¿Negro y “contra-revolucionario” en Cuba?

agosto 24, 2016 | Imprimir Imprimir

Yusimí Rodríguez

Discutiendo sobre política. Foto: Juan Suárez

Discutiendo sobre política. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — Con frecuencia leo los artículos del colega Elio Delgado Legón, que para muchos lectores añaden una gota de humor al sitio. Para mí, su mayor virtud es que, sin que él se lo proponga, demuestran la pluralidad de Havana Times, un sitio de la prensa independiente que Elio Delgado suele criticar, que da cabida a alguien con cuyas ideas diferimos la mayoría de los colaboradores y lectores.

Ese espacio para todas las ideas y criterios es la mayor diferencia entre la prensa oficial cubana y Havana Times, que no es el órgano oficial de ningún partido político.

Recientemente, un lector le preguntó en un comentario si cobraba por sus artículos. Una pregunta que ha cruzado mi mente cada vez que Elio Delgado ha calificado de mercenarios a los periodistas independientes. Aún desconozco la respuesta y espero que sea negativa; es la única forma en que este colega puede parecerme coherente. Si es positiva, me pregunto si él solo considera válido cobrar por escribir en la prensa independiente, cuando es para hablar bien del gobierno.

En una reciente entrega, Elio Delgado califica la huelga de hambre llevada a cabo por Guillermo Fariñas como un negocio. No conozco a Fariñas, pero dudo que sea tan estúpido para iniciar una huelga por un dinero que tiene todas las posibilidades de no disfrutar. Tantas huelgas de hambre dejan secuelas en el organismo; iniciar otra está más cerca de ser un acto suicida que un negocio.

Vivir en un país donde se es culpable hasta que se demuestre lo contrario, incluso pese a que se demuestre; donde a usted pueden condenarlo por convicción, sin necesidad de pruebas; donde no se reconoce el carácter de preso político ni de conciencia, me obliga a dudar de las sanciones que constan en el Tribunal Provincial de Santa Clara contra Guillermo Fariñas.

Guillermo Fariñas. Foto: miamiherald.com

Guillermo Fariñas. Foto: miamiherald.com

Sin embargo, en algo coincido con Elio Delgado: tampoco yo estrecharía la mano de Luis Posada Carriles. No lo odio, como quizás lo odien quienes perdieron familiares en actos terroristas de los que es autor presunto o confeso. Pero tampoco me siento identificada con él y sus métodos. No obstante, encuentro contradictorio que nuestro colega recurra justamente al expresidente estadounidense George W. Bush para reforzar la idea de que quien es amigo de un terrorista (aunque estrechar una mano no te hace automáticamente amigo de nadie) es terrorista también.

Ya que nuestro colega abrió esa puerta, crucémosla. En la película Ciudad en Rojo, transmitida recientemente por la televisión cubana, la protagonista le dice a su padre con orgullo: “Yo hago bombas”. Esa noche, se transmitió el filme Operación Fangio, sobre el corredor de autos secuestrado por el Movimiento 26 de Julio, que contaba con un grupo de acción y sabotaje. Durante décadas, el gobierno cubano ofreció asilo a ciudadanos estadounidenses acusados de crímenes que incluían el asesinato, en su país; muchos secuestraron aviones para llegar a Cuba. Que conste, no soy quien afirma que el amigo de un terrorista es terrorista también.

Otro detalle llama mi atención en el artículo de Elio Delgado: “… por ser contrarevolucionario a pesar de ser negro…” (refiriéndose a Guillermo Fariñas). Aunque no hay foto mía en Havana Times, los lectores deben saber que soy negra, y podrían asumir que debido a ello reacciono con excesiva susceptibilidad al percibir una enorme carga de racismo en esta frase.

El racismo no es cuestión de los negros o de las llamadas minorías étnicas. Muchas personas blancas se involucraron y perdieron la vida en la lucha por los derechos civiles en los Estados Unidos, y por la eliminación del Apartheid en Sudáfrica. Muchos blancos luchan contra el racismo hoy. Y estoy segura de que muchos de piel blanca percibieron la mentalidad racista oculta tras esa expresión. No solo la mentalidad racista de Elio Delgado, sino del sistema implantado en Cuba a partir de 1959.

El régimen ha negado a los cubanos el derecho a la libertad de expresión, a asociarnos libre y legalmente en partidos políticos, a elegir un camino diferente al trazado por Fidel Castro. Se nos ha inoculado la idea de que si los blancos no tienen derecho a oponerse, menos aún lo tenemos los negros, porque si somos algo es gracias a la llamada Revolución. En otras palabras, no se puede ser negro y “contrarrevolucionario” (término con el que descalifican a la disidencia), a la vez.

No puede negarse que la llamada Revolución mejoró la vida de un sector considerable de la población cubana, incluida la afrodescendiente. Pero obtuvo de esas mejoras el mismo beneficio que Carlos Manuel de Céspedes del hecho de liberar a sus esclavos para invitarlos a unirse a la guerra contra España: asegurarse subordinados comprometidos, endeudados.

Foto: haaretz.com

Foto: haaretz.com

En uno de esos materiales que circulan de flash en flash por la izquierda, un intelectual negro cubano exiliado afirma que en la Revolución el negro se convirtió en un revolucionario subordinado.

Elio Delgado afirma que a Guillermo Fariñas le habría sido imposible estudiar una carrera universitaria antes de 1959, otra idea sembrada por el régimen para convertirnos en subordinados. No todas las familias negras cubanas le deben su primer graduado universitario a la rebelión liderada por Fidel Castro.

Muchas de las agresiones y golpizas que el colega Elio niega aparecen en videos. Cuando quien osa disentir es una persona negra, las golpizas van acompañadas de insultos relacionados con el color de la piel: “negra de mierda”, “negros malagradecidos”, “… unos negros que nunca han tenido derechos y ahora están reclamando más de lo que les toca”.

Seguramente, Elio Delgado negará su mentalidad racista y argumentará con el hecho de tener muchos amigos negros. Conocí a un hombre negro que al visitar a su novia blanca por primera vez, fue recibido por los padres de ella con total amabilidad… mientras lo tomaron por un simple amiguito del preuniversitario. Cuenta que cuando la muchacha lo presentó como novio, el padre “se puso gris”. Por cierto, el padre tenía muchos amigos negros y había luchado por la “Revolución” en la Sierra Maestra.

 



Haz un comentario

17 respuestas a “¿Negro y “contra-revolucionario” en Cuba?”

  1. jose dario sanchez dice:

    La obra de a Revolucion para elevar al negro a su verdadera dignidad dentro de la sociedad es evidente….visite el Combinado del Este….ya lo vera !!!

    • Roberto dice:

      Pero que le ocurre a este comentarista, usted al parecer no a entendido nada.

    • el bobo de Abela dice:

      Jose Dario y que despues visiten al consejo de estado y las firmas extranjeras….y allí no los veran

      • Miranda dice:

        Acuérdate bobo, que estoy cansada de preguntarle a Eduardo que me diga sobre la acción afirmativa dentro del consejo de estado, pero parece que ese lineamiento ahí no existe, él sabe que las desigualdades en su país socialista son abismales comparadas a las del capitalismo salvaje.

  2. meresbala dice:

    Elio se regocija de aquellos años mozos en que, con el movimiento 26 de julio, ponían bombas, secuestraban y ajusticiaban en plena calle, o sea, es un terrorista confeso, de ahi para aca, cualquier cosa es secundaria y se puede esperar de él maravillas…

  3. Miranda dice:

    Gracias Yusimi, porque esta respuesta la estaba esperando, no en forma de un artículo como lo has hecho (que ha sido mejor , sino en las respuestas al texto del señor Elio.

    Fue con la pregunta de: dónde estaban los “expertos” en negritud? como empecé la primera respuesta que le espeté a Elio porque dá vergüenza que por ejemplo un Alberto Jones un negro que se define como “defensor” de la raza negra, -si se busca en la Internet- lo que resalta de él, es precisamente sobre éste tema, otra respuesta oportuna la esperaba de Isidro, del cual una vez aquí pudimos leer como una de sus tías fué una de las primeras negras en (no me acuerdo) yo no sé qué.

    Que Elio diga que los negros son personas gracias a la revolución, que “moralmente todos los negros y mestizos tendrían que sentirse agradecidos a la revolución”, es más que suficiente para que hubiese obtenido una lluvia de respuestas como las que siempre se obtienen cada vez que se toca el tema. Aunque… pensé que cuando leyeron “que ninguno de los dirigentes de la Rev es rico”, optaron por “no hacerle caso a este loco trasnochado”, o aún peor, que como es un “revolucionario”, no se le debe tirar por debajo de la guagua, aunque lo que diga sean mentiras, y sigan practicando la consigna de que “con la Rev Todo y en contra de ella Nada”, lo que sé es, que por eso Cuba se hunde en todos los sentidos, que con ese silencio-revolucionario (como en todos los demás silencios) han sido y siguen siendo cómplices de ésta Gran estafa que ha resultado ser esta Revolución Cubana, de usar tantas causas nobles para en nombre de ellas llegar al poder con el fin de usarlos después como rehenes, extorsionandolos, coaccionandolos, y chantajearlos, despojandote de toda la dignidad que como ser humano te pertenecen, y ésto lo han hecho en todos los sentidos y con el pueblo entero, “los alfabetice y les puse un policlinico en cada esquina”, AHORA aguántense a que se cometan las infamias que a mí me de la gana, ha sido la estrategia del gran farsante que ha resultado a ser Fidel Castro Ruz.

    • Isidro dice:

      Hola, Miranda: (jaja…ya salí a relucir por acá…es que me estoy cuidando como gallo fino, pues el médico me recomienda recortar horas frente a la pantalla de la PC, pero ya que viene al caso…)

      Tienes buena memoria. Mi Tía Lala, maestra de toda la vida, fue escogida en los años 50 por la firma francesa de cosméticos L’Oreal, como su modelo exclusiva en Cuba para promocionar su tinte de cabello para “mujeres de color”. Así Lala, la mulata, nieta de Golla, le negra esclava de la Hacienda de la familia Garriga (los antecesores de Roberto Garriga, el director de TV asesinado en aparente lance amoroso), se subió a la pasarela donde habitualmente solo se paseaban blancas y de abolengo, para orgullo de unos cuantos cubanos del “color serio”.

      Es más, y ya que tanto se ha hablado del desfile de Chanel en el Prado, lejos de propiciar una atmósfera de exclusividad, los de L’Oreal y sus asociados en La Habana, abrieron ese día las puertas de los salones escogidos para el desfile a todos los negros, mulatos y jabaos – y cubanos sencillos en general – que quisieron asistir ver a su Reina Mulata con tinte traído de Paris….

      (Quizás debería colocar algo en HT sobre ese acontecimiento….)

      • Miranda dice:

        Hola Isidro, y gracias por el recuento de esa anécdota. Pudiéramos contar tantas para que Elio sepa que la revolución no vino a bajar a los negros de los árboles y cortarles el rabo y transformarlos en personas, Me imagino el insulto que hubiese cogido la tía Lala ante semejante barrabasada.

        • Isidro dice:

          Estimada Miranda:

          Para abordar con justeza el tema del racismo en Cuba, y todas sus manifestaciones, implicaciones y variantes, se necesitaría ir más allá de una simple anécdota familiar, que aquí traigo como una ilustración al paso. A mi juicio, este fenómeno rebasa con creces cualquier encajonamiento de carácter político, pues en mi vida he topado con racistas y prejuiciados de todas las inclinaciones, además de constatar cuán arraigada está cierta visión negativa de su propia condición socio-cultural entre numerosos negros y mestizos cubanos. Creo que lo más nocivo en todos estos años en nuestro país, ha sido intentar barrer bajo la alfombra la incidencia del tema. Ahora que el mismo asoma una vez más su oreja peluda, parece llegada la hora de entrarle con la manga al codo.

          Buen texto de Yusi, como de costumbre…

  4. kamikaze dice:

    Lapidaria Yusimí!!!, buen artículo. Yo creo que en Cuba existe racismo, un racismo de nuevo tipo que se aparta de los padrones tradicionales; saben cuál es?, es el racismo “revolucionario”, que el que no tenga la piel de ese color se “jodió”, automaticamente se convierte en trapo, bazofia, mierda, mercenario, y si es emigrado nacionalizado en otro pais pues se convierte en “excubano”. Saludos.

  5. Margaret dice:

    Excelente comentario Yusimi. Tambien excelente estomago. Yo padezco de gastritis y realmente, aunque confiezo que lo he intentado, aun no he podido leer un trabajo de Elio. A estas alturas de mi vida he decidido no castigarme asi. Me gustaria saber tambien si Elio recibe $$$ por sus trabajos publicados aqui (que son una buena cantidad). No me extranaria. Es la viva imagen del castrismo: Hablar mal del “imperio” pero adorador de los ‘verdes”.

  6. Marlene Azor Hernández dice:

    Muy buen análisis Yusimí.Es que cuando decimos que Elio es un representante de la línea gubernamental no es broma es en serio. La ausencia de políticas afirmativas para los afrodescendientes en Cuba la constatan todos los estudiosos del tema dentro y fuera del país, la discriminación racial en Cuba en todos los puestos que pagan en divisa es notoria y esto es el resultado del Estado cubano.Gaesa es la corporación militar que se ocupa del turismo en el país, por lo tanto todas las negativas a los afrodescendientes para ocupar puestos en los Hoteles, desde camareros hasta de técnicos pasa por su aprobación.Es decir una corporación estatal viola la ley cubana y nadie se hace responsable por tal violación.
    En segundo lugar el tema no se debate y por eso mismo los militares pueden seguir violando la ley, y por otra la mayoría de la población penal del país es afrodescendiente. Víctor Fowler señalaba lo que le pasó al entrar en una tienda de Carlos III: lo pararon y le pidieron documentos, mientras a su lado pasaban blancos cubanos y no les pedían nada.Esta práctica se ve en las calles cubanas todos los días: la policía detiene y pide identificación a los afrodescendientes no a los restantes. Pero Elio es un desinformado que se nutre sólo del Granma y le pone velitas al general de turno.

    • Miranda dice:

      Ay Dra, si se lo hicieron a Concha Buika, llamó al servicio para que le mandaran desayuno, y cuando llaman a la puerta, Sale ésta negra toda exquisita con su bata blanca y toalla en la cabeza, y dice el cuento que la moza empezó a gritarle que se vistiera rápido y saliera antes de que se metiera en problemas, se imagina? Es como un stigma producto de la incivilizacion, cuando llegan, se quedan asombrados de la libertad de los negros. Definitivamente la revolución ha hecho retroceder al país, casi al nivel de selva.

  7. Yusimi, completamente de acuerdo con lo que escribes!
    Tambien pienso que es bueno la pluralidad y si Elio quiere expresar lo que expresa debe poder hacerlo aunque sea el único que piensa de esa forma. Es el peor caso lo que él escribe nos sirve para señalar como vemos nosotros los tópicos que el trata.

  8. Felo dice:

    Yo viví un poco de la Cuba de antes del 59. Muchos de los que escriben aquí no, pero Elio, sí. Habían dependientas negras y mulatas en tiendas de categoría como Ten Cent y El encanto.No eran muchas, pero ahí estaba, bien vestidas, maquilladas y aserviciales. Tambié las había en otras tiendas menos favorecidas. Tuve maestras negras y mulatas en la primaria, bien elegantes y educadas como todas en aquella época. Directores de escuela había negros. Mi médico pediatraa era un mulato bien osacuro, al igual que el de la consulta de la lado, y rodaba un Cadillac que yo monté porque en ocasiones no daba ride hasta la casa cuando eramos los últimos pacientes. Neros había que tenían negocios de garages, taleres mecáncios, etc. Mis tías eran mulatas muy claras y sus amistades eran negras o multas, también blancas. Cuando ssalían a la calle y ahí están las fotos de la época, nadie podía decir que eran unas simples bordadoras, se estían con tremenda elegancia. En aquella sociedad existía la posibilidad de que si te esforzada pudieras llegar a niveles altos en la sociedad. Recuérdese que Batistae era mulato y fue presidente electo antes de dar el golpe de Etado y seugro que no solo los negros votaron por él. Y estamos hablando de un país que llevaba solo medio siglo de independencia. Qué uubiera pasado de seguir el rumbo constitucioal, de haber llegado a Cuba los aires de la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos? Seguramente el avance de la población negra y mestiza hubiera sido aún mayor.

  9. Alfredo Fernández dice:

    Excelente Yusi, ya me lo esperaba de ti, dura y contundente con los extremistas, a estos, como decía el extremista del Che, “ni un tantico así” !!!

Escriba una respuesta