Mis recuerdos del Teatro Mella

septiembre 24, 2016 | Imprimir Imprimir

Por Maya Quiroga

wsjHAVANA TIMES — Por mi edad, no pude asistir al estreno mundial de la pieza El Círculo de Tiza Caucasiano, en el teatro Julio Antonio Mella, aquel ya lejano mes de septiembre de 1961. Imagino que en La Habana, ningún amante de las artes escénicas quiso perderse la función con que abría sus puertas el Mella, sala emplazada en la calle Línea entre A y B, en el Vedado habanero, la misma que antes del triunfo de la Revolución acogió al cine teatro Rody, uno de los más modernos y elegantes circuitos cinematográficos del mundo.

Durante los últimos 25 años, el Mella ha devenido segunda casa para mí. Allí he sido testigo de momentos únicos e irrepetibles para la cultura cubana. En 2011 Ciro Benemelis, presidente del Festival Cubadisco, le entregó un premio de honor a la institución teatral que por dos décadas ha acogido galas de la mayor fiesta discográfica en Cuba.

En diciembre de 2013 conocí al pianista estadounidense Arturo O’ Farrill,  hijo del gran conductor, compositor y arreglista Chico O’ Farrill. A propósito del Festival Internacional Jazz Plaza me dijo: “Hay una electricidad en el aire y en la atmósfera. La gente viene a escuchar jazz e improvisaciones. Es algo que admiro del público cubano, porque es muy respetuoso. Es mi público favorito. Estoy muy animado por mi visita a Cuba. Este país es un tesoro”.

Arturo me comentó en su entrevista acerca del primer capítulo de su proyecto titulado La conversación continuada, que se materializó en 2014 con la participación de compositores y solistas cubanos junto con la orquesta Afro-Cuban Jazz Big Band. Ese proyecto constituye un homenaje al gran percusionista cubano Chano Pozo, y en él, O’ Farrill habla de una conversación imaginaria entre Dizzy Gillespie y Chano Pozo, dos artistas de talla universal que han poblado su imaginario musical.

panoramioDos años después, la edición 31 del Festival Internacional Jazz Plaza traía al Mella a agrupaciones y solistas como The Preservation Hall Jazz Band, el trombonista estadounidense Steve Turré, quien integró la banda de  Dizzy Gillespie y el guitarrista también estadounidense Billy Gibbons, integrante de la prestigiosa banda ZZ Top, líder del hard rock y blues rock y otras estrellas del jazz como Doug Cameron, Camila Celín, Ehrem Hanson, Andrea Brafield, Rafael Paseiro y Miguel de Armas. Otras presentaciones de lujo han sido la de Wynton Marsalis.

También en el Mella me emocioné de una manera indescriptible con el espectáculo Broadway Rox, de los Embajadores de Broadway, que contó con la dirección del prestigioso actor, cantante y productor Rob Evan. Fue durante el Festival Internacional de Teatro de La Habana de 2015 cuando la compañía estadounidense puso a disposición del público cubano canciones de 12 musicales que se han estrenado en los últimos veinte años en Broadway.

La selección musical incluyó sonoridades contemporáneas que pertenecen a producciones como: El fantasma de la ópera, Rent, Jersey Boys, Wicked, Jesus Christ Superstar, Hair, Memories, Dancing Queen, Acuario, Tommy The Who, Rock of Ages. No faltó en esa cita el homenaje a la década de los 60 y, en especial, a John Lennon, Billy Joel y Paul McCartney. Era el recuento de una época inolvidable que aún se mantiene viva en la memoria colectiva de varias generaciones de cubanos.

En este centro cultural habanero comenzó el Festival de Jazz de Jóvenes Creadores JoJazz que le ha abierto sus puertas a noveles talentos egresados de la enseñanza artística cubana y hoy se encuentran entre los mejores intérpretes del género a nivel internacional. Pero si hablamos del Festival Internacional de Ballet de La Habana me vienen a la mente compañías como el Ballet de Washington, el English National Ballet y el Ballet de la Ópera de Berlín, entre muchas otras.

Más cercanos en el tiempo se ubican el Festival Leo Brower de Música de Cámara y el Festival Las Voces Humanas, que han reunido en el Mella a reconocidos músicos y agrupaciones de Cuba y de otros países. Hasta en la Fiesta del Tambor celebrada en este año 2016 estuvieron presentes los estadounidenses Alex Acuña y Walfredo de los Reyes Jr.

helson4Con asiduidad he presenciado allí espectáculos del Festival Nacional del Humor, así como funciones protagonizadas por agrupaciones del panorama danzario nacional como Prodanza, la Compañía de Rosario Cárdenas, Lizt Alfonso Dance Cuba, la Compañía Retazos, Banrarrá y Danza Contemporánea de Cuba, entre muchas otras.

Han pasado nueve años de su última reparación capital. Ya la edificación requiere que se le pase la mano, como decimos en buen cubano. Por un tiempo, los habaneros dejaremos de presenciar momentos especiales relacionados con la danza, el teatro, la música y el humor, pero lo más importante es que se le devuelva su esplendor a este céntrico edificio representativo del estilo monumental moderno.

Cuando culminen los días de fiestas y homenajes a fundadores e instituciones culturales que han acompañado al Mella en sus 55 años de vida, se acometerán obras constructivas en el escenario donde tantas figuras de fama mundial han brindado su arte.



Haz un comentario

Una respuesta a “Mis recuerdos del Teatro Mella”

  1. jose dario sanchez dice:

    ya le pagaron el cine a su dueno ?? O era de la familia de mella ?? que generosa la revolucion !!

Escriba una respuesta