author photo

Verónica Vega: Por años me fue difícil elegir entre escribir, pintar o danzar. Escribir resultó lo más rentable e inmediato. Vivo en Alamar, un proyecto de ciudad abortado, que sólo respira por lo que queda de la naturaleza, por la alternatividad cultural, y sobre todo, por la voluntad infinita del alma humana. No me considero periodista. Escribir en Havana Times ha sido sólo una oportunidad para decir lo que creo que se puede mejorar en Cuba.

Cambiar el mundo desde ahora

Febrero 28, 2017 | | |

Verónica Vega

HAVANA TIMES – Hay palabras que pueden sacudirnos. Recuerdo unas de la Madre Teresa, sobre cómo ella y su orden aceptaban a los gobiernos como los marineros aceptan el tiempo. En dependencia de las condiciones, se zarpa, se navega, se espera, se enfrentan o sortean las tormentas: pero nunca se deja de actuar.

Esa premisa me ha servido para entender que siempre es posible hacer algún bien, en cualquier circunstancia. El que ha recibido alguna ayuda en un momento crítico, sabe el valor de la solidaridad: ningún bien es insignificante. Desde un poco de alimento, agua, una cobija o un gesto de afecto, pueden salvarnos del abismo de la desesperación.

Ayer, mi hijo y yo fuimos a la preciosa localidad de Guanabo a dar en adopción al perrito que salvamos de ser atropellado, curamos de una enfermedad en la piel, y mantuvimos en casa durante cuarenta días.

La campaña realizada por PAC (Protección a los animales de la ciudad), fue muy efectiva. El hogar donde el cachorro fue recibido es de generaciones que han desplegado sincera compasión hacia los animales, acogiéndolos como miembros de la familia. Incluso me mostraron a una perra que salvaron después de ser violada por un hombre.

Es la segunda vez que me entero de un caso así, y por supuesto que pienso en lo imperativo de una Ley de Protección Animal, que instaure mecanismos punitivos para semejantes crímenes. No se trata de eximir de responsabilidad a quienes pueden viabilizar los cambios que urgen en el panorama social de Cuba. Pero en lo que esto se logra, hay que actuar indeteniblemente con lo que se tiene.

Los jóvenes que conforman PAC vibran con la velocidad de estos tiempos. Conocen y emplean los medios para establecer redes, virtuales o físicas, redes que crecen y no se detienen esperando por las conciliaciones políticas, por esas condiciones ideales que solo existen en los sueños del hombre.

Honey, que ahora se llama Scooby, aceptó con plena confianza a sus nuevos protectores, y goza de esa seguridad que merecen todas las criaturas nacidas sin la capacidad de luchar por sus derechos, derechos que por la ley de la sinergia están vinculados a nuestras humanas decisiones.

Sé que así como la relación con cada persona es única, el vínculo que se tiene con los llamados “animales afectivos”, (una denominación excluyente con la que difiero), es también única. El espacio y arraigo que llega a ocupar en uno un ser vivo -que por extraño designio no llega a ser persona-, es incalculable e indescriptible. Y me gustaría cerrar este post con palabras que exploran esta misteriosa ambigüedad. Pertenecen al libro Otras cartas a Milena, de la escritora cubana Reina María Rodríguez, Premio Nacional de Literatura y Premio Pablo Neruda.

Fuimos compañeras de este viaje, juego, ocasión, fingimiento de existir. Ningún animal ni persona podría sustituirla ahora. Pasamos dolores, rabias, hambre, sueños, amores, desamores y, sobre todo, el proceso de envejecer juntas. Crecieron su vientre y el mío, se ablandaron sus uñas tanto como las mías. Nacimos para habitar el tercer piso de una casa de Ánimas y ella, antes de enfermar para morir, decidió caer, sobrevolar, fingir que quieta, en calma, así como vivió, quedaría intacta en mi mente.

He tenido otros gatos, otros animales a lo largo de mi vida… Pero ninguno supo colocarse en el lugar exacto de mi respiración, acompasarse conmigo a ese círculo que se llama existencia.

 

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

3 respuestas a “Cambiar el mundo desde ahora”

  1. Atanasio dice:

    Muy bonito tu escrito. Yo tembien soy amante de los animales.

  2. Es muy hermoso tu artículo. Tenemos que difundir la labor de esta organización.

  3. irina dice:

    Es hora de que se haga una ley que ampare a los animales, se cree un presupuesto para ellos, albergues de recogida, las organizaciones privadas no son suficientes para tantos animales desperdigados por ahí. Gracias por tus desvelos.

Escriba una respuesta