Espacio para construir con las uñas

enero 21, 2016 | Imprimir Imprimir

IMG_1789

Fotorreportaje por Juan Suárez

HAVANA TIMES — En el pasaje Rafeca, ubicado en el municipio capitalino del Cerro, se encontraba hace muchos años un taller de maquinado perteneciente al Estado que dejó de funcionar por encontrarse en una zona de inundación.

Poco tiempo después esta área destruida que ocupa casi 100 metros cuadrados, no distante de un edificio oficialista de 20 plantas, otro de tres y una estación de policía, decidieron entregarla a familias sin viviendas que por esfuerzo propio y sin ninguna ayuda debían construirlas.

Tiempo ha pasado desde que las familias empezaron a construir sus casas entre las viejas columnas y vigas oxidadas del taller, más de seis años a algunos le ha tomado realizar sus sueños todavía sin terminar.

Recientemente estuvo lloviendo más de una semana y el agua llegó a más de dos metros, dos días después era difícil el acceso al lugar, muchos se encontraron en una situación difícil.

IMG_1773

Comentan los vecinos que el Gobierno prometió rellenar el área para evitar las inundaciones.

Invito a que vean algunas fotos.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería



Haz un comentario

4 respuestas a “Espacio para construir con las uñas”

  1. Atanasio dice:

    La verdad es que es major no comentar. Solo una pregunta: por alli pasan las guaguas de turismo?

  2. Isabela dice:

    Culpa del bloqueo señores!! pero qué incomprensivos somos todos con la Revolución que taaaaanto le ha dado al pueblo!!

  3. el bobo de abela dice:

    Esa parece la locacion del video Cerro cerrao – Que estas formando tu. CD de rapero Insurrecto. En una de sus frases dice “loco el Cerro no es país” y el fotorreportaje lo confirma.

    https://youtu.be/tuc_tQWk2mM

  4. Miranda dice:

    Qué vergüenza!, parece que a la hora de “reportar”, éste pedazo de aldea no cuente como que es parte del país porque o si nó, no califican como maravilla mundial, y mucho menos como país en progreso. Y todavía tienen ganas de hablar de los homeless de San Diego y de decir que eso no es una pocilga,, yo prefiero dormir en una acera antes de vivir en medio de esa inmundicia. Pobres cubanos, los compadezco.

Escriba una respuesta