author photo

Ariel Glaría Enriquez: Nací en la Habana Cuba en el año 1969. Soy orgulloso portador de un concepto en peligro de extinción: habanero. No conozco otra ciudad, por eso la vida en ella, sus costumbres, dichas y dolor son el mayor motivo por el que escribo. Estudie la especialidad de Dibujo Mecánico, pero trabajo como restaurador. Sueño una habana con el esplendor y la importancia que tuvo.

Dialogo con mi conciencia

Septiembre 19, 2016 | | |

Ariel Glaria Enriquez

foto-redes-socialesHAVANA TIMES — De noche sentado frente al televisor, en mi casa. Ya quieres irte a dormir y no has escrito nada, dice mi conciencia.

YO: No encuentro ningún tema.

CONCIENCIA: Te pasas el día pensando en un montón de cosas y cogiendo lucha con casi todo y al final dices no encontrar nada.

YO: No sigas.

CONCIENCIA: Últimamente parece que andamos cada uno por su lado.

YO: Para ti es muy fácil armar berrinches. Mejor sugiéreme algo.

CONCIENCIA: Habla de tu paranoia….

YO: ¿A esta hora? ¿Quieres que termine dormido y babeado?… por favor.

CONCIENCIA: Escribe, entonces, sobre la represalia que, según tu paranoico instinto,  puede venir contra los colaboradores de Havana Times.

YO: No tengo como probarlo, además…

CONCIENCIA, interrumpiéndome: Di algo de todos tus amigos que se han ido de Cuba y no has vuelto a saber de ellos. De los pocos que te quedan y la incertidumbre que te produce pensar que también un día se vayan, de tus hermanos que no sabes si los volverás a ver… del miedo a convertirte en un extraño en tu propio país.

YO: Lo he pensado, pero me resulta tan común como triste.

CONCIENCIA: Entiendo. Piensas que en Cuba todo está diseñado para que las experiencias, los deseos y hasta los sueños de todos sean los mismos, pero tu propio punto de vista puede hacer la diferencia.

YO: Tal vez, pero aún así es triste.

CONCIENCIA: La tristeza también se comparte.

Silencio.

Por primera vez me fijo en el programa que pasan en la TV: un chef mexicano elabora platos en los que el ingrediente principal es el chocolate. : ¡Eso es una falta de respeto! Grita mi esposa.

CONCIENCIA: Escuchaste, ahí tienes un tema. Seguro que para ellos (los de arriba) no es problema conseguir chocolate. Incluso sé que puedes imaginar a algún personajote de esos corriendo a escribir la receta, mientras todos tus vecinos y tu mujer cambian el canal.

Nuevo silencio.

CONCIENCIA: Opina sobre lo desaliñada y flaca que se ve la gente en Cuba.

YO: Podría, pero lo que más me preocupa no es la apariencia, sino lo que se ha roto dentro de los cubanos.

CONCIENCIA: Y dentro de ti.

Silencio definitivo.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

Una respuesta a “Dialogo con mi conciencia”

  1. Maite dice:

    Triste, Ariel, y lo peor es que esa realidad golpea fuerte.

Escriba una respuesta