos.

    • Verónica Vega dice:

      Jorge Alejandro: entiendo que ante las muchas carencias civiles, morales, materiales del pueblo cubano, proponer el veganismo te parezca un lujo. Pero no lo es. Porque los daños que produce el consumo de carne son los mismos aquí que en el primer mundo. Porque hay cubanos a las que ese tema nos interesa MUCHO y tenemos derecho a saber que existen personas afines, que defienden lo mismo que nosotros. Cuando yo era niña escupía la carne, no me gustaba, y me obligaban, me amenazaban para que la comiera en nombre de una cultura heredada, que no se cuestionaba. Crecí luchando por pura intuición contra el concepto de que la carne es imprescindible, y estuve muy sola, contra ese muro, por muchos años, mientras fuera de esta isla el vegetarianismo y el veganismo eran un hecho para miles de personas. Es posible ser vegetariano en Cuba, y vegano, si a uno le interesa lo suficiente. Lo que sí es causa de vergüenza es la ausencia de una Ley de Protección Animal y la condición de nuestros animales en las calles, en los mataderos, el número de animales que se matan a diario por superstición, con procedimientos crueles y cuyos cuerpos mutilados se exhiben en lugares públicos, y la expandida indolencia. Porque los cubanos podrán haber renunciado a sus derechos básicos, (como un salario digno), pero los animales no pueden reclamar los suyos ni ejercerlos por sí mismos.

      • jorgealejandro1 dice:

        verónica:

        Yo solo hablo de un aspecto que me parece surrealista: Ir a Cuba a decirle a la gente que no coma carne, ni huevo, ni tome leche. Muy bien por ti si no te gustó nunca la carne. Nada que objetar. El problema es que hay millones a quienes sí les gusta; y en Cuba la de res, por lo menos, es un artículo casi de super lujo. Los precios de la de puerco, dan pavor, y pagar a peso el huevo es como para una novela de Kafka. Y, por si fuera poco ´¿Cuánto costaría una verdadera dieta vegana como Dios manda? Una dieta vegana de calidad no son tres boniatos, un tomatico y una lechuguita con alguna que otra zanahoria cuando aparezca.. Y estoy hablando de las tres comidas diarias ¿Pagar hasta 15 pesos por un aguacate, y diez por un macito de lechuga?

  2. Vero tiene un corazón grande… ¡me gustaría ser como ella! Creo que hizo muy bien en explicarles a las señoras de PETA el problema con los ingredientes en Cuba.
    En mi opinión, el vegismo y el vegetarianismo son gustos adquiridos. Me estaba acordando del primer restaurante vegetariano que visité en San Diego. Yo estaba recién llegada de Cuba, en la época del período especial en el 96, y mi marido me llevó a un restaurante vegetariano muy pipirinice. Bueno, cuando yo veo que el plato principal era edamame (vainas de soya, que en ese tiempo no eran tan populares como ahora, que hasta las venden congeladas) y que no había carne, ni pescado, ni un triste pollito, por poco lo mando pal cará. Pero ahora ya como muchos más vegetales. N Cuba, incluso antes de la crisis de los noventa, no había costumbre de comer muchas ensaladas ni frutas, al menos en mi familia.

  3. Atanasio dice:

    La campaña por la proteccion de los animales va mas alla de una lechuga. Antes de promover el vegan en Cuba, donde aun el alimento es un problema cuantitativo y cualitativo, yo empezaria por poner leyes mas fuertes contra el maltrato a los animales, hacer campaña a favor las mascotas abandonadas, prohibir la venta de pajaros, acabar con el abuso de caballos, burros, peleas de gallos y perros. No soy partidario de zoologicos, acuariums ni circos con animales. Hay que empezar por algo y no creo que el estomago tenga que ser el primer sacrificado

  4. Rogelio dice:

    Lo que con el macito de lechuga a 10 pesos, me quedo comiendo picadillo, sabes.

  5. Luis dice:

    Esas mujeres son unas criminales q comen vegetales q son obligados a vivir en lineas, uno tras otro, sin poder crecer libremente donde Ellos quisieran y mezclarse con otros vegetales libremente.

  6. Lela dice:

    Soy una amante de los animales, incluso queria estudiar veterinaria. Me alimento fundamentalmente de frutas de todo tipo, muy variadas, tropicales y occidendantales, secas y las clasicas, tambien de vegetales y hortalizas, y bastantes cereales, pero nunca he dejado de comer quesos, leche, huevos, carnes y pescados y mariscos, ademas de frutos de mar. Una dieta muy variada, muy equilibrada, y muy saludable, para evitar enfermedades. Me nutro, me alimento, y evito los placeres daninos al maximo, ejemplos: grasas , fritos y dulces.
    Pienso que en la isla no hay y nunca ha habido condiciones para una dieta balanceada y saludable, por lo que considero casi una burla lo de estas muchachas.
    Les dejo un enlace muy interesante de BBC sobre los riesgos de las dietas veganas para el organismo humano. Dice textualmente ( y esta probado cientificamente) “La vitamina B-12 es esencial para tener los glóbulos rojos sanos y puede ayudar a prevenir la anemia. El problema es que sólo se encuentra en los productos de origen animal.”
    http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/05/160520_salud_dieta_vegana_riesgos_il

  7. VF dice:

    Me parece que este es el peor momento para inducirles este aprendizaje a los cubanos. Igualmente si vienen otros a abogar por el consumo de cocodrilos, vacas o orangutanes igualmente se lo creen. En el mundo todos los dias sale una informacion diciendo que algunos de los vegetales son perjudiciales, venenosos, etc, como pudieran decir de las carnes. Pero todo el mundo consume de todo. El cubano lo que quiere es ver resuelto su problema en la mesa bien servida de lo que sea, vegetales, carnes o cualquier cosa, y esto ultimo el gobierno cubano no ha podido resolverlo (o no ha dejado resolverlo) en 58 años.

  8. Felo dice:

    Conocí en Cuba un oncólogo que era vegano y nos dio una conferencia a un grupo que practicábamos yoga. él dijo que la vitamina B12 puede formarla nuestro propio organismo. He escuchado eso de que solo se encuentra en las carnes. Habría que investigar algo más.

    • Armando Perez dice:

      La B12 hay que obtenerla del alimento. El cuerpo no la produce. Hast ahora sólo se encuentra en carnes y un un especie de alga. Se cree que tal vez otras algas la tengan, pero no existen estudios.

  9. Parque temático. dice:

    El hombre ha sido carnívoro -y ahí seguimos teniendo los 4 caninos (colmillos) para demostrarlo- en su evolución y posiblemente gracias a la proteína animal logró llegar al grado de desarrollo mental que tiene hoy. PETA debe dedicarse a lo referente al maltrato animal pero no inmiscuirse en los hábitos alimenticios de la gente que es una elección totalmente personal.

  10. Osmel Ramírez dice:

    Verónica Vega: estimadísima colega y amiga, es de esperar que un ser tan sensible como tú, especialmente con los animales, seguidora de valores ancestrales hindúes, abrazara el vegetarismo completo o veganismo. En tu caso prima la ética como motivación, lo sé. Mi punto de vista en este tema, como en otros, tiende a ser equilibrista. Soy biólogo y evolucionista, pero evito ser antropocéntrico y especista. A los seres humanos, desde el punto de vista netamente nutricional, lo que mejor nos viene es una dieta balanceada, eso no tiene discusión. El problema está en si es ético explotar a los animales en cualquier sentido, incluido como alimento. Hay muchos puntos de vista. Comer carne no es algo que hemos aprendido viviendo en sociedad, lo traemos de nuestra vida salvaje, de nuestra supervivencia, de nuestras relaciones con el resto de la naturaleza. No somos la única especie que come carne, ni siquiera entre los mamíferos; solo somos la única que analiza y tiene conciencia de que para comer carne debe matar al otro animal y terminamos preguntándonos si es o no correcto hacerlo. La ética en general y la bioética en específico, se enfrentan a este dilema y trazan límites. Por ejemplo en Cuba, aunque se viola, hay legislación que prohíbe causar dolor innecesario a los animales utilizados para cualquier fin y si han de matarlos, que sea con el mínimo dolor. Para los cobayos usados en experimentos científicos existen reglas, también contra el maltrato de caballos o bueyes, pero ¿quién puede controlar eso? –lo cierto es que adolecemos de una cultura legalista, de convivencia social correcta, y menos de sensibilidad hacia los animales: es en ese sentido que ustedes juegan un papel importantísimo y tienen todo mi respeto, Mi punto de vista: está bien el veganismo como tendencia porque ayuda a crear conciencia, a poner límites y a influir en las legislaciones proteccionistas, pero es muy improbable que llegue a ser un fenómeno generalizado. Si un león no pide permiso para comerse un venado, ni un águila para degustar un conejo, ni un pez para vivir a costa del zooplancton, jamás la humanidad va a renunciar a su derecho de comer carne. Y como especie dominante, como lo han sido otras en el pasado sin tener conciencia de ello, usa y abusa del resto de la naturaleza. Claro que nuestra propia conciencia debe limitarnos y sensibilizarnos a preservar este mundo que nos rodea, a minimizar nuestro impacto en él, incluso contra aquellos animales que comemos y por lógica debemos matar. Si un tiburón o un león, o un Tiranosaurio rex (si hubiésemos coincidido), se topara con un hombre, lo mata y devora sin piedad. El hombre los caza y hace igual, pero la conciencia social y el estudio nos lleva a protegerlos so pena de extinguirlos o por piedad, y hoy como somos muchos, se crían especies comerciales. Será difícil, y tal vez hasta insostenible, que eso cambie. Me encantan algunas verduras pero te confieso que soy amante de las carnes. Cubanísimo ¿verdad?

  11. dhaniel dice:

    El hombre es un animal omnívoro, está en su esencia. Tantas veces nos olvidamos que también nosotros somos “animales”.

    Ahora, obviamente, la ética y los valores que nos hacen “humanos” nos motivan a tomar decisiones.

    No critico a quien decida ser vegano o vegetariano o carnívoro u omnívoro. Cada quien tiene derecho a ser lo que quiera ser. Lo importante es no caer en extremismos ni de un lado ni del otro.

    Y, con independencia de ello, respetar, cuidar y valorar a las otras especies vivientes de nuestro universo. Siempre que no sean dañinas a nuestra existencia.

    Tengo amigos “ambientalistas” que no matan las moscas porque son seres vivos.

    También conozco a una señora vegana que alimenta a sus perros solo con verduras, desnaturalizándoles completamente y provocándoles graves problemas.

    Como en todo: sentido común y no exagerar.

  12. Verónica Vega dice:

    Gracias a todos por sus comentarios. Si hemos de imitar estrictamente a la naturaleza, basta observar la fortaleza y resistencia de los animales herbívoros, incluyendo a aquellos cuya carne tanto se venera y se codicia, como la res. Si la carne de res es tan completa, se debe justo al alimento que el animal consume: hierba. Y qué decir de los caballos que son puro músculo y por añadidura pacíficos. En países como Inglaterra se han realizado experimentos con prisioneros de alto riesgo, a los que se le introdujo una dieta predominantemente vegetariana y disminuyó de forma notable su nivel de agresividad. Se ha demostrado que los niños vegetarianos son también más pacíficos y tienen mayor capacidad de concentración y aprendizaje. Se ha demostrado que la dieta vegetariana cura enfermedades como la hipertensión, la diabetes, la cardiopatía. Hay personas diagnosticadas de cáncer que se han sometido a cambios radicales de dieta y el tumor ha desaparecido. Si hemos de ser receptivos al mensaje de la naturaleza, la vaca, el cerdo, el carnero, etc. NO QUIEREN ser comidos, tienen miedo, gritan, huyen, sufren. Es curioso cómo el ser humano edita constantemente la realidad, de acuerdo a sus propios intereses. Si hemos de justificar nuestros actos con el comportamiento de la naturaleza, es obvio que el sexo en los humanos tiene el mismo propósito que en los animales: la reproducción de la especie, pero se defiende a todos los niveles posibles la práctica del sexo solo por placer y todo tipo de formas de anticoncepción porque todos sabemos lo que pasaría si se practicara el sexo de forma estrictamente natural, aceptando todas sus consecuencias. Es obvio que no queremos ser tan “naturales”. La mera presencia de personas vegetarianas o veganas sanas demuestra que estos caminos son perfectamente practicables. No se obliga a nadie a ser vegetariano, es una cuestión de elección pero el derecho a la información es el mismo en todas partes, el derecho a la libre expresión es el mismo en todas partes.

  13. dhaniel dice:

    Muy estimada Verónica Vega:

    Creo que sería muy útil no colocar en la misma posición a la alimentación vegetariana y a la vegana.

    Como tampoco tiene sentido homologar una dieta balanceada con una que contenga predominancia de carnes.

    El equilibrio es lo que permite un desarrollo estable de los procesos metabólicos del cuerpo.

    Su referencia sobre asumir los hábitos alimentarios naturales de los animales herbívoros no tiene cuenta algo muy simple que aprendemos ya desde la escuela primaria: el sistema digestivo es diferente como lo son los procesos metabólicos y las necesidades de nutrientes específicos. El hombre pudiera transformarse en un animal herbívoro pero para ello se necesitaría un largo proceso de adaptación que modificaría la especie (imaginemos un entorno apocalíptico en el cual quedasen solo plantas para alimentarnos). Tal cambio ocurriría en modo natural y se cobraría un sinnúmero de vidas en el proceso evolutivo del cual saldrían solo los individuos con mayor capacidad para convertir los nutrientes, aportados por los vegetales, en energía para el cuerpo humano.

    Yo soy una persona que mantiene una dieta que incluye carne en una sola comida a la semana. A mí, particularmente, el sabor y textura de los cárnicos no me gusta mucho pero reconozco el valor nutricional que aportan en la justa proporción.

    Ppr otro lado, para todos los datos y ejemplos que puede aportar usted hay toda una serie igual de datos y ejemplos que demuestran lo contrario, incluyendo sentencias judiciales que sancionan a padres que han puesto en peligro la vida de los propios hijos pequeños por someterles a una rígida alimentación vegana.

    No promuevo, ni impongo mi dieta o modo de vida a los demás.

    Lo que muchas veces ocurre con las personas veganas y con las asociaciones que promueven tal sistema de alimentación es que asumen una posición digamos “militante”, excluyendo las razones de los demás y dando por verdad “absoluta” la propia.

    De ahí mi llamado al sentido común y a no exagerar porque las exageraciones nunca han conducido a nada bueno.

    Reciba usted un cálido saludo.
    Dhaniel.

    • Circles Robinson dice:

      “Lo que muchas veces ocurre con las personas veganas y con las asociaciones que promueven tal sistema de alimentación es que asumen una posición digamos “militante”, excluyendo las razones de los demás y dando por verdad “absoluta” la propia”.

      Si, esto pasa con todo, con la comida, la política, la religión, etc. Se llama fanatismo y no trae nada bueno cuando intenta imponer una verdad absoluta. Una cosa es estar convencido y presentar argumentos y que cada quien decida. Otro es menospreciar a los que no concuerdan con uno.

      • dhaniel dice:

        Estimado Circles: disculpe, pero no he entendido si está de acuerdo conmigo o me está etiquetando de intransigente. Si es esto último, le digo que se equivoca y que no ha entendido mi comentario. Gracias.

  14. Verónica Vega dice:

    ¿Tienen derecho personas veganas a hablar de veganismo en Cuba? ¿Tienen derecho los cubanos a saber que existe el veganismo? ¿Tienen derecho a conocer que existen organizaciones que se preocupan y actúan por los derechos de los animales? Por supuesto que sí. Es cierto que los miembros de PETA debieron explorar mejor el peculiar contexto de nuestro país antes de difundir su mensaje, pero esto se le puede decir con respeto. No hay justificación para irrespetar al que piensa diferente a la mayoría. ¿O no es eso lo que tanto se defiende en estos foros?

  15. dhaniel dice:

    Estimada Verónica Vega:

    Le pido, por favor, que lea nuevamente mis comentarios para que vea que en ningún momento he dicho que las personas veganas no tienen derecho a hablar de veganismo ni tanto menos he sido irrespetuoso.

    Es evidente que el tema es muy sensible para usted y yo siempre he valorado mucho sus post pero lamento que perciba “cosas” que yo no he expresado.

    El tema es también muy sensible para mí pues tengo una sobrina a la que le han impuesto, literalmente, la dieta vegana simplemente porque su esposo y la familia de él son veganos y no admiten ningún “desliz”.

    Ella trata de hacerlo por amor pero su cuerpo se resiente. Mientras fueron novios no hubo ningún problema. Incluso, las varias veces que vinieron a casa a cena tratamos de ser lo más sensible posible, preparando un menú que incluía platos veganos.

    El extremismo vino una vez casados, cuando la familia de él asumió tonos muy similares a los de una secta.

    No todas las campanas suenan con el mismo tono, por eso es útil escucharlas todas.

    Por último, en “estos foros”, gracias a la mayoría de los que comentamos y al gentil Circles, siempre se ha respetado el derecho a tener una opinión propia. Es algo que ha caracterizado siempre a HT.

  16. Verónica Vega dice:

    Hola Dhaniel, mi último comentario no era para tí, estaba simplemente sorprendida de la agresividad con que la gente reacciona cuando se habla de vegetarianismo, es algo que vivo constantemente porque en Cuba ser vegetariano es una excepción tan rara que implica incomprensión y a veces burla. Creo que cada cual sabe si fue respetuoso o no.

    • Williams dice:

      No puedo entender que haya personas que quieran imponer no solo las ideas, sino hasta que debemos comer, que pasa con la libertad de cada cual de comer lo que le venga en ganas?, si dedicaran mas tiempo a producir comida y resolver las necesidades basicas de la gente, y menos en tratar de imponer criterios, basandose en supuestos beneficios, recuerden que el hombre evoluciono a partir de comenso a comer proteina animal, quizas sea por eso que hoy dia hay vacas, chivos, caballos, conejos, y SERES HUMANOS!!!!!

  17. Aldebaran dice:

    Saludos a todos,yo considero que este tema en Cuba aún es bien sensible debido a carencias reales que sucedieron durante los años 90 por lo cual la mayoria de los cubanos no concebimos una dieta libre de carne ,muchas veces ni siquiera con toda la carne estamos satisfechos ,se obvian otros componentes que muchas veces tenemos a la mano y nos permiten alimentarnos bien como son las frutas ,las verduras que tenemos acá siendo realista hablo de coles,acelgas,rabanos,lechugas,etc)el punto es que el ser humano si puede vivir sin carne pero una dieta libre de los demas elementos bases como cereales,granos ,semillas etc no es para nada equilibrada,me he tomado el trabajo de leer varios libros de nutrición y visitar varios sitios web ,incluso no vegetarianos y las recomendaciones son lógicas .fáciles de seguir y no una quimera para cualquiera que decida serlo,incluso el tema de las proteinas no es nada complicado ,habria que estar varios dias sin comer nada para que el cuerpo llegara a un estado de deficit proteinico ,lean acaso la ciencia no fue la misma que le dio el valor a la carne pues sepan que la ciencia tiene cuantificado cuanto debe consumir un vegano promedio para estar sano y exepto los alimentos enriquecidos del primer mundo en Cuba tenemos muchos ingredientes a la mano y un sol maravilloso para sintetizar toda la vitamina D que necesitamos.

    De conocer vegetarianos solo conozco uno en una clase de yoga y esta mil veces mas saludable que cualquier omnivoro ,por supuesto no es solo dieta es estilo de vida ,libre de refrescos y frituras para nada sanas.No acuso con esto a nadie de ser omnivoro como bien se ha dicho una dieta balanceada igual puede ser sana y con todos los nutrientes .

    La dieta es solo un punto sensible que entre tantos golpea a la sociedad ,la mala educación ,el escandalo innecesario ,las calles de la Habana llenas de basura aún cuando hay contenedores en todas las esquinas me deprimen y atentan con esta Ciudad que tanto amo.

    Soy pacifista ,ecologista,casi astemio cada vez que puedo y mi forma de ver el mundo se contrapone con casi un 95% del cubano promedio .Pero saben algo me siento feliz por no nadar con la corriente y detenerme a pensar en los frutos de ser autonomo y no automata .Soy Joven y me gusta la musica moderna ,hacer ejercicio y conocer personas de todas partes del mundo y de diferentes criterios gracias al cielo.

    ,en estos momentos estoy tratando de hacer un transito a una dieta libre de carne y que solo incluya huevos y lacteos (variante menos estricta)es algo que siempre he deseado más aya de problemas ambientales,nutricionales ,religiosos etc,simplemente me veo de esta forma,se habla mucho de cambios de sexo y cirugias para ser diferente,acaso determinar lo que uno va a comer o no no es tambien un derecho,mi caso es diferente a una familia vegana ,sucede todo lo contrario,yo los amo con la vida pero cada uno de ellos hace con su vida lo que le place y ya estoy pensando seriamente en aceptarme ante ellos como soy,sin carne ,sin pollo sin embutidos.

    no obstante me asfixia el hecho de no poder ser yo mismo con 29 años y caminar por esta nueva senda que es mi vida como adulto,deseo ser vegetariano ,me gustaria conocer más cubanos,habaneros que sean vegetarianos ya que se que esto me dara fuerzas para saber que no estoy solo

Escriba una respuesta