Nicaragua: Gioconda Belli Alerta sobre Daniel Ortega

julio 2, 2016 | Imprimir Imprimir
Daniel Ortega y Rosario Murillo. Foto: 19digital.com

Daniel Ortega y Rosario Murillo. Foto: 19digital.com

HAVANA TIMES — La escritora nicaragüense Gioconda Belli ha sonado una alerta sobre la dirección dictatorial y represiva que ha escogido el gobierno de Daniel Ortega.

Ortega gobierna con su esposa Rosario Murillo, quien ocupa todas las funciones relevantes de su administración. El mandatario acaba de postularse a la presidencia por séptima vez desde 1984.  Después de gobernar entre 1985 y 1990, regresó al poder a partir de 2007 – hasta la fecha.

En su comentario publicado en Confidencial, Belli opina que la crisis en Venezuela, donde el presidente Maduro batalla por sobrevivir contra una oposición que gana fuerza, dio la pauta a Ortega para intentar la eliminación de cualquier oposición antes de que pueda amenazar su permanencia en el poder.

Aproximaciones a un enigma

Hemos pasado de un marco relativamente claro del actuar de Ortega a un clima no sólo de desconcierto, sino de palpable temor e inseguridad

gioconda 2

Foto: Carlos Herrera | Confidencial

Gioconda Belli  (Confidencial)

HAVANA TIMES — ¿Qué le pasa a Daniel Ortega? Creíamos que había aceptado convivir con ciertas reglas del juego democrático y que las encuestas y los altos números de favor popular para él y Rosario Murillo, le permitirían continuar la sui-generis política de zanahoria y garrote que llevaba hasta ahora.

Yo hasta me atreví a sugerir que la praxis de este gobierno se podía calificar como una “dictablanda”. Lo dije pasándome yo misma de democrática, en el sentido de que a menudo el discurso que tildaba de “dictador, tirano y otro Somoza” a Ortega, me parecía demasiado similar al tono sandinista de los ochenta, y al mismo tono que usa Ortega.

Son discursos blanco y negro, pensaba yo. No hay ningún chance de inclusión o de comprensión de las razones del disenso mutuo. Parece que el uno solo pudiera existir si el otro no existe. Y la verdad es que, como ciudadanos del mismo país, tendríamos que aspirar a poder coexistir, no importa cuán diferentes sean nuestras ideas.  Quienes abogamos por la democracia, no podemos sonar iguales que un liderazgo populista que no ha tenido empacho en devorar a los propios hijos del partido antes que soportar sus desacuerdos.

Triste ha sido darme cuenta que mi pequeño optimismo político era infundado, y que hablar de dictadura o de la sombra de Somoza, no ha sido prematuro o vano, aunque siga pensando que es necesario otro lenguaje.

Así que ya estamos en el populismo puro y duro que aborrece la democracia y que ha logrado, a través de la manipulación de leyes e instituciones, conservar el espejismo de una formalidad democrática, mientras vacía de contenido y obstaculiza la participación en el juego político de ese sector de la población, grande o pequeño, que no piensa de la misma manera.

El endurecimiento de las últimas semanas, me atrevo a afirmar, es una directa consecuencia de los problemas de Nicolás Maduro con una oposición cada vez más capaz de señalar responsabilidades y malos manejos y cada vez con más respaldo popular. Sumemos a eso alguno que otro consejito: “no dejes que la oposición exista, chico, córtala por lo sano antes de que tenga oportunidad de crecer. Mira lo que pasa en Venezuela.”

En el esquema populista radical de Ortega, la idea de elecciones libres, de alternabilidad en el poder, es un truco burgués. Esa fue la manera de pensar de la izquierda hasta la crisis del socialismo real. El fracaso de este, condujo a una crisis ideológica que dio dos resultados: una parte de la izquierda se democratizó; se dio cuenta de que un socialismo impuesto a base de la privación de libertades, no construía ni al hombre nuevo, ni la sociedad justa. Otra parte abrazó el populismo: libre mercado, manipulación de las culturas populares y un reducido espacio democrático basado en “elecciones” amarradas para que se acepte el modelo a nivel internacional.

Pero Ortega ya vio lo que pasó con el peronismo en Argentina, en Bolivia con el referéndum de Evo, y ve lo que pasa en Venezuela. Él no quiere que en Nicaragua exista esa alternativa. La receta más fácil: terminar la oposición antes de que levante cabeza y se organice.

Es interesante que le quite la representación legal al PLI a Eduardo Montealegre justo cuando este había logrado alguna tracción con la elección de Luis Callejas y Violeta Granera como fórmula; y con personas conocidas como Berta Valle o Ana Margarita Vijil, dispuestas a ser diputadas. Luis y Violeta, me atrevo a especular, habrían logrado entusiasmar a buen número de gente del campo y de las ciudades, porque son un binomio honesto, caras nuevas, más jóvenes. Además durante los procesos electorales, la gente suele abrir su percepción a lo que está bien o mal a su alrededor y siempre los partidos que no gobiernan pueden prometer más.

El punto es que Ortega cortó las alas de una alternativa opositora configurada sobre una alianza amplia. La Suprema le sirvió en bandeja el litigio engavetado hacía cinco años. Rosales y Solís se prestaron disciplinados al juego, si es que no le dieron la idea y zas, cayó la guillotina.

No se asombre nadie que multitudes no hayan salido a la calle a protestar. La figura de Eduardo Montealegre no arrastra mucha gente. Si Luis y Violeta y Ana Margarita y Berta u otros diputados hubiesen estado en campaña más tiempo, de seguro podrían haber reunido buenas concentraciones, pero el régimen no les dio tiempo. Fue una operación quirúrgica con unos drones llamados Rosales y Solís. Ambos bien conocidos por otros “fallos” legalmente insostenibles, pero “artísticamente” construidos.

Paradójicamente, la maniobra fue tan burda y la guillotina tan obvia que a la larga lo que lograron fue deslegitimar las elecciones y legitimar a la oposición.

Luego están las expulsiones que tienen tan preocupado al COSEP, que hasta ahora ha sido interlocutor contento de Ortega. Un profesor y dos trabajadores de las Aduanas (los tres ciudadanos de EE.UU.),  según dicen los medios, expulsados a menos de 24 horas de estar en el país. Una investigadora mexicana acosada hasta que se marchó y los seis internacionalistas de ese movimiento del Buen Vivir que fueron acusados de manejar explosivos primero y después declarados inocentes, pero deportados y puestos, como quién dice, “de patitas en las fronteras norte y sur”.

Hasta ahora eso no se había visto. Nicaragua ha sido un país abierto. Reporteros e investigadores de todas las nacionalidades se han podido reunir, no con el gobierno, pero sí con gente pro y contra del mismo. De un sopetón, se cambiaron las reglas en estas últimas semanas. Una medida ciertamente extraña por no decir innecesaria, pues no hay nada conocido que lo justifique. EE.UU. ha estado de lo más amable con este gobierno y la embajadora Dogu fue de lo más diplomática aún en sus quejas.

Lo que sí hay que decir es que hemos pasado de un marco relativamente claro del actuar de Ortega a un clima no solo de desconcierto, sino de palpable temor e inseguridad. ¿Era necesario? Sería que, como en Roma, alguien consultó el oráculo, vio desastres y decidió impedir los malos augurios?

Imposible saberlo. Solo podemos aproximarnos a una respuesta y esperar que se recapacite. Quizás los que dan las órdenes realicen que los malos augurios se cumplieron todos al otro lado del Atlántico con el Brexit, y no siembren más vientos, ni invoquen tempestades.



Haz un comentario

8 respuestas a “Nicaragua: Gioconda Belli Alerta sobre Daniel Ortega”

  1. meresbala dice:

    América Latina aprendió a odiar las dictaduras militares porque las sufrió, América Latina odia el injerencismo porque lo sufre y América Latina va a odiar el populismo gracias a Ortega, Morales, Maduro, Fidel y Raul entre otros… El comunismo/socialismo tuvo en Europa su momento de esplendor y pudo demostrar lo ineficiente y disfuncional que es en todas sus variantes y gracias a eso Europa hoy transita por otros caminos…

    América Latina sabe que está perdiendo su faro cubano en materia ideológica, los populistas se han quedado solos probando formulas desesperadas para aferrarse al poder y esto va a ser justamente lo que va a erradicar el populismo/comunismo/socialismo de los pueblos de américa…

    Los norteamericanos erraron su política exterior respecto a América Latina, se lanzaron a la injerencia, a poner botas en el terreno o costear lucha armada y les trajo al traste el sentimiento anti-imperialista que existe hoy, con razón.

    Para el siglo 21 ya no hay guerra fría, ya no hay dictaduras militares matando gente en las calles acusándolos de comunistas, los norteamericanos han cambiado su estrategia para dejar que los pueblos de América se ahoguen en sus propios fracasos y los populistas están llevando a cabo el ultimo acto a la perfección, le están haciendo el trabajo de gratis a los americanos, se están poniendo la soga al cuello, los populistas se están encargando de que los odien al punto de que como en Europa, el populismo/comunismo/socialismo no tenga cabida…

    Ortega, Maduro, Morales y Raul están haciendo un gran trabajo en su esfuerzo por demostrar que el populismo/comunismo/socialismo no es ni remotamente el camino correcto para llegar a la prosperidad, están probando una formula que fracasó en Europa hace 30 años… y Cuba le ha puesto la tapa al pomo, se ha mordido su propio rabo, ha venido a morir ahogado en la orilla después de 60 años de nadar en contra de la corriente… bienvenido el imperialismo yanqui, déjame aprender de tu sistema, tráeme tu riqueza, encárgate de mi economía, recibe a mis ciudadanos y tráenos al siglo 21.

  2. Excelente comentario, Gioconda. Muchos vemos el control que ejerce Daniel y Rosario, su afan de hacer del pais un territorio propio, represivo y cada dia menos democratico. Pero tu analysis acerca del gobierno de Maduro es interesante. Sueño con el dia en que los nicaragüenses pueden reclamar su patria nuevamente.

  3. Marlene Azor Hernández dice:

    Excelente análisis de Gioconda Belli. Los dictadores no aprenden, sólo incrementan sustancialmente los métodos “mafiosos” proporcionales a su miedo y con una democracia demasiado restringida y frágil como para poder parar el golpe de los dictadores, Stalin, Gadafi en Libia, Fidel Castro, Raúl Castro, Daniel Ortega(pedófilo) son algunos de los dictadores dizque de izquierda que han arrasado a sus países y poblaciones.

  4. Felo dice:

    Estas maniobras de Ortega eran de esperarse, digno alumno del Loco de Punto Cero. “Descabeza la oposición”, le habrá dicho porque ese fué el le método que él mismo empleó desde que asumió el poder y Fidel Castro no apoyaría a alguien que no pensara como él. Ortega siempre ha sido fiel aliadote los Castro, recuérdese su último acto de servilismo a la mafia de viran cuando cerró sin más la frontera con Costa Rica creando una crisis que afectó a toda Centroamérica con los miles de emigrantes cubanos varados en la frontera. Son, para mi, repugnantes este pedófilo y la madre desnaturalizada que es su mujer..

  5. Miranda dice:

    Estos dos impresentables de Nicaragua, más los otros desagradables regados por ahí, han sido los encargados de desprestigiar a ese socialismo que pone a los pueblos a vivir como en la selva. Son los que hicieron que España recapacitara.

  6. Voy a emitir mi criterio muy personal y que nadie se ponga bravo porque a nosotros los latinos parlantes nos gustan los caudillos no hay cosa que el haga mas perjuicio a las sociedades civiles y en la América latina que el caudillismo de derecha o de izquierda es lo mismo dictadores y le hacen un perjuicio terrible a las sociedades, economía, libertades civiles y a todo, y debe de existir una ley que prohibiera los mandatos presidenciales a dos periodos y punto y a el que no le guste que viva en el polo norte.

  7. Mike dice:

    Creo que el problema al fondo para Ortega no es que teme la oposicion en si — acuerdense que ha pactado en varias ocasiones con aquella — sino que la crisis en Venezuela significa que el regimen pierde la capacidad para repartir nacatamales (metaforicamente y literalmente) para mantener su base electoral y social, e incluso va a verse obligado a recortar programas e implementar de lleno una politica de austeridad. Para imponer semejante programa, el caudillo Ortega tiene que quitar los guantes de seda. Entonces, no es la oposicion burguesa que teme, sino el pueblo. Y es por eso que corrio los integrantes del movimiento del Buen Vivir. Vinieron creando expectativas entre el pueblo. Imaginese, el ex-dirigente Sandinista expulsando internacionalistas!

  8. el bobo de abela dice:

    Hay que reconocer que el pedofilo Ortega ha sido el más inteligente de los discípulos de Castro. Cuando retorno al poder abandono el sistema socialista estalinista y acepto la democracia de estado de derecho con separación de poderes, pero en cambio copo todos estos poderes y reformó la Constitución para reelegirse infinitamente.

    En lo económico canta y baila con el ALBA pero no se salió del ALCA o TLC con el imperio por lo cual mantiene a flote la economía. Si logra construir el canal interoceánico y no es ambicioso y reparte entre los opositores, creo que desgraciadamente hay Ortega para rato en Nicaragua.

Escriba una respuesta